El ‘Informe Tierra’ del IPCC reclama cambios rápidos y radicales ante la crisis ambiental

Los gobiernos estatales, autonómicos y municipales deben replantear sus modelos de desarrollo y progreso, y las formas de gobernar


Hoy el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés) ha publicado una evaluación global de la relación estrecha entre el colapso climático y nuestra forma de utilizar y ocupar la tierra y el territorio, tanto en las zonas urbanas e industriales como en los sectores agrarios y forestales. El informe, aprobado por todos los gobiernos nacionales, presenta contundentes pruebas científicas de los impactos catastróficos en el clima de nuestra forma actual de gestionar la superficie terrestre. Además, el IPCC resalta la necesidad urgente de reducir las emisiones asociadas y sus impactos, y el potencial enorme para hacerlo mediante cambios transformadores en las políticas de gestión del territorio.

Entre los principales contenidos del informe, SEO/BirdLife destaca:

-La biodiversidad y los ecosistemas en buen estado tienen un valor incuestionable para sostener la vida y la actividad humana, y por ello es imprescindible mantener intactos los ciclos naturales de los ecosistemas, entre otras cosas para absorber las emisiones.

-La ocupación y degradación del territorio y el abuso de los ríos, lagos y acuíferos por el ser humano han experimentado un aumento sin precedentes en las últimas décadas, con consecuencias nefastas para la biodiversidad y los ecosistemas, esenciales para regular el clima y garantizar la salud, alimentación y sustento de todas las personas.

-Acelerar los cambios dirigidos a reducir y absorber las emisiones, de acuerdo con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura en 1.5°C, es crucial para evitar la disrupción masiva del suministro de alimentos. Por lo tanto, además de conservar mejor y restaurar los sumideros naturales de emisiones (bosques maduros, pastos, suelos o humedales), las emisiones asociadas al uso de la tierra deben bajar.

Sobrepasar el umbral de 1.5°C exacerbaría los riesgos existentes al aumentar la desertificación y las pérdidas de cosechas asociadas a enfermedades y extremos meteorológicos y reducir la productividad agraria y el valor nutritivo de los cultivos, contribuyendo así a la inseguridad alimentaria, la pobreza, los desplazamientos de poblaciones y los conflictos sociales y bélicos.

Reducir la huella ambiental de la producción, uno de los retos. ©Agustín Carretero-SEO/BirdLife

-Es necesario reducir la huella ambiental de la producción, comercialización y consumo de alimentos, mediante métodos más respetuosos con la naturaleza, como por ejemplo disminuir el uso de fertilizantes industriales y el consumo del agua, así como el de productos de carne y lácteos; evitar el desperdicio de cosechas y alimentos, y favorecer la retención de materia orgánica en el suelo.

 

-La acción temprana ante la crisis climática evita los peores impactos, deja más opciones disponibles de cara al futuro, más tiempo para elegir las opciones más idóneas y ayuda a corregir la desigualdad social. En cambio, retrasar la acción reduce las opciones disponibles y acentúa los impactos perjudiciales.

Para David Howell, responsable de Clima y Energía de SEO/BirdLife, “España es muy vulnerable y está poco preparada ante la creciente crisis climática. Cuesta soltar el lastre de un modelo de desarrollo que se suponía que era progreso y riqueza pero que resulta ser peligroso. Urge adoptar las recomendaciones del IPCC: cambios de calado para reducir las emisiones asociadas a la agricultura y ganadería intensivas,y a la producción, comercialización y consumo de alimentos; para acabar con los incendios forestales provocados intencionadamente o por negligencia, y apostar por las formas de bioenergía compatibles con la conservación de la biodiversidad, reducción de emisiones y producción de alimentos”.

Disminuir la ganadería intensiva y el consumo de carne, otra de las metas. ©Jenna Hamra

Howell considera esencial que “las instituciones políticas, sobre todo, aborden este reto de forma contundente y coordinada, y lo hagan teniendo en cuenta también a las empresas y la ciudadanía. En todos los frentes hace falta acción inmediata y permanente, en la que rija el conocimiento y la ética, más que el conflicto político o los beneficios a corto plazo”.

Para Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, “Los tópicos del desarrollo del siglo XX –la obsesión con el coche, el distanciamiento de la naturaleza, el consumismo y acumulación de bienes materiales o la carne como alimento simbólico del progreso, por poner unos ejemplos – ya no nos valen, más bien nos perjudican. Tenemos muy poco tiempo para llevar a cabo una transformación casi total de nuestra sociedad, política incluida”.

“Todos los partidos, y sobre todo en estos momentos los líderes políticos de nuestro país –concluye Ruiz- , harían muy bien en reflexionar sobre este informe del IPCC, y ponerse a trabajar en gobiernos y parlamentos dedicados a un proyecto ilusionante e irrenunciable. Se trata de transformar por completo nuestra concepción del progreso y bienestar y nuestra relación con la naturaleza. Urge, cuanto antes, un Gobierno que aborde con valentía y coherencia la acción en España y empuje con liderazgo estas políticas en Europa y en los acuerdos internacionales”.

Informe especial del IPCC sobre cambio climático, desertificación, degradación de la tierra, gestión sostenible de la tierra, seguridad alimentaria y flujos de gases de efecto invernadero en ecosistemas terrestres (‘Informe Tierra’ completo).

Pdf resumen

Noticias Relacionadas
fake rolex watches replica watches
X
HAZTE SOCIO