Denunciamos que el Gobierno de Navarra considere el gorrión común como “plaga”

El pasado 11 de junio se aprobó en la Orden Foral 117E/2019 el Plan General de Caza 2019/2020 donde se mantiene como especie plaga al gorrión común, cuyas poblaciones se han reducido en la región un 44% en los últimos 20 años.

Reclamamos al Gobierno de Navarra, y así se lo ha trasmitido en una carta a la Consejera competente, que revise la orden que establece las especies consideradas plaga, eliminando al gorrión común de esa lista, y que entre tanto no autorice su caza específicamente en el Plan de Caza.
Además ,se mantiene la autorización para cazar otras especies que, aún siendo cinegéticas, presentan un declive a escala global como la tórtola europea o la codorniz común, o carecen de interés cinegético e igualmente tiene una evolución negativa, como la grajilla.

Un año más, el plan de caza aprobado en Navarra mantiene la autorización para cazar las especies determinadas como plaga según una orden de 2010. Dicha orden  no ha sido revisada desde entonces y se basa en una Ley Foral de Protección y Gestión de la Fauna Silvestre y sus Hábitats de 1993,  que no se ajusta a lo establecido en la Ley estatal de Patrimonio Natural y de Biodiversidad de 2007.

SEO/BirdLife reclama al Gobierno de Navarra, y así se lo ha trasmitido en una carta reciente a la Consejera competente, que revise la orden que establece las especies consideradas plaga, eliminando al gorrión común de esa lista, y que entre tanto no autorice su caza específicamente en el Plan de Caza para esta temporada.

La ONG considera inaceptable esta situación, que no cumple con los requisitos de la normativa estatal y europea, en tanto que estas autorizaciones excepcionales basadas en posibles daños a la agricultura u otras actividades económicas deben ser puntuales, limitadas y basadas en informes justificativos actualizados, y no canalizadas a través de la normativa cinegética. En el caso particular del gorrión común, tampoco se conoce ninguna información actual sobre daños, mientras que por el contrario, los últimos datos del seguimiento de las poblaciones de esta especie en la región, muestran un alarmante declive de un 44% en los últimos 20 años.

 

 

Esta situación de declive de la especie se da en todo el país, y no en vano, SEO/BirdLife ha iniciado la campaña ‘Aves de barrio’, precisamente para alertar sobre el descenso de especies como el gorrión común, antes habituales en nuestras ciudades, pueblos, parques y jardines y ahora cada vez menos frecuentes, y fomentar la puesta en marcha de medidas para su recuperación.

Por todo ello, SEO/BirdLife reclama al Gobierno de Navarra que revise la orden que establece las especies consideradas plaga, eliminando al gorrión común de esa lista, y que entre tanto no autorice su caza específicamente en el Plan de Caza para esta temporada.

También la tórtola y la codorniz deberían dejar de cazarse temporalmente

Por otro lado, a pesar de la aprobación del Plan de Acción Europeo para la tórtola europea, que establece, entre otras medidas, la necesidad de una moratoria temporal de su caza, Navarra, aunque reduce los cupos, mantiene la autorización para esta especie, a diferencia de otras comunidades autónomas como Asturias, Cantabria y Canarias, hasta ahora.

La tórtola europea es una especie en una preocupante situación de declive global, y al tratarse de un ave migratoria necesita que los esfuerzos de conservación incluyan la totalidad de su área de distribución. La población reproductora en Navarra no es grande y en la época de media veda se cazan numerosos ejemplares en migración. Aves que proceden del centro de Europa donde sus poblaciones están en proceso de desaparición y donde se hacen importantes esfuerzos para su conservación mientras en España se sigue autorizando su caza.

Con los datos científicos disponibles, que indican un paulatino y continuo declive de las poblaciones de estas especies en España y un alarmante descenso en Europa, y de acuerdo con la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que en su artículo 62 prevé que el ejercicio de la caza se regule de modo que queden garantizados la conservación y fomento de las especies cinegéticas, el Gobierno de Navarra debería mostrar nuevamente un mínimo de responsabilidad tomando la decisión de no permitir la caza de la tórtola y la codorniz en todo el territorio de Navarra en tanto no se tomen las medidas para mejorar su estado de conservación a largo plazo.

Según los datos de seguimiento de aves comunes reproductoras de SEO/BirdLife (programa SACRE), utilizados como indicador oficial del estado de la biodiversidad en España, ambas especies presentan un declive significativo a escala estatal, con una reducción del 24,3% en el caso de la tórtola europea y de 79,9% en el caso de la codorniz, para el periodo 1998-2018. La tendencia de la población reproductora de estas dos especies es incierta en Navarra, con numerosos altibajos y con poblaciones más o menos escasas.

SEO/BirdLife pone de manifiesto que estas circunstancias obligan a tomar medidas para proteger y conservar estas especies. Y si bien, las causas principales de declive deben buscarse en los cambios de los paisajes y manejos agrícolas de las últimas décadas, además de otros factores a lo largo de su ruta migratoria, la mortalidad directa a través de la caza no puede comprometer los esfuerzos de conservación que deben realizarse en toda su área de distribución.

Por tanto, como en años anteriores y con el respaldo de recientes sentencias[1], SEO/BirdLife solicita al Gobierno de Navarra no autorizar el aprovechamiento cinegético de estas especies hasta que sus poblaciones no se recuperen en la península ibérica, complementando esta moratoria temporal con otras actuaciones dirigidas a la mejora de ambas especies y sus hábitats.

[1] Por ejemplo, Sentencia número 1739/2018, de 10 de diciembre de 2018 del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Cuarta (Recurso de Casación 1424/2016)

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO