Chorlitejos, usuarios de pleno derecho de las playas

*En la noche de San Juan (23 de junio) muchas personas acuden en masa a las playas. Puestos a elegir, hay muchas razones por las que evitar playas naturales: comodidad de acceso, asistencia sanitaria, servicios de emergencias… pero también porque no estamos invadiendo el lugar de cría de un ave amenazada como el chorlitejo patinegro.

Probablemente lo has visto en la playa entre marzo y agosto, especialmente en aquellas que aún conservan parte de sus dunas y la vegetación que las cubre. Del mismo color marrón que la arena, corretea nervioso en la orilla y a pie del cordón dunar, capturando pequeños insectos, crustáceos y moluscos.

En otras ocasiones, simplemente se queda quieto, pasando desapercibido mientras vigila  pendiente de cualquier movimiento que hagas tú o tu mascota, si la llevas. Así, impasible, el chorlitejo nos recuerda que las playas naturales son su hábitat, donde se alimenta, instala su nido y saca adelante a sus pollos.. Y no está de más recordarlo ahora que llega la noche de San Juan y muchas personas acuden a celebrarlo al hogar de este pequeño limícola.

 

El chorlitejo patinegro ha sido designado como el Ave del Año 2019 por SEO/BirdLife. La figura de Ave del Año sirve para poner  de relieve el estado de conservación y las amenazas que sufren las aves y sus hábitats. Y las playas, aunque muchos lo olviden, no dejan de ser ambientes naturales que se han destruido, invadido y ocupado con tesón durante la segunda mitad del siglo XX. Lamentablemente, en la Comunitat Valenciana contamos con pocas playas que conserven un alto grado de naturalidad.

La situación del chorlitejo patinegro en esta comunidad  es preocupante. Su población ha caído un 70 % en los últimos 30 años, quedando restringida a los tramos mejor conservados de nuestras playas y a los humedales costeros del sur de Alicante.Por esta razón, esta especie  está incluida desde 2013 en el Catálogo Valenciano de Fauna Protegida como “Vulnerable”, la figura previa a encontrarse “En Peligro de Extinción”. Un panorama poco alentador, ¿no? Y es que el chorlitejo patinegro se enfrenta a varios problemas.

El principal de ellos es que su época reproductora, comprendida entre marzo y julio, coincide con el periodo en que con mayor intensidad usamos las playas los humanos. Esto no siempre supone una amenaza en sí mismo, ya que ante nuestra presencia en la orilla, el chorlitejo se mantiene tranquilo. La amenaza llega cuando nosotros y nuestras mascostas, o las propias máquinas de limpieza de playas, corremos, paseamos o trabajamos cerca de las dunas causando en todos estos casos un alto grado de estrés a las aves, provocando que abandonen su nido, si es que no se ve destruido o predados los huevos o pollos, y en este ultimo caso, perros y gatos asilvestrados tienen un papel protagonista.

El hecho de ser catalogado como Vulnerable en la legislación valenciana ha servido para que las propias administraciones hayan establecido medidas para favorecer su tranquilidad en la playa, como la colocación de talanqueras para dificultar el paso de personas a las dunas, así como la colocación de señales indicando su presencia cercana y recomendaciones para que los usuarios de las playas no interfiramos en su nidificación. Todo ello ha servido para frenar el declive de la especie, pero falta mucho más. Falta nuestra parte, la de ciudadanos responsables y conscientes de que compartimos un mismo territorio con una especie amenazada. Y es la más importante.

Recientemente, jóvenes voluntarios y voluntarias del proyecto LIFE Followers de SEO/BirdLife han colaborado en las tareas de seguimiento y sensibilización sobre la situación de esta especie que realiza la propia organización en diversos tramos del litoral valenciano:  Marjal de Almenara, Marjal dels Moros, Marjal de Rafalell y Vistabella, playas de Sueca y Cullera en l’Albufera de València, y playa de Xeraco. Como ejemplo, durante una actividad  realizada con los voluntarios en l’Estany de Pujol, en l’Albufera, un perro suelto mató uno de los 3 pollos de chorlitejo patinegro que pocas horas antes habían nacido en la orilla del estany. Al día siguiente, otro perro suelto hizo lo propio con sus dos hermanos. Varias semanas de esfuerzo de los chorlitejos, dinero público empleado en talanqueras, cordones y  cartelería, llevado al traste en dos eventos que duraron apenas unos segundos. Así es como interferimos y llevamos a la amenaza a algunas especies, a veces sin darnos cuenta.

El caso anterior muestrea que, como usuarios de las playas, una parte de la solución está en nuestras manos. . Tenemos la responsabilidad de no alterar las dunas paseando por ellas, llevar a nuestras mascotas atadas en la playa, o no dejar basura abandonada. Pero también podemos ser proactivos, llamando la atención de aquellos  que llevan las mascotas sueltas y poniendo en su conocimiento el daño que causan, , o participando en jornadas de voluntariado que varias ONG ambientales, como SEO/BirdLife, desarrollan en playas naturales  para mejorar los hábitats dunares donde vive el chorlitejo patinegro..

*Por Pablo Vera, biólogo de SEO/BirdLife en la Comunitat Valenciana
Noticias Relacionadas
Aves relacionadas con la noticia
fake rolex watches
X
HAZTE SOCIO