Por unas ciudades más sostenibles

En el Día Mundial de las Ciudades, que se celebra el 31 de octubre, os invitamos a reflexionar sobre la necesidad de ciudades más sostenibles.

Se estima que el 20% de las aves y el 5% de las plantas vasculares que existen en el mundo están presentes en entornos urbanos *. Un proyecto piloto de SEO/BirdLife para evaluar la eficacia de comederos para los gorriones en Madrid y Barcelona, revela la importancia de la participación ciudadana en la conservación de las aves urbanas.

 

WEBCAM EN DIRECTO

 

En los últimos meses, la vida en nuestras ciudades ha cambiado considerablemente. El impacto en la salud por la COVID-19, junto con los cambios sociales, políticos y financieros, está remodelando la vida urbana en todo el mundo de una manera sin precedentes. Ahora más que nunca es imprescindible que se dé a la biodiversidad urbana la importancia que se merece.

En el Día Mundial de las Ciudades, establecido por Naciones Unidas con el objetivo de afrontar los desafíos que plantea el urbanismo y contribuir al desarrollo urbano sostenible en todo el mundo, SEO/BirdLife destaca la necesidad de conservar y fomentar la biodiversidad en las ciudades. Hacerlo abordará mejor las respuestas actuales de la COVID-19 y hará una contribución significativa a largo plazo para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 que reconoce la importancia de las ciudades y comunidades sostenibles.

 

Gorriones molineros en una acera urbana.

Gorriones molineros en una acera urbana.

En opinión de  Beatriz Sánchez, coordinadora del programa de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife, “la conservación de la biodiversidad no se está teniendo suficientemente en cuenta en los procesos de fomento de la sostenibilidad en las ciudades, cuando es un elemento fundamental para el buen funcionamiento de los ecosistemas, incluido los urbanos”.

 

Proyecto piloto sobre comederos

Por todo ello, SEO/BirdLife, a través de su Programa de Biodiversidad Urbana, trabaja para conservar la biodiversidad también en los núcleos urbanos, con experiencias exitosas como las impulsadas con administraciones locales como Santander, Astillero, Segovia, Vitoria, Madrid, Valencia o el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Partiendo de la premisa de que los comederos pueden ser una medida para ayudar a las aves en lugares en los que no disponen de alimento de calidad en tanto que se avanza en un diseño urbano más verde y de que éstos pueden ser una buena herramienta de sensibilización, la organización, con el apoyo de Pastoret y la colaboración de Awaplanet y de los ayuntamientos de Madrid y de Barcelona, lanzaba el pasado mes de marzo un proyecto piloto para evaluar la eficacia de los comederos para gorriones en estas ciudades. Este proyecto ha creado una red de puntos de alimentación para el gorrión común en las ciudades de Madrid y Barcelona, en colaboración con los responsables de biodiversidad en cada consistorio.

Este proyecto ha creado una red de puntos de alimentación para el gorrión común en las ciudades de Madrid y Barcelona, en colaboración con los responsables de biodiversidad en cada consistorio. Entre diciembre de 2019  y enero de 2020 se instalaron comederos y se suministró comida en 30 puntos de alimentación de Madrid y 20 puntos en Barcelona en centros educativos, huertos urbanos, parques y jardines, centros de interpretación y aulas ambientales. Los responsables de cada lugar accedieron a participar de forma voluntaria en el proyecto y se comprometieron a realizar el mantenimiento de los comederos y el seguimiento del uso que las aves hacían de los mismos, para lo que se les facilitó formación presencial, materiales educativos y herramientas para la toma y el envío de los datos.

 

Gorrión común. @Pexels

Gorrión común. @Pexels

El cierre de centros educativos y ambientales y el confinamiento posterior a causa de la COVID-19, afectó al desarrollo del proyecto en su etapa final. Con la declaración del Estado de Alarma los participantes tuvieron que dejar de acudir a los centros y por tanto, cesar en el cuidado de los comederos y el registro de observaciones, lo que ha condicionado los resultados del estudio. A pesar de ello, los datos aportados y el contacto continuo mantenido con la mayoría de los responsables han permitido extraer algunos datos y conclusiones interesantes, recogidas en un informe.

 

En total se han registrado 22 especies de aves acudiendo a alimentarse a los comederos (13 en Barcelona y 18 en Madrid). La especie más frecuente (35,8% de las observaciones registradas) ha sido el gorrión común, principal objetivo de este proyecto, seguido por el carbonero común, el herrerillo común y el petirrojo europeo. Los comederos en los que se han registrado mayor diversidad de especies han sido los situados en el centro y en la periferia, lo que se podría explicar por la falta de alimento de alta calidad en estas áreas y por el carácter explorador que tienen las aves que más se adentran en la matriz urbana. “Esto lleva a pensar que la instalación de los puntos de alimentación podría tener un efecto positivo para el gorrión común y que los comederos serían especialmente útiles para las aves en las zonas más urbanizadas y, por tanto, con menos fuentes de alimento de calidad, aunque sería necesario el seguimiento adecuado de las poblaciones de gorriones y un estudio científico en torno a los comederos más amplio que lo corrobore” apunta Beatriz Sánchez.. Por otra parte, “en general, y a pesar de las excepcionales circunstancias en las que se ha  desarrollado la iniciativa, ha despertado un gran interés y la valoración de los participantes ha sido positiva” añade.

Experiencia positiva
“En base a esta experiencia, SEO/BirdLife considera que proyectos como este constituyen una herramienta interesante tanto en el ámbito de la educación y sensibilización ambiental como para el estudio de la avifauna urbana. Esperamos que la infraestructura generada sea el germen para sentar las bases que permitan recoger en un futuro datos suficientes para que la comunidad científica pueda hacer uso de ellos y situar estas ciudades en el mapa de los estudios punteros en ecología urbana”, reconoce Sánchez.

 

Este proyecto también ha permitido la instalación de una webcam en uno de los comederos, concretamente en la Fàbrica del Sol, un equipamiento de educación ambiental del ayuntamiento de Barcelona y que será una ventana a la naturaleza urbana de la ciudad.

Tres razones para conservar la biodiversidad urbana

(*) Aronson MFJ et al. 2014. A global analysis of the impacts of urbanization on bird and plant diversity reveals key anthropogenic drivers. Proceedings of the Royal Society  B 281:

Related Posts
X
HAZTE SOCIO
X