Jardines sin plantas autóctonas no aptos para aves e insectos

por National Audubon Society

Desirée Narango ha llamado a cientos de puertas a las afueras de Washington DC para hacer una petición muy íntima a sus propietarios: “Hola, ¿me dan permiso para contar e identificar los árboles y arbustos de su jardín?”.

Afortunadamente para Narango, ecóloga de la Universidad de Nueva York, casi siempre decían que sí. En sus recuentos de plantas ha encontrado las frondas plantas tropicales del banano, los mirtos de crepé rosa, los robles y otros cientos de plantas leñosas. Pero su interés en el verde no es el de un botánico. “Estamos pensando como si fuéramos aves”, dice Narango.

Narango y otros investigadores del Instituto Smithsonian de Biología de la Conservación querían saber cómo las plantas en paisajes gestionados por el hombre influyen en el éxito reproductivo de las poblaciones de aves residentes, una pregunta simple que nadie había respondido antes. La investigación del equipo, publicada en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, encontró solo una distinción que determina si un lugar es bueno o no para las  aves: si tiene plantas autóctonas de la zona.

Los científicos trabajaron con un grupo de científicos de la comunidad llamado Neighborhood Nestwatch para realizar el seguimiento de  más de cien nidos de carbonero de Carolina de Norte América, una especie de pájaro cantor que adora los insectos, en los suburbios de Washington DC. Los propietarios accedieron a albergar cajas de nidos de este pequeño pájaro en su propiedad y, una vez que un par de ellos establecieron su residencia, permitieron a los investigadores recopilar datos sobre la vida de las plantas y los insectos en sus jardines.

 

Petirrojo europeo, una de las aves más comunes que podemos ver en los parques urbanos ©Gelpi JM-Shutterstock

 

Sin embargo, el área de alimentación de estas aves es más grande que un campo de fútbol, y ciertamente más grande que cualquier jardín particular. “Tuvimos que hacer amigos con todos los vecinos para poder conocer sus  plantas de jardín”, dice Narango. Luego, los investigadores registraron todos los insectos  en estas plantas para estimar las opciones culinarias disponibles para las aves que anidan.

“Cada planta de su paisaje debe considerarse como un comedero para pájaros”, dice Doug Tallamy, un entomólogo de la Universidad de Delaware que también trabajó en el estudio. “O tiene comida, o no la tiene”  el carbonero de Carolina no es un gran usuaria de los comederos de aves durante la temporada de nidificación y, como la mayoría de las otras aves, no alimenta de semillas a sus polluelos.

En general, Narango encontró mucho más alimento para insectos en las plantas nativas. Esto se debe a que un árbol o arbusto solo tendrá insectos si las criaturas reconocen la planta como alimento. Si no han evolucionado juntos en el mismo ecosistema, los insectos probablemente se mantendrán alejados de la vegetación. Por ejemplo, Narango buscó decenas de árboles de mirto de crepe, un popular no nativo en el paisajismo. “No creo que hayamos encontrado una oruga”, dice ella. Mientras tanto, un roble vecino se arrastra con docenas o más.

El equipo también monitoreó las cajas nido. Los técnicos y voluntarios entrenados contaron la cantidad de pollitos en cada nido y rastrearon la supervivencia de los padres y los polluelos. Durante tres temporadas de reproducción, monitorearon más de 100 nidos con más de 800 aves combinadas. Narango utilizó estos datos y 13 años de registros pasados para modelar el crecimiento de la población de Carolina Chickadees contra la composición de las plantas que se encuentran en sus sitios de anidación.

Su análisis encontró que los chickadees solo podían sostener a su población cuando al menos el 70 por ciento de las plantas en un área de anidación eran nativas. Para especies como los warblers, los vireos y los flycatchers que dependen aún más de insectos e insectos, “ese número va a ser mayor”, dice Narango.

La mayoría de los jardines no se podan

“Casi todos los jardines en patios, jardines y espacios públicos están dominados por especies no autóctonas”, dice Myla Aronson, que estudia ecología urbana en la Universidad de Rutgers y no participó en la investigación. A menudo trabaja con administradores de tierras que reconocen el peligro de las especies invasoras, pero no entienden las otras desventajas de las especies no nativas, dice. “Me hacen con frecuencia esta pregunta,  ¿qué pasa con las plantas no autóctonas?'”

La respuesta se reduce a la red alimenticia. Las aves que anidan buscan los alimentos grasos más ricos en proteínas que pueden encontrar,  como las orugas, que se alimentan de plantas. “Son fundamentales para  el rápido crecimiento de un bebé”, dice Karin Burghardt, ecologista de la Universidad de Maryland que estudia la biodiversidad en paisajes humanizados. Y esos insectos necesitan plantas autóctonas.

La simple conexión entre ave, insecto y árbol significa que en lugares atendidos por personas, las aves son el capricho de un jardinero involuntario. En este momento, es un arreglo peligroso. “El hecho de que los estemos matando de hambre por que la jardinería no se ha considerado seriamente, es un gran avance”, dice Tallamy. Eso también significa que una pequeña decisión en un patio puede fomentar grandes cambios para las aves. “Se pregunta a cada propietario, ¿quieres ayudar a las aves? pues controla las plantas que están en tu jardín”.

By Audubon Society

Yards With Non-Native Plants Create ‘Food Deserts’ for Bugs and Birds

Noticias Relacionadas
Aves relacionadas con la noticia
fake rolex watches
X
HAZTE SOCIO