‘Los ornitólogos españoles hacen una investigación de primera línea’

Entrevista a Javier Seoane, editor de ‘Ardeola: International Journal of Ornithology’, la revista científica de SEO/BirdLife

Entre la docencia, viajes y escapadas montañeras, Javier Seoane todavía consigue arrancar un valioso tiempo de su vida para coordinar la edición de Ardeola. Y no solo eso, su labor como editor, que ya va para tres años, ha supuesto evidentes mejoras tanto en la estética de la publicación como en la calidad y difusión de sus contenidos, y en su proyección internacional. Prueba de ello es que en 2018 Ardeola se ha posicionado en el ‘top 10’ entre las 25 mejores publicaciones de ornitología a escala mundial. Un valioso reconocimiento que él mismo considera un logro de todo el equipo que hay detrás de la revista.

 

Aves y Naturaleza ¿Desde cuándo le viene su afición a las aves?

Javier Seoane Creo que fue más o menos a los quince años cuando empecé a andar y curiosear por mi cuenta por el campo. Un día encontré unos pájaros simpáticos que comían de unas piñas rotas en el suelo, y después venían otros más bonitos y nerviosos y los echaban para comer ellos, y más tarde otros aún más espectaculares y un poco agresivos se adueñaban de las piñas. No sé cuánto tiempo estuve observando el espectáculo. No tenía ni idea de que pudieran existir pájaros así. Luego supe que había visto carboneros garrapinos, herrerillos comunes y carboneros comunes. Algo después, en el instituto, me invitaron a una jornada de anillamiento. Cuando vi en mano un pinzón común, un petirrojo y un martín pescador simplemente no me podía creer que hubiera pájaros así que jamás había visto.

 

AYN Y después se hizo socio de SEO/BirdLife, supongo. ¿Por qué esta ONG conservacionista y no otra?

JS En la universidad di pronto con la asociación de estudiantes Monticola, que después se convertiría en un grupo local de SEO/BirdLife. A través de ellos conocí la organización y sus actividades. Yo quería seguir aprendiendo y contribuir en la medida de lo posible con labores de anillamiento, censos de aves y charlas divulgativas. Poco a poco me di cuenta de la importancia que tiene la labor de SEO/BirdLife en el mundo de la conservación de la naturaleza. Y ese binomio de estudio y conservación siempre me ha atraído.

 

Javier Seoane, editor de de Ardeola con uno de los últimos números de la revista ©A.Carretero_SEO/BirdLife

 

AYN Tengo entendido que es montañero. ¿Qué le aporta la montaña a un ornitólogo?

JS Me considero más andarín que montañero, pero es cierto que las montañas suponen un reto personal y, por supuesto, la posibilidad de disfrutar de paisajes y especies particulares y bellas. Ver de cerca, por ejemplo, el vuelo nupcial de un roquero rojo que desciende como una flecha desde un paredón rocoso mientras canta tan potente que se le oye desde mucha distancia es precioso y emocionante.

 

AYN ¿Y cómo conjuga un amante de la montaña el ocio con la investigación y el avistamiento de aves?

JS Pues tratando de buscar oportunidades de combinar todas esas cosas. Uno de los últimos proyectos de investigación en que he participado tenía que ver con comunidades de aves en la cordillera Cantábrica. Eso me llevaba a censar aves de montaña y subir picos que no conocía. Estaba encantado de darme esas palizas. Una escapada veraniega al Pirineo para ver flores alpinas y localizar perdiz nival en compañía de un buen amigo es el mejor ocio que puedo tener.

 

AYN Como investigador, podría destacar qué asuntos le inspiran más curiosidad y cómo los ha abordado profesionalmente.

JS Tengo curiosidad por muchos temas de investigación. En particular, me llama la atención el estudio de la distribución de los seres vivos, saber por qué unas zonas tienen más o menos especies que otras, por qué unas especies son más abundantes o raras y dónde se localizan. Pero también las cuestiones de comportamiento y, en especial, cómo las decisiones que toman los individuos pueden acabar teniendo una huella en el paisaje.

