En recuerdo de Joaquín Vizcaíno Sosa

El martes 12 de noviembre recibimos tanto la delegación canaria de SEO/BirdLife como sus amigos y compañeros de pajareo, y el mundillo local de aficionados a las aves en general, la triste noticia del fallecimiento de Joaquín Vizcaino Sosa, que nos ha dejado a la edad de 63 años de edad.

Su pérdida nos deja apenados pero al mismo tiempo nos motiva a conservar con cariño el recuerdo de su calidad humana, de los buenos ratos pasados juntos, de su siempre agradable e interesante conversación y de su afición por las aves; que le llevó a contribuir con afán en su conocimiento y conservación.

Nació en Gran Canaria pero pasó la mayor parte de su vida en Tenerife, donde ejerció toda su actividad profesional. Se licenció en física y en matemáticas, y es esta última materia la que ha constituido el eje de su actividad profesional, dedicada a la docencia como profesor en diversos institutos de bachillerato; de uno de ellos fue también su director durante muchos años. Son muchísimos los estudiantes a cuya formación contribuyó y que le mostraban su afecto cada vez que coincidían con él.

Las aves fueron su pasión desde muy joven.Eso le llevó a ser uno de los primeros socios de la Sociedad Española de Ornitología en Canarias, mucho antes del establecimiento de la delegación, si bien es cierto que esa afiliación se interrumpió posteriormente. Hace unos veinte años que renovó con intensidad su participación en SEO/BirdLife.

Como socio activo ha contribuido de muchas maneras y en múltiples actividades y proyectos al conocimiento y conservación de las aves: fue vocal de la Junta Directiva de esta organización en el periodo 2004-2008, fue miembro del Grupo de Estudios de Ardeidos, fundador del Grupo Local SEO-Teydea del cual fue un pilar fundamental. En toda la labor de dicho grupo siempre estuvo al pie del cañón, destacando quizá el estudio de conservación dedicado  al chorlitejo patinegro en la isla de Tenerife. Participó en diversos censos de aves y actividades de divulgación; entre ellas las celebraciones del Día de las Aves, de las cuales era asiduo. Mucha de esta labor fue realizada en estrecho contacto con la delegación canaria, con la que siempre mantuvo un especial vínculo.

Merece destacarse su contribución al SACRE desde 2003. Así mismo su colaboración en el Atlas de las Aves Nidificantes en el Archipiélago Canario (1997-2003) tanto en el trabajo de campo como en la elaboración de los textos de algunas de las especies en la publicación de 2007. Fue también encargado de una IBA en la isla de Tenerife.

Por encima de sus méritos ornitológicos lo que permanecerá grabado indeleble en la memoria y en el corazón de las personas que le conocimos y apreciamos son los buenos ratos que pasamos con él, lo buena gente que era, su compañerismo e inteligencia y por último, pero no menos importante, su sentido del humor que hacía tan ameno el tiempo que estábamos juntos. Con frecuencia la ornitología pasaba a un segundo plano, ya que las jornadas de campo y viajes siempre iban acompañadas de entrañables conversaciones, comidas y sobremesas que hacían de esta pasión por los pájaros para Joaquín y sus amigos una auténtica delicia.

Se nos ha ido una persona que mostraba respeto y humildad en todo aquello que hacía y con todo aquel que trataba; que sabía aceptar la vida tal como era y que la afrontaba con gran entereza, también cuando el viento soplaba de cara y la adversidad llegaba para desbaratar sus planes. Libró una lucha titánica durante sus últimos años contra diversos problemas de salud que consiguieron reducir sus fuerzas y mermar su actividad. Durante ese tiempo, sin embargo, nos dejaba a sus amigos más cercanos admirados de su fortaleza de ánimo.

Gracias Joaquín por todo lo que nos has dado y por hacernos mejores personas con tu amistad.

La Laguna, 18 de noviembre de 2019

Miguel Fernández del Castillo, Abraham Hernández y Toño Lorenzo

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO