Urge hacer frente a la sexta extinción de especies

Según el informe IPBES se espera una aceleración inminente de la tasa de extinción de especies. Entre 500.000 y un millón se verán amenazadas en las próximas décadas.

Hacen falta leyes, presupuestos y medidas concretas para frenar la pérdida de biodiversidad, el cambio climático y el uso insostenible de los recursos naturales.
IPBES deja bien claro que la emergencia ambiental debe estar en el centro de la acción política de todos los gobiernos y asambleas que salgan de las elecciones a niveles local, autonómico, estatal y europeo.
El informe recoge el trabajo de 145 expertos de 50 países durante tres años, con aportaciones de otros 310 autores contribuyentes.
Se evalúan los cambios en las últimas cinco décadas, proporcionando un panorama completo de la relación entre las vías de desarrollo económico y su impacto en la naturaleza. También ofrece una gama de posibles escenarios para las próximas décadas.
Basado en la revisión sistemática de alrededor de 15,000 fuentes científicas y gubernamentales, el Informe también se basa (por primera vez a esta escala) en el conocimiento indígena y local, en particular sobre temas relevantes para los Pueblos Indígenas y las Comunidades Locales.

Científicos y delegados de 132 países se han reunido la semana pasada para discutir y adoptar el informe que se ha presentado hoy por la Plataforma Intergubernamental, Científica y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, IPBES.

Los datos:

El informe muestra que la abundancia media de especies autóctonas en la mayoría de los principales hábitats terrestres ha disminuido en al menos un 20%, en su mayoría desde 1900. Más del 40% de las especies de anfibios, casi el 33% de los corales re-formadores y más de un tercio de todos los mamíferos marinos están amenazados . El panorama es menos claro para las especies de insectos, pero la evidencia disponible respalda la estimación de que el 10% está amenazado. Al menos 680 especies de vertebrados han sido extinguidas desde el siglo XVI y más del 9% de todas las razas domésticas de mamíferos utilizados para la alimentación y la agricultura se extinguieron antes 2016, con al menos 1.000 razas más amenazadas.

Así, los expertos de la ONU han  valorando que la pérdida de biodiversidad está afectando a aspectos como “la alimentación, la producción de medicamentos y  a la cohesión social”.

Más avisos

“Éste año se han presentado dos informes, ahora en París por IPBES y en marzo en Nairobi en el marco de la IV Asamblea de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, que nos deberían hacer reflexionar como especie”, apunta Juan Carlos Atienza, responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife, y añade:” No solo estamos degradando nuestro planeta, también estamos hipotecando el futuro de nuestra especie y abocando a un presente muy complicado en ambientes insalubres, contaminados y sin acceso al agua a millones de seres humanos.”

Según el informe “El patrimonio ambiental del mundo se está modificando a un nivel sin precedentes”. Los científicos esperan “una aceleración inminente rápida de la tasa de extinción de especies”. Entre 500.000 y un millón se verán amenazadas, “muchas en las próximas décadas”. Estas proyecciones están en sintonía con lo que algunos científicos han estado describiendo durante años como el comienzo de la sexta “extinción masiva”, la primera provocada por una especie, en este caso el hombre.

Pese a que la mayoría del millón de especies que podrían estar amenazadas ahora mismo se encuentra en los países tropicales, los países desarrollados tienen mucha responsabilidad en esta situación ya que son los mayores consumidores de estos recursos naturales. La conservación de la biodiversidad mundial pasa por un cambio en las reglas de comercio y en las políticas económicas. España no es ajena a esta situación de amenaza a la que se enfrenta la naturaleza, no hay más que ver la situación de los vertebrados españoles que en el 63% de las aves, el 13% de los mamíferos terrestres, el 10% de los peces continentales, el 10% de los reptiles y el 4% de los anfibios están amenazados.

“En unos pocos días tendremos que volver a ir a votar en España para elegir a nuestros representantes en el Parlamento Europeo y en muchas comunidades autónomas. En ambos casos tienen una enorme responsabilidad para dictar y ejecutar políticas ambientales. Ante esta crisis ambiental, es más importante que nunca que los ciudadanos a la hora de ir a votar valoremos las propuestas ambientales de los diferentes partidos y votemos naturaleza”, apunta Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.

“Este informe deja bien claro que la emergencia ambiental debe estar en el centro de la acción política de todos los gobiernos y asambleas que salgan de las elecciones a niveles local, autonómico, estatal y europeo. Hacen falta leyes, presupuestos y medidas concretas para frenar la pérdida de biodiversidad, el cambio climático y el uso insostenible de los recursos naturales”, indica Ruiz.

La ONG advierte que lo más dramático de éste informe no es la velocidad a la que se pierde biodiversidad,  sino que “no podrá ser recuperada nunca más y se perderán los servicios ecosistémicos que la naturaleza nos brinda de forma gratuita como agua, alimento, energía, material textil, minerales o medicamentos”. La naturaleza está siendo sobre explotada y además lo está haciendo de forma ineficiente. Por ejemplo, el propio estudio demuestra que el uso del suelo que se hace en agricultura está reduciendo la productividad agrícola en más del 20% de la superficie terrestre, afectando a más de 3.000 millones de personas.

SEO/BirdLife espera que este informe de la IPBES sea el preludio de un acuerdo tan importante como el de París en el ámbito climático antes de la reunión de los estados miembros del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (COP15) que se llevará a cabo en China en 2020.

SEO/BirdLife recuerda que ya en mayo de 2018 compareció ante el Senado de España para hacer una valoración de la situación de la biodiversidad en España y propuso una serie de acciones legislativas necesarias para cumplir con los compromisos internacionales de España. Entre estas medidas estaban: identificar y eliminar los incentivos contrarios a la conservación de la biodiversidad; asegurarse de que la nueva PAC y, su aplicación en España, sea sostenible ambientalmente y más justa con los agricultores; reducir los insumos de fertilizantes y biocidas en nuestros campos; aplicar estrictamente el principio de que quien contamina paga; asegurar que los Presupuestos Generales del Estado cuentan con fondos suficientes para la conservación de la naturaleza (Recorte del 70% en los últimos 10 años); o asegurar que el Marco Plurianual Financiero 2021-2027 de la UE contemplan los retos de las estrategias europeas y españolas de biodiversidad.

“Urge naturalizar a la sociedad. La política y los ciudadanos deben tener muy presente una doble exigencia: Ni un grado más, ni una especie menos. De lo contrario, nos arriesgamos a ser nosotros esa especie menos”, concluye Asunción Ruiz.

La publicación de este informe coincide con los resultados del último eurobarómetro, según el cual, el 96% de la ciudadanía europea cree que tenemos la responsabilidad de proteger la biodiversidad.

Noticias Relacionadas
fake rolex watches
X
HAZTE SOCIO