Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

La Mancha húmeda

(

Provincias de Toledo, Ciudad Real y Cuenca

)

  • Datos Generales
  • Interés Ornitológico
  • Información Práctica
  • Espacios Naturales Cercanos
  • Aves Relacionadas
  • Itinerarios
  • Fotos

Datos Generales

Localización

Provincias de Toledo, Ciudad Real y Cuenca

Formaciones Principales

Lagunas y vegetación palustre, saladares, tarajales, matorral, ríos y arroyos, cultivos, viñedos y olivares, eriales.

Figuras de Protección

Toda La Mancha húmeda goza de la protección internacional otorgada por una reserva de la biosfera y una ZEPA. En cuanto a las lagunas descritas en los itinerarios, las del término municipal de Alcázar de San Juan, así como las de La Vega del Pueblo y Manjavacas son además sitio Ramsar y reserva natural, categoría esta última que también comparten con las lagunas de El Longar y
Peñahueca. Los Charcones de Miguel Esteban son refugio de fauna y, por iniciativa de SEO/BirdLife, reserva ornitológica.

Presentación

Lo que se ha dado en llamar La Mancha húmeda es un conjunto de lagunas de variable tamaño, que enriquecen el típico paisaje manchego de viñedos, cultivos cerealistas y regadíos. La mayor parte de estos humedales se distribuye en dos núcleos principales, uno en torno a Alcázar de San Juan y otras localidades cercanas, y, el otro, algo más oriental, en la intersección de las provincias de
Toledo, Ciudad Real y Cuenca. En general, son lagunas salinas y estacionales (en verano se  secan o mantienen poca agua), que resultan de una gran singularidad ecológica a escala europea, pues están habitadas por microorganismos, invertebrados y plantas adaptadas a estas condiciones extremas. Muchas han sido destruidas para crear suelo agrícola y, de las que quedan, bastantes están adulteradas por vertidos de aguas residuales. Mantienen sin embargo su valor estratégico para la avifauna acuática, al ser verdaderos oasis de vida en un entorno eminentemente seco, a mitad de camino, además, de las rutas migratorias entre Europa y África de muchas especies.

Interés Ornitológico

Con buenos niveles de agua, se produce la cría de poblaciones relativamente importantes de zampullín cuellinegro, tarro blanco, pato colorado, malvasía cabeciblanca, aguilucho lagunero occidental y laro-limícolas coloniales, entre ellos canastera común, avoceta común, gaviota reidora, pagaza piconegra y fumarel cariblanco. El flamenco común no cría —aunque lo ha intentado sin éxito en varias lagunas— pero está presente todo el año. La mayor abundancia y variedad de especies se produce en invierno, con buenas cifras de anátidas y cientos de grullas comunes, y también en paso migratorio, sobre todo para limícolas. En las llanuras secas del entorno de las lagunas pueden detectarse cernícalo primilla, avutarda común, sisón común, ganga ibérica y alondra ricotí.

Información Práctica

Accesos

Desde Tembleque (Toledo), junto a la autovía de Andalucía, se accede a Lillo, enclavado a 24 kilómetros por la CM-3000. A Villacañas, a 13 kilómetros de Lillo, se llega por la CM-3001. Desde Villacañas, en dirección sur, se alcanza Villafranca de los Caballeros, donde hay un desvío para tomar la CM-400 hacia Alcázar de San Juan. Desde esta localidad, la N-420 pasa por Pedro Muñoz y Mota del Cuervo. De
Pedro Muñoz a Miguel Esteban hay unos 20 kilómetros por una carretera local que pasa por El Toboso.

Centros de Información

En colaboración con la Junta de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan (tel. 926 55 00 05/08 20) informa sobre las lagunas de su término municipal. Ambas entidades desarrollan un programa de visitas gratuitas a esos humedales para grupos, que incluye el acceso a un centro de interpretación ubicado a orillas de la laguna de La Veguilla. El Ayuntamiento de Villacañas (tel. 925 16 04 28) cuenta con un centro de información de las lagunas en colaboración con la Fundación Global Nature, desde donde atienden a los visitantes y gestionan actividades y proyectos relacionados con las aves acuáticas y sus hábitats.

Espacios Naturales Cercanos

Tablas de Daimiel

Principal humedal manchego, declarado parque nacional desde 1973. Antes se inundaba al confluir el río Cigüela, estacional y salobre, con el Guadiana, dulce y permanente. A pesar de su protección como parque nacional, la sobreexplotación agrícola dañó este original sistema hídrico y hoy solo mantiene parte de su antiguo esplendor gracias a los aportes artificiales del trasvase Tajo- Segura. Aún quedan buenas muestras de vegetación acuática y palustre (con el mayor masegar Europeo), así como gran variedad y abundancia de aves acuáticas (anátidas, ardeidas y limícolas). El parque nacional cuenta con un centro de visitantes, de donde parten varios itinerarios dotados de observatorios para aves.