 

Javier Seoane combina su pasión por la ornitología y la investigación con su afición por la montaña y los deportes de naturaleza © Andrés García Aguilar

 

AYN El mundo cambia, pero el sistema educativo parece no evolucionar al mismo ritmo. Como docente, puesto que es profesor titular de la Universidad, ¿cuál es su receta para que la enseñanza sea menos tediosa y más motivadora?

JS No creo que haya una receta, sino un completo menú de posibilidades a desarrollar en todas las fases educativas, desde el ciclo de primaria a la Universidad. Pero ese menú requeriría mayor apoyo social, económico e institucional. Solo así se podrían servir los platos de calidad que necesitamos en el siglo XXI, con ingredientes de participación activa de los estudiantes en su propia educación, con aprendizaje basado en proyectos, trabajos colaborativos y un largo número de técnicas bien conocidas pero que requieren una gran implicación, y mucho mayor reconocimiento, del profesorado.

 

AYN Su llegada a Ardeola como editor en 2015 ha generado una sucesión de cambios en la revista, empezando por la imagen: cabecera, portada y fotos en color. ¿A que obedecen estos cambios?

JS Modernización, llamada de atención. El rigor científico no tiene por qué estar reñido con una apreciación estética de los temas que nos gustan.

 

AYN También ha pasado de ser Ardeola ‘a secas’ a adoptar el sobrenombre de International Journal of Ornithology. ¿Es que la revista no era suficientemente internacional?

JS Sí, pero no se notaba. Por la historia de Ardeola creo que muchos investigadores consideran o consideraban la revista como un foro de comunicación más local, pese a las evidencias en contra. Actualmente, la mitad de los miembros del comité editorial están en centros extranjeros y más de la mitad de los trabajos que se reciben en la revista son internacionales. De ahí el subrayar este hecho con la modificación del nombre.

 

AYN Ardeola se ha adaptado a la modernidad. Ahora todos sus contenidos se difunden por redes sociales, y de sus artículos más destacados se lanzan comunicados de prensa. Incluso algunos de ellos han sido noticia en periódicos de tirada nacional. Además ya tiene un nueva web, más moderna e interactiva, y desde hace tres años hay una versión digital de la revista. ¿Cómo valora todo este esfuerzo?

JS Muy positivamente. La diseminación de los contenidos académicos al conjunto de la sociedad me parece una de las prioridades a seguir. La divulgación es tal vez uno de los capítulos pendientes en la investigación científica que poco a poco se va tomando cada vez más en serio. Por eso estamos apostando por publicar en redes sociales con frecuencia y llegar, por supuesto, a los medios de comunicación generalistas. Algunos de nuestros trabajos recientes han sido muy bien acogidos, como por ejemplo los de alcaudones o ‘bimbos’, como los llaman en el País Vasco.

 

AYN ¿Qué me dice acerca de que la British Ornithologists’ Union (BOU) le invitara personalmente a publicar contenidos propios de Ardeola en su blog? Estamos hablando del blog de ornitología más leído del mundo.

JS Debo decir que esa invitación se ha realizado también a otros medios. No obstante, me siento, por supuesto, orgulloso y encuentro que es una buenísima oportunidad de divulgar los contenidos académicos de la revista tanto a profesionales del gremio como al conjunto de la sociedad, esta vez en un ámbito internacional. Estamos intentando aprovecharla y ya tenemos dos publicaciones allí.

 

AYN Y con todos estos logros llegamos al notición del pasado mes de junio: Ardeola se posiciona por primera vez en su historia en el décimo lugar entre las 25 publicaciones de ornitología más importantes  a escala internacional según el ‘Journal Citation Reports’. ¿Qué supone este hito para la revista?

JS En primer lugar, es un motivo de orgullo para todo el equipo involucrado actualmente en la confección de la publicación, pero también para los equipos anteriores y el comité científico de SEO/BirdLife, porque este éxito es un resultado que se consigue con el trabajo y apoyo a largo plazo. El factor de impacto solo es uno de los elementos con que pueden valorarse las revistas, pero resulta muy atractivo para los autores porque es importante para su desarrollo curricular.

 

AYN El listón ya está muy alto. ¿Cuál sería entonces el siguiente reto para
la revista?

JS Pues mantenernos en este percentil Q2 y si es posible incrementarlo hasta la posición Q1 que es la más atractiva para los autores, pero esto requiere trabajo e implicación por parte de muchos actores.

