Las aves conectan nuestro mundo

Cada año millones de aves migratorias atraviesan nuestros cielos en sus desplazamientos entre zonas de cría y áreas de invernada. El estudio de estos movimientos y rutas se resume en la publicación Programas de seguimiento de avifauna y grupos de trabajo 2019 de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife.

Las aves realizan esa migración para aprovechar lo más eficientemente posible los distintos recursos alimenticios que les proporciona el medio en distintas latitudes a lo largo de todo el año.  Desde 2011 SEO/BirdLife trabaja para conocer la migración de las aves a través del programa Migra, que cuenta con la colaboración de Fundación Iberdrola España.

Las especies migratorias emplean distintas zonas geográficas a lo largo de su ciclo biológico. Así, se desplazan desde las “áreas de reproducción” donde tienen sus nidos y crían, en general, durante la primavera y el verano, hasta sus “áreas de invernada”, donde pasan los meses invernales. El desplazamiento entre ambas zonas se conoce como “migración” y durante el viaje migratorio las aves emplean otras “áreas de reposo o descanso”, donde paran a reponer fuerzas. El comportamiento migratorio está determinado por la disponibilidad de alimento en cada lugar en cada época del año.

¿Qué es la conectividad migratoria?

En el estudio de la migración de las aves, la “conectividad migratoria” mide la vinculación geográfica de individuos y poblaciones a lo largo de sus ciclos migratorios, es decir, cuánto se distribuyen y mezclan las poblaciones reproductoras de una especie durante la época no reproductora o de invernada. Esto repercute directamente en la conservación de una especie, ya que una amenaza en un lugar afectará de distinta manera a la abundancia de las poblaciones, la distribución y la supervivencia de una especie según su conectividad migratoria.

Conectividad migratoria alta. Migra

Conectividad migratoria alta. Fuente: Migra

 

Para una especie migratoria cuyas poblaciones durante la cría se distribuyen por distintas zonas de reproducción pueden darse dos casos extremos. Si la conectividad migratoria es baja o débil las distintas poblaciones reproductoras se entremezclan en las distintas zonas de invernada. Si la conectividad migratoria es alta o fuerte las distintas poblaciones reproductoras invernan en distintas zonas de invernada y no se mezclan entre ellas. Esto repercute directamente en la conservación de una especie, ya que una amenaza en un lugar afectará de distinta manera a la abundancia de las poblaciones, la distribución y la supervivencia de una especie según su conectividad migratoria.

Conectividad baja de las aves migratorias. Fuente: Migra

Conectividad baja de las aves migratorias. Fuente: Migra

 

Cuatro especies transaharianas

Desde 2011 SEO/BirdLife estudia la migración y ecología espacial de las aves de España, con la colaboración de Fundación Iberdrola España, a través del programa Migra, que cuenta ya con más de 1.100 aves marcadas.

Gracias a la colaboración con otros equipos de investigación nacionales e internacionales que están marcando aves con dispositivos de seguimiento remoto, se han publicado cuatro artículos científicos en los que se estudia la conectividad migratoria de cuatro especies que se reproducen en España: alimoche común, cernícalo primilla, carraca europea y carricero tordal. Los resultados de estos trabajos se resumen en la publicación “Programas de seguimiento de avifauna y grupos de trabajo 2019” (pg. 29-33).

A gran escala el alimoche común y el cernícalo primilla muestran una conectividad migratoria alta, mientras que para la carraca y el carricero tordal es moderada. La conectividad migratoria fuerte es rara en los migrantes de larga distancia, como las especies estudiadas que son migrantes transaharianos y realizan viajes de más de 2.000 kilómetros hasta sus zonas de invernada.

Un ejemplo: el alimoche común

Así, por ejemplo, el alimoche común presenta una alta conectividad migratoria a gran escala espacial. Es decir, las diferentes subpoblaciones reproductoras estudiadas muestran poca superposición en las áreas de invernada. La subpoblación del oeste de Europa inverna en el Sahel africano desde Senegal hasta Mali; la de los Balcanes principalmente en Chad y Sudan; la del Cáucaso en Etiopía y la de Oriente Medio entre las dos anteriores. En España esta rapaz necrófaga de mediano tamaño se encuentra en declive y está considerada como “vulnerable” en el Catálogo español de especies amenazadas. Las posibles amenazas para esta especie afectarán de distinta manera a las distintas poblaciones de la misma, pues apenas hay contacto entre ellas a lo largo de todo el año. Una amenaza en la población ibérica puede suponer un grave perjuicio para esta población, sin que el resto de las poblaciones se vean afectadas.

Mapa de conectividad del alimoche común. Fuente: Migra

Mapa de conectividad del alimoche común. Fuente: Migra

 

Programa Migra

El programa Migra, puesto en marcha en 2011 por SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola España, incorpora las últimas tecnologías en sistemas de geolocalización y seguimiento remoto para conocer con mayor detalle los movimientos de las aves dentro y fuera de nuestro país. Gracias a esta iniciativa se pueden conocer las fechas de inicio y fin de sus migraciones, los lugares de parada y puntos de alimentación, el tiempo que tardan en realizar esos viajes, si se repiten en la migración primaveral y otoñal, las principales áreas de invernada y dispersión, o si las rutas son iguales año tras año. La Fundación Iberdrola España colabora con este programa en el marco de su actividad en apoyo de la biodiversidad, una de sus principales áreas de actuación.

Actualmente el programa Migra cuenta con 1.151 aves marcadas de 33 especies distintas, de las que han proporcionado información de utilidad 692 aves de 32 especies. Este programa cuenta con más de 350 colaboradores y 50 entidades colaboradoras en España y en el extranjero.

Referencias

Finch, T. et al. 2015. A pan-European, multipopulation assessment of migratory connectivity in a near-threatened migrant bird. Diversity and Distributions, 2015: 1-12. https://doi.org/10.1111/ddi.12345

Koleček, J. et al. 2016. Cross-continental migratory connectivity and parallel migration in a Palaearctic passerine bird: the Great Reed Warbler. Journal of Avian Biology, 47: 756-767. https://doi.org/10.1111/jav.00929

Phipps, W. L. et al. 2019. Spatial and temporal variability in migration of a soaring raptor across three continents. Frontiers in Ecology and Evolution, 7: 323. https://doi.org/10.3389/fevo.2019.00323

Sarà, M. et al. 2019. Broad-front migration leads to strong migratory connectivity in the lesser kestrel (Falco naumanni). Journal of Biogeography, 2019: 1-15. https://doi.org/10.1111/jbi.13713

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X