Reclamamos mayor protagonismo de la naturaleza en las aulas y clases al aire libre

Este año, más que nunca, queremos que la vuelta al colegio sea segura y que se tenga en cuenta la naturalización de los centros escolares y los beneficios que aporta a alumnos y docentes.

Numerosos estudios aseguran que tener más naturaleza en el patio de los centros escolares es saludable, mejora el rendimiento académico, aumenta la autoestima y reduce el tiempo de recuperación en situaciones de estrés. SEO/BirdLife solicitará a las administraciones que saquen aulas al aire libre para reducir el riesgo de contagios y acercar al alumnado a la naturaleza

La situación actual que vivimos puede servir para acelerar transformaciones que ya estaban en marcha. Los centros educativos, como lugares de encuentro entre niños y jóvenes que trabajan por su futuro junto a administraciones locales y regionales y familias, son un escenario perfecto para impulsar ese cambio tan necesario en nuestro sistema educativo.

 

Alumnos de Aulas LIBERA antes de la COVID-19 ©ProyectoLIBERA

Alumnos de Aulas LIBERA antes de la COVID-19 ©ProyectoLIBERA

 

Además de la actual crisis sanitaria,  estamos inmersos en la doble crisis del clima y de la biodiversidad, que ha puesto a más de un millón de especies en peligro de extinción, y que también afecta negativamente a la salud humana.

Por ello el pasado Día Mundial de la Tierra, BirdLife International hizo un llamamiento a Naciones Unidas para que el derecho a  un medio ambiente sano pase a ser un derecho humano fundamental.  Y son precisamente estas dos cuestiones, la lucha contra el cambio climático y la conservación de la biodiversidad, en las que pone el foco SEO/BirdLife para desarrollar algunos de sus proyectos.

Iniciativas de SEO/BirdLife   

SEO/BirdLife trabaja en numerosas iniciativas como Escuelas Naturales por el Cambio,   un proyecto que tiene como objetivo impulsar la acción climática en las escuelas, para lo que cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad. Tres centros han sido premiados con financiación para desarrollar sus planes de adaptación al cambio climático, y estas experiencias servirán para realizar una guía que anime y ayude a otros centros educativos a poner en marcha este tipo de medidas de adaptación en sus centros. Algunas de las iniciativas que se están llevando a cabo están relacionadas con la naturalización de los patios y van a permitir adecuar espacios al aire libre para la formación.

Además de esta iniciativa, la organización está desarrollando numerosos proyectos de educación ambiental. Entre ellos destacan el proyecto internacional Erasmus+ Natural Nations por la naturalización de los entornos escolares y la enseñanza en la naturaleza que se desarrolla en escuelas de Reino Unido,  Suecia, Malta y España.

A estos hay que sumar Aulas Libera,  el programa educativo del proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes que ha aportado desde 2018 contenidos educativos a 1.275 aulas de toda España para desarrollar el compromiso con el medioambiente y fomentar la lucha contra la basuraleza entre los alumnos. Durante el pasado curso 2019/2020, se registraron más de 530 ‘Aulas LIBERA’ y 11.292 alumnos, procedentes de 43 provincias del territorio nacional.

“Fomentar centros educativos más verdes y sostenibles y realizar actividades en contacto con la naturaleza de forma continua, influye positivamente en la evolución de los alumnos y alumnas, proporcionándoles elementos naturales con los que interactuar y mejorar sus capacidades psicomotroces. Además solicitamos que se naturalice también el curriculum escolar”, señala Federico García, coordinador del Área Social de SEO/BirdLife.

 

Taller infantil para hacer comederos durante el Día de las Aves, en Madrid ©SEO/BirdLife

Taller infantil para hacer comederos durante el Día de las Aves, en Madrid ©SEO/BirdLife

Aulas al aire libre

Además de estas iniciativas SEO/BirdLife solicitará a municipios, CCAA y Ministerio, que se valore seriamente la posibilidad de trasladar parte de las jornadas lectivas a espacios abiertos, tanto en espacios urbanos (calles, plazas o parques) como, por supuesto, en plena naturaleza. Esta medida se está explorando ya en lugares como Nueva York y se utilizó hace un siglo para tratar de minimizar los casos de tuberculosis. Si bien las investigaciones sobre la actual pandemia siguen en constante actualización, diferentes estudios ya parecen indicar con claridad que el riesgo de contagio se reduce significativamente al aire libre.

Este formato educativo, muy arraigado en países con climas más fríos y lluviosos que el de España, muestra numerosos beneficios para la salud, el comportamiento y los resultados académicos del alumnado. “No estamos hablando de salir de excursión una o dos veces por trimestre, sino de sistematizar y regular el uso de espacios abiertos como aulas permanentes y normalizadas”, defiende García. Y añade: “Esto, por supuesto, exige que toda la comunidad educativa cuente con los medios y la formación necesaria para poder hacerlo en condiciones de seguridad y confort”.

 

Más información: 

www.seo.org/educacion-ambiental/

naturalezaenlasaulas.seo.org

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X