Las ONG piden el fin de las rehalas de perros en el Parque Nacional de Monfragüe

En la última reunión del patronato de Monfragüe las organizaciones  ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, Fundación Global Nature, GRUS Extremadura, SEO/BirdLife, Sociedad Extremeña de Zoología y el Grupo local de WWF de Badajoz, reclaman el fin de la suelta de rehalas en el Parque Nacional de Monfragüe, así como la realización de estudios sobre el impacto de las embarcaciones en las aves.

 

En la reunión del patronato de Monfragüe, celebrado  el pasado 13 de diciembre,  las ONG ambientalistas han vuelto a manifestar su preocupación por el impacto de las acciones de caza mayor autorizadas para el control de las poblaciones de ciervos y jabalíes dentro del Parque Nacional de Monfragüe. Reiteran la necesidad de que se acaben las sueltas de perros dentro del Parque Nacional, ya que pueden atacar cualquier animal con el que se encuentren, incluidas especies protegidas. Asimismo, subrayan que las acciones de control tipo montería para reducir de forma rápida el número de ciervos y jabalíes que se adoptaron como medida excepcional hace años, no se puede convertir en regla.

 

Las organizaciones conservacionistas ponen en duda también la utilidad de las cacerías después de tantos años realizándose. De nada sirve reducir el número de hembras dentro del Parque Nacional si en las fincas del entorno se gestiona la caza mayor con alimentación suplementaria a ciervos y jabalíes, que en ocasiones llegan a criar hasta dos veces al año.

 

En este sentido creen que, en todo caso, se deben emplear otros métodos de control ejecutados por los Agentes de Medio Natural y personal técnico, quienes consideran que se podrían hacer fuera del Parque con los mismos resultados. Para estos colectivos  las monterías dentro de Monfragüe son la peor de las opciones de control.

 

Uno de los mejores ejemplos de estas alternativas de control son los capturaderos para jabalíes que vigilan los agentes del Parque y que ya han demostrado su eficacia, hasta tal punto que han sido visitados por técnicos de la Comisión Europea como ejemplo de gestión eficaz. En este sentido, los capturaderos también son una solución perfectamente viable para el control de las poblaciones de ciervo y así lo han remarcado las ONG en el Patronato de Monfragüe.

 

Finalmente, las organizaciones ambientales han remarcado que los objetivos de un Parque Nacional pasan por preservar la naturaleza y ofrecerla a los ciudadanos para su disfrute y observación, siempre bajo la premisa de su conservación para generaciones futuras. Esto poco o nada tiene que ver con lo que cada año se puede ver y escuchar desde los miradores de Monfragüe en invierno: disparos, rehalas de perros acosando a ciervos heridos y coches cargados con el resultado de las cacerías. Esto no es conveniente para un Parque Nacional y el turismo de naturaleza que se quiere promover como fuente de recursos y empleo.

 

Además, estas asociaciones exigen que se realice el estudio comprometido por la Dirección General de Medio Ambiente para conocer el efecto de la navegación sobre la avifauna que nidifica en las orillas.

 

 

Organizaciones firmantes de este comunicado:

ADENEX,AMUS, ANSER; DEMA, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, Fundación Global Nature, GRUS Extremadura, SEO/BirdLife, Sociedad Extremeña de Zoología y el Grupo local de WWF de Badajoz

Noticias Relacionadas
Aves relacionadas con la noticia
X
HAZTE SOCIO