Pescadores de bajura gallegos se unen al programa marino de SEO/BirdLife

En el Día de la Gente de Mar destacamos el nuevo impulso dado a nuestro trabajo en el mar con el proyecto Zepamar

SEO/BirdLife da a conocer, coincidiendo con la celebración hoy, 25 de junio, del Día de la Gente de Mar, el nuevo impulso dado a su programa marino con el proyecto Zepamar. La ONG ha ampliado su área de actuación al océano Atlántico, así como el equipo de biólogos dedicados a prevenir la captura accidental de aves en colaboración con los pescadores. Cada vez hay más pescadores dispuestos a poner remedio a un problema que comparten con las aves marinas y por el que ambos pierden: los primeros, los peces; las segundas, la vida.

Los nuevos protagonistas en 2020 –dentro del proyecto Zepamar, que también sigue su curso en el Mediterráneo– son los pescadores de bajura gallegos de los puertos de las Rías Baixas y la Costa da Morte, que utilizan artes como el cerco, trasmallos, miños, betas, nasas o palangrillo. “Responden a nuestras encuestas -llevamos más de setenta- y además algunos colaboran con la toma de datos en cuadernos específicos que les entregamos, y que nos ayudan a entender mejor cuándo, dónde y cómo ocurren las capturas accidentales”, señala Paulo Lago, técnico en Galicia del proyecto Zepamar de SEO/BirdLife.

Barco de palangre de fondo con congrios en el puerto de Portonovo. Ria de Pontevedra. ©Paulo Lago-SEO/BirdLife

El trabajo se centra en aquellas artes que pueden tener más incidencia sobre las aves marinas. Se trata del palangre para las pardelas y las gaviotas, y las redes para aves buceadoras, como alcas, araos y, especialmente, cormoranes moñudos. El objetivo es conocer bien las circunstancias que propician estas capturas accidentales y proponer soluciones en colaboración con los pescadores. “Muchas veces estas soluciones son sencillas e implican un pequeño cambio en la manera de operar el arte de pesca o el momento de hacerlo”, recalca Lago.

La experiencia de SEO/BirdLife estudiando este problema y probando soluciones de mitigación en el Mediterráneo desde hace años permite trasladar las buenas prácticas ahora al Atlántico, aunque siempre se requiere de un estudio detallado y adaptación a cada región y arte de pesca.

Paulo Lago realizando una encuesta a un pescador en el puerto de Baiona. Ria de Vigo.© Paulo Lago-SEO/BirdLife

“Iniciar el proyecto en Galicia y con el añadido de la crisis de la covid-19, ha requerido cambiar en muchos casos la forma de trabajar con el sector. Es esencial conocer bien las condiciones locales y dedicar horas en los puertos y en el mar para establecer y fortalecer vínculos con los pescadores -añade Lago-, que se han mostrado muy abiertos a colaborar, lo cual es muy gratificante”.

Crece el equipo de biólogos
El nombre de este proyecto, que hace referencia a las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y al mar –y que hereda los avances obtenidos con los proyectos previos Zepamed I y II-, cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en el marco del Programa Pleamar, cofinanciado por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

Puerto Pobra do Caramiñal. Ria de Arousa. © Paulo Lago

“Su principal objetivo –apunta Pep Arcos, coordinador del Programa Marino de SEO/BirdLife– es estrechar lazos con el sector pesquero, así como implicar a científicos y Administraciones, para buscar soluciones a un grave problema que nadie desea, prestando especial atención a los espacios de la Red Natura 2000 y a las especies de aves marinas más sensibles. Además es muy importante conseguir una buena implantación territorial para crear una relación de proximidad con los pescadores, por lo que este año hemos incrementado el equipo, formado actualmente por nueve biólogos”.

Cormorán moñudo, una de las aves buceadoras que se ven perjudicadas por las capturas accidentales en artes de pesca. ©Pep Arcos-SEO/BirdLife

Se estima que más de 200.000 aves marinas mueren al año por este motivo en Europa, una de las principales causas de mortalidad para este grupo de aves tan sensible. A ello se suman los efectos directos e indirectos de otras amenazas, como la contaminación, la pérdida de hábitat, los depredadores introducidos o la sobreexplotación pesquera.

Día de la Gente de mar
La Organización Marítima Internacional (OMI) promulgó en la Conferencia de Manila del año 2010 el día 25 de junio como Día de la Gente de Mar. En 2020 se celebra el décimo aniversario de esta fecha. El lema del año 2020 es “La gente de mar son trabajadores clave”, motivado por su laboren el mantenimiento del flujo de bienes vitales (alimentos, medicinas, suministros médicos, entre otros) en el marco de la pandemia dela Covid-19.

Con ello se quiere que los Estados miembros reconozcan a la Gente de Mar como trabajadores clave, esenciales en la lucha contra esta pandemia que ha afectado a todos los países del mundo, y que se les facilite el apoyo logístico y la asistencia requerida para llevar a cabo su labor.

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X