¿Estamos haciendo el ganso?

Viajemos organizados y como comunidad, para alcanzar un futuro justo y sostenible. Por Asunción Ruiz

Escribo estas líneas en pleno rebrote de la COVID-19.

Está a punto de acabar septiembre. Muy pronto, es de esperar, los gansos llegarán a España para pasar el invierno. Y este país nuestro, que se mueve en la incertidumbre de la lucha inédita contra una pandemia, no acaba de encontrar el rumbo social, económico y político que haga nuestras vidas más justas y mejores. Diría que tiene mucho que aprender de esta heroica migración. Para abordar problemas graves, como los que hoy nos afectan, una vez más, podemos aprender de las aves.

Y hacer el ganso, pero en serio.

Recordemos cómo logran, los gansos, superar con éxito un viaje admirable y comprometido.
Vuelan en forma de “V”, y lo hacen porque, al batir sus alas, cada pájaro produce un movimiento del aire que ayuda al pájaro que va detrás de él. Volando en “V”, la bandada aumenta un 71% más su poder de vuelo en comparación con un pájaro que vuela solo. ¿Y nosotros? Nosotros ni siquiera somos capaces de hacer frente común ante una crisis sanitaria con efectos devastadores. ¿Lograremos así atender a nuestra salud y la salud del planeta, que son la misma?

En el vértice de la “V” está el que más esfuerzo hace. Temporalmente, eso está claro. Pero durante el tiempo en que ese ganso esforzado ocupa esa posición central y centrada, a ningún ganso se le ocurre boicotear su esfuerzo, porque todos perderían. Ellos lo tienen claro. ¿Y nosotros? Nosotros necesitamos vencer al virus y garantizar una salida a la crisis social y económica provocada por el maldito patógeno. Sin duda, la recuperación más segura pasa por atender la crisis sanitaria, y afrontar al mismo tiempo las crisis climática y de biodiversidad. Europa anunció el nuevo Acuerdo Verde europeo en diciembre de 2019. A esta orientación debemos sumar los importantes paquetes de estímulo económico aprobados en Europa en el Fondo de Recuperación –probablemente los mayores de la historia–. Este país ha salido muy bien parado en la negociación (140.000 millones de euros), pero se la juega en su implementación. Las inversiones deben ser modélicas y dirigirse hacía una economía verde. A financiar proyectos de y con futuro. ¿Se dilapidarán los fondos apoyando lo de siempre y a los de siempre? ¿Aprovecharemos así la oportunidad del Acuerdo Verde en España?

Cada vez que un ganso sale de la formación siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente vuelve a la “V”, para beneficiarse del viaje en bando. ¿Y nosotros? España se seca, se desertifica, se quema y se vacía. Y, al mismo tiempo, cuenta con las condiciones ideales para beneficiarse de las oportunidades que supone esta estrategia de recuperación verde, de generar economía segura y empleo de calidad: un enorme potencial de desarrollo de energías, un capital natural único, una industria bien posicionada, nuevas oportunidades de negocio. ¿Nos pondremos de acuerdo? ¿Evitaremos así ser el desierto de Europa?

 

Los gansos que van atrás graznan, para alentar a los que van delante a mantener la velocidad. Autor: Lachmann en Pixabay

 

Los gansos que van atrás graznan, para alentar a los que van delante a mantener la velocidad. ¿Podemos imaginar gansos atacándose entre ellos durante su duro viaje? ¿Y nosotros?, a veces, negamos la mayor. Es más, no solo se escuchan voces negacionistas frente al cambio climático, hay quien se atreve a considerar innecesarias las medidas sanitarias que, con mayor o menor acierto, pretenden proteger nuestras vidas. ¿Acallaremos a quienes impiden que progresemos?

Finalmente, cuando un ganso se enferma o resulta herido por un disparo, dos o tres gansos salen de la formación y lo siguen para apoyarlo y protegerlo. ¿Y nosotros? Nosotros nos enfrentamos a una crisis sin precedentes, que requiere un descomunal esfuerzo de transformación, colaboración, cooperación y consenso sectorial y territorial ¿Nos uniremos? ¿Lograremos una transición real y socialmente justa?

Migremos hacia la sostenibilidad. La competitividad y el medio ambiente van de la mano. Sin sostenibilidad ambiental no hay sostenibilidad económica, ni social. La protección de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático deben estar en el corazón de nuestra recuperación. Construyamos un nuevo modelo que se apoye en soluciones basadas en la naturaleza. La biodiversidad debe ser central en los nuevos Presupuestos Generales del Estado (aún pendientes), y la espina dorsal de los programas que constituirán los fondos de la Unión Europea, que no podemos dilapidar.

Este país se juega mucho. Viajemos organizados y como comunidad, para alcanzar un futuro justo y sostenible. Salgamos de esta desbandada social, económica y política en la que nos hemos estado moviendo. Exijamos a todos los poderes públicos y privados que estén a la altura y vuelen en “V”, independientemente de que sean gansos del ala izquierda o de la derecha de la formación.

Hagamos el ganso en serio, de verdad. Nos hace mucha falta.

 

Asunción Ruiz, una mujer de mediana edad en su puesto de trabajo.

 

 

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife

Editorial publicado en el nº 32 de la revista Aves y naturaleza

 

 

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X