 

AYN Por cierto, ¿cómo se financia Ardeola? ¿Se paga algo a los autores de los artículos, a los revisores o editores?

JS No, de ninguna manera. En las publicaciones académicas como Ardeola no se remunera ni a los autores de los artículos, ni a los revisores, ni a los editores de los manuscritos. Todos estos agentes consideran que su trabajo para la revista es una contribución al avance de su disciplina científica y son recompensados con el prestigio que da participar en esas actividades.

Sin embargo, la gestión editorial, la corrección de pruebas y la maquetación, la impresión y la distribución de la revista supone costes que aborda SEO/BirdLife, principalmente con las cuotas de los suscriptores a la revista y, de forma muy secundaria, con los ingresos por consulta y descarga en la plataforma BioOne.

Un momento de la conversación entre el editor y el entrevistador ©J. Maestre SEO/BirdLife

 

AYN Ha expresado en alguna ocasión que Ardeola es un proyecto colectivo en el que están implicados actores con diferentes papeles, ¿qué quiere decir con esto?

JS Antes de que tuviera ninguna experiencia respecto al funcionamiento de las revistas científicas, creía que estas eran simplemente repositorios donde los autores depositaban sus artículos y algunos lectores los leían. Pero la realidad es más compleja. El elemento más evidente, claro, son los autores, que desean que sus trabajos se difundan y sean usados por otros investigadores. Los autores eligen con cuidado dónde tratar de publicar sus trabajos de acuerdo, en primer lugar, a la línea editorial de las revistas, porque con su decisión se perfilan como especialistas en determinados temas que quieren comunicar a otros colegas interesados en esos mismos temas. Y, muy importante, los autores desean también investirse del prestigio que confiere exhibir sus trabajos en revistas bien consideradas. Otro papel importante lo tiene el equipo editorial y los revisores. Estos someten los trabajos a una crítica constructiva y los evalúan, de manera que algunos artículos son rechazados y otros aceptados, muy frecuentemente con modificaciones respecto al original. De esta forma el trabajo de editores y revisores proporciona orientación y rigor. En conclusión, Ardeola es fruto de una comunidad de intereses formada por autores, lectores, editores, revisores y suscriptores. Hasta donde pueda llegar y qué camino tomará depende de todos.

 

AYN ¿Y cómo ve la ornitología actual en España? ¿Está bien posicionada con relación a otros países?

JS El conjunto de los ornitólogos españoles está haciendo una investigación de primera línea comparable a la de muchos países de su entorno que tienen muchos más recursos para realizarlas, en ornitología y en otras disciplinas científicas. Lo que ocurre es que se están abandonando disciplinas muy especializadas como la ornitología para dedicarse a cuestiones más generales, como por ejemplo la ecología, que por otra parte son un poquito más valoradas.

 

AYN ¿Y Ardeola es un buen reflejo de la calidad de nuestros ornitólogos o habría algo que mejorar en este sentido?

JS Desde que soy editor de Ardeola, ya había oído hablar repetidas veces de que el nivel de los ornitólogos españoles está mucho más alto de lo que muestra la revista, en el sentido de que muchos trabajos de estos investigadores se van a otros foros. Lo que tenemos que conseguir es que Ardeola sea una revista mucho más atractiva para la investigación de primera línea. Ese es el reto. Actualmente más de la mitad son de autores foráneos o en colaboración con autores de fuera.

 

AYN ¿Y qué les diría a aquellos aficionados a la observación de aves que no encuentran suficiente atractivo en la faceta más científica de la ornitología, como es la investigación?

JS Cualquier aficionado tiene la capacidad de aportar información que después puede ser sistematizada en investigaciones más específicas. Pueden colaborar en programas de ciencia ciudadana, como los de seguimiento de especies que desarrolla SEO/BirdLife, y eso es un aspecto muy importante. Y uno puede sentirse muy orgulloso de que al desarrollar su afición puede contribuir a un proyecto que le sobrepasa, a un proyecto común.
Es algo muy bonito.

 


Por Agustín Carretero,  área de Comunicación de SEO/BirdLife, publicado en el último número de la revista Aves y naturaleza 

Noticias Relacionadas
fake rolex watches
X
HAZTE SOCIO