Crónica de campo, un encuentro con los grupos locales

A mediados de noviembre se celebraba en Madrid la reunión anual de nuestros de grupos locales. El domingo tuvimos ocasión de compartir un día de campo con todos los asistentes en zona de avutardas.

Tras un sábado con muchas charlas, intercambio de opiniones, ideas, solución de problemas y nuevos proyectos, el domingo tocaba salir al campo.

El tiempo no lo ponía fácil para la organización, pues en la zona sur de Madrid, la amenaza de lluvia podía dar al traste con la salida programada y se decidió ir a la parte norte. En concreto parte de la comarca del Jarama, lindera con la comunidad de Castilla-La Mancha.

El autobús nos recoge bien temprano, a las 8:00 para salir directos a nuestra área de campeo. El recorrido de escasa media hora nos permite seguir conociéndonos e intercambiando información sobre los pájaros.

Llegamos a la vía pecuaria de Valdetorres de Jarama, donde el autobús nos deja y emprendemos una cómoda caminata escudriñando todo lo que podemos contemplar a nuestro alrededor.

La primera de las aves que nos saludan son alondras, milanos reales, algún que otro ratonero y muy a lo lejos algunas avutardas.

 

 

 

El día no deja de estar “feillo”: caza con galgos, escopetas, posible lluvia y ni un rayo de sol.

Avanzamos, seguimos conversando entre unos y otros. Disfrutamos, nos reímos, compartimos.

Paremos aquí dice Álvaro Díaz, nuestro guía del Área Social y responsable de coordinar a los grupos locales de SEO/BirdLife. Pongamos los “teles” y rastreemos a ver si vemos alguna que otra avutarda. Pero ni rastro de ellas por el momento. A lo lejos, tres buitres leonados y dos buitres negros y en una chaparrera un joven de águila imperial ibérica. Todo el territorio que recorrimos es muy bueno para la dispersión de las grandes águilas ibéricas. El parcheado heterogéneo de zonas de cultivo, con encinares y extensas riberas de chopo atestiguan la abundancia de presas y una gran diversidad.

Volvemos sobre nuestros pasos, buscando nuestro transporte para ubicarnos en otra zona de observación. Bajamos y montamos los “teles”. Un águila real en una encina es acosada por varias urracas que no paran de incordiarla, pero ella permanece ajena.

En nuestra siguiente parada, tres jóvenes de águila imperial ibérica interaccionan a placer delante de nuestras narices. El compañero de SEO-Ceuta, que casi le da una taquicardia y todos los que estamos allí disfrutamos de las interacciones de dos de las imperiales: vuelos rasantes sobre la siembra y tirada de garras entre los dos jovenzuelos.

La jornada va terminando. Pero…a lo lejos… ¿Qué es aquello que aterriza en aquella loma? 10, 15, 20 y hasta unas 70 avutardas escudriñan el suelo buscando su alimento.

Se añaden a la interesante lista de aves, aguilucho lagunero y pálido, además de los pequeños pardillos comunes, trigueros, lavanderas blancas y tarabillas comunes.

La mañana termina, la ruta también. El agua nos ha respetado, pero el viento y el frío no tanto, aún así hemos disfrutado del día y de toda la reunión de grupos locales.

Nos vamos con las pilas cargadas, dentro de un año nos volveremos a ver seguro.

Muchas gracias  todos los que hacen posible este encuentro anual.

Crónica del Grupo Local SEO-Córdoba

Noticias Relacionadas
X