Exigimos que no se inicien las actividades en el aeropuerto de Ciudad Real hasta cumplir con los condicionados ambientales

Junto con WWF y Ecologistas en Acción consideramos que aún no se han cumplido las obligaciones ambientales

Las ONG cuentan con representación en la Comisión de Seguimiento y en el Observatorio de Biodiversidad del aeropuerto de Ciudad Real

Después de varios años de inactividad, en las últimas semanas se han convocado varias reuniones de los órganos creados para el seguimiento de las medidas y condicionados ambientales que imponían las dos Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) que permitieron desbloquear la construcción del aeropuerto hace más de diez años. Tanto en las ya celebradas como en la prevista para el próximo lunes 15, participan representantes de SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción y WWF (ésta última sólo en el Observatorio).

La intención de los nuevos propietarios es comenzar las operaciones aéreas en el mes de septiembre, pero los representantes de los grupos ecologistas consideran que la infraestructura no puede tener el permiso de apertura si no demuestra el cumplimiento de todas las medidas ambientales aprobadas en las dos DIA que deben estar en marcha antes de la puesta en funcionamiento del aeropuerto. Y recuerdan que “ya hubo un precedente en el mes de octubre de 2008 cuando el Ministerio de Fomento aplazó la apertura en aquel entonces del aeropuerto por los mismos motivos”.

Las medidas establecidas en las DIA se pueden resumir en: la compensación a los núcleos de población directamente afectados por el funcionamiento del aeropuerto (Ballesteros de Calatrava, Villar del Pozo y Cañada de Calatrava); un programa de desarrollo rural en los municipios afectados; la elaboración de una red piezométrica para controlar la calidad de las aguas subterráneas y las fluctuaciones del nivel freático; un programa agroambiental a implementar para mejorar el hábitat y aumentar la capacidad de carga de la ZEPA y su entorno; un programa de prevención de langostas; la protección de los elementos geomorfológicos volcánicos; un programa de vigilancia de la avifauna y su evolución en la ZEPA; un programa de seguimiento de la calidad del aire;la compra de derechos de caza tanto en la ZEPA como en la IBA 206; el retranqueo del límite oriental de la zona industrial de al menos 100 m y el diseño de una pantalla vegetal que contornee la parte norte del extremo oriental de la pista del aeropuerto; elaboración de un proyecto de minimización de los posibles efectos de la explotación del aeropuerto sobre las poblaciones de nutria del río Jabalón; un proyecto de integración paisajística del aeropuerto y de restauración de la vegetación, la redacción de un plan de seguimiento y control ambiental para la fase de explotación y, como garantía de todo lo anterior, la firma de un protocolo entre CRIA y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para la ejecución y financiación de todas las medidas a cargo del promotor.

Pareja de cernícalo primilla, un de las especies afectadas por el aeropuerto © Txanbelin_shutterstock

Sin embargo, según la información aportada y presentada durante las reuniones del Observatorio y la Comisión de Seguimiento Ambiental celebradas recientemente, muchas de estas medidas no se han puesto en marcha aún, y en particular las que las propias DIA establecían como obligatorias antes de la entrada en funcionamiento del aeropuerto. No se ha instalado la pantalla acústica, no está operativo aún el programa agroambiental, ni se ha firmado aún el protocolo de garantía, que además se presenta con un periodo de vigencia de sólo 2 años, totalmente insuficiente para garantizar la ejecución a medio plazo de las medidas más relevantes, como el programa agroambiental o los seguimientos.

Especialmente se echa en falta un informe sobre la eficiencia de las medidas agroambientales desarrolladas desde 2004 – 2006, con sus conclusiones científicas. E igualmente no se han presentado un informe claro de las posibilidades de impacto con avifauna en la zona de posibles colisiones, ni un estudio actualizado de la biodiversidad que pueda servir de base para evaluar el impacto una vez puesto en marcha el aeropuerto y las distintas medidas.

Ante esta situación, los grupos ecologistas consideran que el Ministerio de Fomento está avocado a no autorizar la apertura del aeropuerto de Ciudad Real en el mes de septiembre hasta que no se certifique la ejecución por parte del nuevo promotor de los condicionados ambientales que exige la DIA, especialmente los que tienen que ejecutarse antes de la apertura del aeropuerto.

De autorizarse la puesta en funcionamiento de manera tan precipitada, se estaría incumpliendo lo establecido en la DIA, y por tanto contraviniendo la normativa en materia de evaluación de impacto ambiental, y lo establecido tanto en la Directiva de Hábitats, como en la Ley estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad, ya que cabe recordar que el aeropuerto se construyó afectando a una Zona de Interés para la Protección de las Aves y un área de gran valor (IBA) para la avifauna agroesteparia también protegida por dichas normativas y la Directiva de Aves.

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO