La UE ya tiene hoja de ruta para salvar la biodiversidad y transformar la agricultura

¿Te imaginas que la UE ordena reducir en un 50% el uso de plaguicidas? ¿O que manda restaurar y preservar 25.000 kilómetros de ríos? ¿O que insta a proteger el 30% de nuestra superficie terrestre y de nuestros mares? ¿O que nuestros campos agrícolas tengan que preservar un 10% de superficie para espacios de alta biodiversidad? Pues eso es lo que ha empezado a ocurrir este miércoles y lo que debe concluirse antes de 2030. Te contamos de qué van dos de las estrategias más esperadas para garantizar nuestro futuro medioambiental. La Estrategia de Biodiversidad y la estrategia “Farm to Fork” o “De la granja a la mesa”.

Tras múltiples retrasos, la Comisión Europea ha publicado sus muy esperadas estrategias de Biodiversidad y De la Granja a la Mesa. Estos documentos guiarán las principales medidas de las políticas de la UE en materia de biodiversidad y alimentación para los próximos 10 años, y son componentes clave del Pacto Verde Europeo. Adoptadas durante el periodo crítico de la pandemia COVID-19, estas estrategias serán también un elemento central del plan de recuperación de la Unión Europea en el que la seguridad alimentaria debe garantizarse protegiendo la capacidad productiva de los ecosistemas y conservando los recursos naturales de los que ésta depende.

La presentación simultánea de las estrategias de Biodiversidad y De la Granja a la Mesa es de por sí significativa, ya que la agricultura y pesca intensivas son los mayores responsables de la actual pérdida de biodiversidad. Al presentar ambas estrategias al mismo tiempo, la UE reconoce que los sistemas alimentarios más impactantes deben dejar de ser la norma en Europa. Las estrategias indican que la Comisión también ha tenido en cuenta las principales enseñanzas extraídas de la pandemia COVID-19: un planeta sano es una condición necesaria para una sociedad humana sana, la ciencia debe orientar las decisiones políticas y es necesario actuar ante una crisis antes de que esta esté fuera de control.

La Comisión ha dado varios pasos significativos con ambas estrategias y esboza objetivos que podrían efectivamente, mejorar el estado de la naturaleza en Europa:

  • Aumentar las áreas naturales protegidas terrestres y marinas hasta un 30% del total de la superficie. Un tercio de estas áreas estarán estrictamente protegidas (un 10% de la superficie total) lo que significa que no podrá haber actividad humana en ellas. Estas nuevas designaciones ayudarán a completar la Red Natura 2000.
  • Reducir el uso de plaguicidas en un 50% tanto en términos de cantidad como de toxicidad.
  • Asegurar que el 10% de las zonas agrícolas presentan elementos de interés para la biodiversidad, como parches de vegetación natural, setos o linderos, y favorecer así también la sostenibilidad de la agricultura.
  • La Comisión tomará medidas para reducir las pérdidas de nutrientes al menos en un 50%, asegurándose de que no se produzca el deterioro de la fertilidad del suelo. Esto reducirá el uso de fertilizantes por lo menos en un 20% para el 2030.
  • Alcanzar el objetivo de que al menos el 25% de la superficie agraria de la UE se dedique a la agricultura ecológica para 2030.
  • La Comisión se compromete a reducir a la mitad el desperdicio de alimento per cápita tanto a nivel de comercialización como de consumo para 2030.
  • Introducir objetivos vinculantes de restauración de la naturaleza en la UE con el fin de restaurar ecosistemas cruciales a gran escala como turberas, humedales, bosques y ecosistemas marinos, todos ellos vitales para la biodiversidad y la adaptación y mitigación del cambio climático.
  • Minimizar la práctica de la quema de biomasa, como árboles, para la producción de energía.
    En particular, la Comisión ha presentado una serie de pasos y objetivos graduales para transformar las prácticas agrícolas más perniciosas. Estas dos estrategias desempeñarán pues un papel determinante en la actual reforma de la Política Agrícola Común (PAC) Europea, que cuenta con un presupuesto de casi 60.000 millones de euros.
  • Los agricultores deben aprovechar las oportunidades de reducir las emisiones de metano del ganado mediante el fomento de la producción de energía renovable y la inversión en digestores anaeróbicos para la producción de biogás a partir de desechos y residuos agrícolas, como el estiércol.
  • Al menos 25.000 km de ríos no represados serán restaurados para 2030 mediante la eliminación de barreras obsoletas y la restauración de terrenos inundables y humedales.

Consulta AQUÍ nuestro análisis preliminar sobre algunos de los puntos destacados de estas dos estrategias.

Con estas estrategias, la UE podría convertirse en líder mundial de la lucha contra las crisis del clima y la biodiversidad. Sin un cambio transformador global, es probable que se extingan hasta un millón de especies, y si el calentamiento global supera los 1,5 °C, la propia supervivencia de la humanidad estaría en peligro.

Estas dos estrategias podrían cambiar la trayectoria de las crisis ambientales de nuestro planeta. Sin embargo, sin el respaldo y la aplicación en los 27 estados miembros, será poco lo que se consiga.

Ariel Brunner, Responsable de Políticas, BirdLife Europe, afirma: “La Comisión Europea ha presentado hoy lo que debería ser la nueva normalidad que nuestro planeta necesita. Demuestra que no sólo se está escuchando a la ciencia, sino que se actúa con base en lo que esta nos ha estado diciendo durante mucho tiempo. Pero no se sabe si algo es bueno hasta que se prueba, y para lograr un cambio real, los líderes nacionales deben apoyar estas propuestas y conducir a la sociedad lejos de las actuales crisis de clima y biodiversidad que amenazan nuestra propia existencia”.

Asunción Ruiz, Directora ejecutiva de SEO/BirdLife considera que “España debe ver estas estrategias como una oportunidad sin precedentes para situar su economía en la punta de lanza de la Unión Europea y del mundo. Se trata de los primeros esbozos de lo que será una gran revolución y las economías de aquellos países que tomen la delantera estarán mejor situadas. España como gran país agrícola de Europa y con más biodiversidad se encuentra bien situado para aprovechar el impulso de estas directivas. Los miembros de la Comisión del Congreso de reconstrucción económica y social deberían utilizar estas estrategias como un de las bases de sus trabajos en beneficio de todos los ciudadanos.

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X