Itinerarios

De Lillo a Alcázar de San Juan

(50 kilómetros (ida). En coche)

Salina y estacional, la laguna de El Longar se sitúa a las afueras de Lillo (Toledo), de donde recibe sus aguas residuales depuradas. Puede accederse a ella a poco más de un kilómetro de Lillo, desde la CM-3001 a Villacañas. La laguna alberga una de las mejores colonias manchegas de pagaza piconegra y es bebedero habitual de ganga ibérica y, en menor medida, de ganga ortega. Hay tarro blanco todo el año y limícolas en los pasos. En la estepa con matorral del
entorno, puede detectarse una significativa variedad de aláudidos y, con suerte, también a la escasa alondra ricotí.
Junto a Villacañas (Toledo), se encuentra la Laguna Larga, que conserva aguas permanentes todo el año debido a los vertidos depurados de esta localidad. El humedal ha sido objeto de un proyecto de restauración ecológica apoyado por la Unión Europea. Cuenta con dos  observatorios: La Canastera —en el lado oeste de la laguna— y El Flamenco —en el lado norte—. Se accede a ellos saliendo de Villacañas, por la CM-410 a Villa de Don Fadrique.
La Laguna Larga es el principal núcleo de cría manchego de tarro blanco, con más de 20 parejas reproductoras, al que se suma un contingente invernante bastante mayor. También tiene presencia constante durante todo el año de flamenco común, una población reproductora de canastera común en su entorno y notable paso de limícolas.
La siguiente etapa en este recorrido por los humedales manchegos es la laguna de Peñahueca. Para llegar a ella desde Villacañas, se toma la carretera a Villafranca de los Caballeros y, a unos 10 kilómetros a mano derecha, encontramos el enclave. La laguna da cobijo también a una gran colonia de pagaza piconegra, y es refugio de un nutrido grupo de grullas invernantes. El humedal cuenta con un observatorio y, en su entorno, existen oportunidades para observar avutarda común, sisón común y otras especies esteparias.
A las afueras de la localidad de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) se suceden las lagunas de Las Yeguas, Camino de Villafranca y La Veguilla, salinas y estacionales. Se trata de los mejores humedales manchegos para observar chorlitos, correlimos, archibebes, agujas y otras limícolas durante la migración. Es también destacable el paso primaveral de combatientes. En invernada se encuentran ánsar común y otras anátidas, mucha gaviota reidora y un grupito de zarapitos reales que cada año se presenta en Las Yeguas. Con buen nivel de agua, se asienta una pequeña población de laro-limícolas reproductores, incluido fumarel cariblanco en La Veguilla, cuya vegetación palustre sirve de refugio a calamón común.

De Miguel Esteban a Mota del Cuervo

(50 kilómetros (ida). En coche y a pie)

A dos kilómetros de Miguel Esteban (Toledo), por la carretera local a El Toboso, se encuentra Los Charcones, un antiguo humedal transformado en balsas delimitadas por muros de tierra, donde se vierten las aguas residuales del pueblo.
La abundante vegetación palustre permite el asentamiento de poblaciones reproductoras de zampullín cuellinegro y malvasía cabeciblanca. Con buenos niveles de agua, esta laguna y también una zona encharcadiza aledaña se llena de anátidas, fochas, limícolas y gaviotas.
La laguna de La Vega del Pueblo está situada junto al casco urbano de Pedro Muñoz (Ciudad Real). Los vertidos del pueblo, ya depurados, han alterado las condiciones de este humedal, antaño estacional y mucho más salino. Pero han favorecido la llegada de una gran variedad de especies para un espacio relativamente pequeño. Entre las reproductoras, zampullín cuellinegro, tarro blanco, pato colorado, malvasía cabeciblanca, gaviota reidora, fumarel cariblanco y bigotudo. El flamenco común se ve todo el año, las anátidas en invierno y, en paso, cigüeña negra, morito común, águila pescadora y limícolas.
La laguna de Manjavacas es uno de los mayores humedales manchegos, con más de 200 hectáreas cuando está llena. Algo salina, está sometida a fuertes oscilaciones de nivel, aunque nunca se seca del todo. Enclavada en un entorno estepario del término municipal de Mota del Cuervo (Cuenca), de donde recibe vertidos residuales que han favorecido al carrizal en su orilla norte. Presenta amplias orillas de limos, aguas someras y varias isletas interiores, que constituyen hábitats propicios para limícolas, tanto reproductores coloniales como en paso.
También crían aguilucho lagunero occidental y pagaza piconegra. Se ven con facilidad, en su época, grupos de flamencos, ánsares y grullas. El tarro blanco y otras anátidas son abundantes en invierno.
La carretera local que une Mota del Cuervo con Las Mesas, a tres kilómetros de la primera de estas localidades, pasa junto a una ermita. Desde este paraje parte un camino agrícola que rodea la laguna, con puntos adecuados para observar.
Practicable en coche o, mejor aún, a pie.

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008