Alertamos sobre impactos a especies en peligro de extinción por tratamientos químicos en zonas agrarias

Hemos tenido constancia de la presencia de técnicos de la campaña de control de langosta en zonas muy sensibles para la reproducción de especies como la avutarda o el sisón común en Extremadura.

El tratamiento con productos químicos para matar langostas en estas zonas durante la primavera puede suponer la muerte de las aves protegidas o de sus pollos, incluso por la ingesta de insectos envenenados. También preocupan las fumigaciones aéreas detectadas junto al municipio de Aldeacentenera, un método de tratamiento prohibido y que debería ser excepcional y muy limitado, aunque todo indica que se autoriza con normalidad en Extremadura y sin un adecuado control.

 

SEO/BirdLife ha solicitado al Director General de Agricultura y Ganadería que se proceda a suspender cautelarmente la campaña de control de langosta que realiza el Servicio de Sanidad Vegetal en las zonas de reproducción de estas especies de aves seriamente amenazadas, para evitar impactos y envenenamientos de las mismas. La asociación de conservación de la naturaleza considera que de no hacerse así el impacto puede ser muy grave, ya que se trata de especies como la avutarda común y el sisón común, que han sufrido declives superiores al 60% de su población en los últimos 15 años, lo que las hace especialmente vulnerables a actuaciones dañinas en sus cada vez más reducidas zonas de reproducción.

Asimismo, también se ha solicitado copia de la autorización ambiental bajo la cual se amparen las actuaciones de la campaña de control de langosta, con el fin de verificar si existen y se están cumpliendo las condiciones y límites marcados por la Dirección General de Sostenibilidad. SEO/BirdLife considera fundamental que todos los departamentos de la Junta de Extremadura cumplan extrictamente las condiciones marcadas por el órgano ambiental competente, especialmente cuando se puede afectar a especies en peligro de extinción.

Por otra parte, también se ha solicitado información sobre fumigaciones aéreas detectadas en las inmediaciones del municipio de Aldeacentenera, posiblemente autorizadas por el mismo Servicio de Sanidad Vegetal para el tratamiento de orugas en dehesas de la zona. Este tipo de fumigaciones aéreas está prohibido con carácter general por su elevado riesgo para la salud de las personas y por su impacto sobre la biodiversidad, al suponer la muerte no solo del insecto dañino que se pretende erradicar, sino de todos los presentes en la zona tratada y también con grave afección sobre aves y mamíferos que vivan en ella. Sólo se pueden realizar estos tratamientos mediante autorizaciones especiales, siempre que se acredite que no hay otra solución alternativa. En este caso, SEO/BirdLife considera que los propietarios particulares de las fincas tratadas deberían tener planes de prevención de este tipo de plagas y no limitar su acción a este tipo de tratamientos, que en realidad debilitan la biodiversidad de sus dehesas y las convierten en presa fácil de nuevas plagas.

En este sentido, SEO/BirdLife considera que la autorización de tratamientos aéreos por el contrario, parece ser habitual en Extremadura a juzgar por el procedimiento estandarizado para su solicitud que puede verse en la página Web del Servicio de Sanidad Animal, con toda probabilidad sin un adecuado control ambiental y la preceptiva justificación de no existencia de alternativas preventivas, lo que podría incumplir la normativa legal aplicable.

 

Noticias Relacionadas
Aves relacionadas con la noticia
X
HAZTE SOCIO
X