No al uso de piensos esterilizantes para el control de palomas

Tras un nuevo estudio publicado en Pest Management Science, desde SEO/BirdLife reiteramos nuestra demanda de no usar piensos esterilizantes para el control de la población de palomas en las ciudades.

El uso de piensos esterilizantes para el control de las poblaciones de palomas en las ciudades es una práctica que se está extendiendo cada vez más. El argumento para usarlas se basa en la idea de que es un método más ético que los tradicionalmente usados como la captura de ejemplares, pero  su eficacia no está demostrada. En los últimos años, SEO/BirdLife se ha puesto en contacto con varios ayuntamientos, como el de San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), el de Barcelona el de Valencia y el de Palma, para informar sobre el riesgo del método y ofrecer apoyo para buscar alternativas más eficientes y selectivas.

Método no selectivo e ineficaz
El uso de pienso con esterilizantes no se puede considerar un método selectivo, puesto que éste se dispone en dispensadores a los que pueden tener acceso cualquier otra especie de ave u otros animales. Además, este sistema hace muy difícil controlar la cantidad del compuesto que ingiere cada individuo y existe el riesgo de contaminación secundaria sobre las aves y otros animales que depredan palomas, como el halcón peregrino.

Aplicando el principio de precaución, antes de introducir compuestos químicos de este tipo en el medio ambiente, es imprescindible disponer de información científica consolidada sobre su posible impacto acumulativo en otras especies y en el ecosistema. El producto más comúnmente usado, la nicarbacina, está considerado como un medicamento de uso veterinario y no como biocida y, como tal, no está concebido para su uso masivo en el medio ambiente. Por el momento, no existe suficiente información científica contrastada que permita garantizar un uso seguro de la misma y por tanto, debería prevalecer este principio de precaución.

 

Paloma bravía. SEO/BirdLife

Por otra parte, el uso de quimioesterilizantes requiere su ingestión continua y en dosis controladas en el tiempo, puesto que su efecto desaparece si cesa la ingesta por un periodo determinado. En consecuencia, la realización de una campaña puntual y sin control de la dosis ingerida por individuo no garantiza su efectividad a largo plazo. El estudio[1] del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona y la Agencia de Salud Pública de esta ciudad es concluyente en cuanto a la ineficacia de este método para el control de la población de palomas y desaconseja su uso.

Según el citado estudio, el uso de estas sustancias no tendría ningún efecto en la población de palomas, lo que los autores atribuyen a que las hembras no ingerirían la cantidad suficiente de sustancia anticonceptiva para que sea eficaz. Apuntan también que esto podría deberse, a que el pienso impregnado con esterilizante es menos atractivo para las aves, lo que explicaría, además, que en los censos realizados en Barcelona se haya detectado una menor cantidad de palomas en torno a los comederos.

Además, los investigadores afirman que el uso de nicarbacina en ambientes urbanos podría tener efectos secundarios en la cadena trófica si es consumida por especies no objetivo.

En contrapartida, recomiendan usar otros métodos éticos basados en la reducción de la capacidad de carga del hábitat urbano para las palomas, como la reducción de la disponibilidad de comida y de lugares de nidificación. Para lo primero, serían fundamentales las campañas de sensibilización a la población dirigidas a reducir la alimentación suplementaria proporcionada por los ciudadanos, como la desarrollada en Barcelona en 2009, que tuvo como consecuencia un descenso del 40% de la población de palomas en la zona en la que se actuó. La reducción de los lugares de nidificación es un método que ha demostrado su eficacia en ciudades como Pavia (Lombardía) y que SEO/BirdLife incluyó en la Guía del Ayuntamiento de Segovia y SEO/BirdLife para la conservación de la biodiversidad en obras de rehabilitación y reforma, para evitar daños al patrimonio cultural.

Mejor prevenir
Ante esta situación, SEO/BirdLife reclama a las administraciones públicas (ayuntamientos y autoridades sanitarias) que adopten una postura preventiva antes de usar o autorizar el uso de este tipo de sustancias, apoyándose en literatura científica validada y rigurosa que analice los efectos del uso del compuesto, tanto directos como indirectos, de acuerdo con criterios de excepcionalidad y bajo medidas estrictas de seguridad. Y recomienda, de manera prioritaria, el uso de métodos selectivos, cuya eficacia ha sido demostrada, como la limitación de disponibilidad de agua, alimento y de lugares de nidificación, todo ello acompañado de campañas de información y sensibilización ciudadana.

[1] Acceso al artículo completo: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ps.6000

Noticias Relacionadas
Aves relacionadas con la noticia
X
HAZTE SOCIO
X