`Bird of prey´ pretende inspirar a una nueva generación de conservacionistas

Entrevistamos al renombrado cineasta estadounidense Neil Rettig, cuyo documental veremos el 16 octubre dentro del Ciclo de Cine Documental Pajareros, en La Casa Encendida

En 1977 el renombrado cineasta estadounidense Neil Rettig filmó las primeras imágenes de la amenazada águila monera, o de Filipinas. Casi cuatro décadas después ha regresado al país para seguir su estela. El resultado es el documental Bird of prey que se proyecta dentro del Ciclo de Cine Documental de cine Pajareros, organizado por SEO/BirdLife en Madrid, en octubre.

Por Josefina Maestre

Aves y Naturaleza  ¿Cómo y cuándo comenzó su interés por el águila monera o de Filipinas, una especie tan amenazada y lejana de su país, y por qué decidió ir hasta allí a filmarla?

Neil Rettig La idea comenzó cuando estábamos filmando águilas arpías en Sudamérica a principios de los años setenta. El águila que entonces se llamaba monera –el águila que come monos– era la más rara del mundo y consideramos que necesitaba nuestra ayuda.

AYN  ¿Cuánto tiempo duró aquella primera filmación y qué dificultades encontró, en cuanto a localización de ejemplares y técnicas especiales de rodaje?

NR Exploramos y filmamos durante casi dos años.Tuvimos que localizar todos los lugares de nidificación, lo que fue extremadamente difícil ya que las aves son reservadas y solo ponen un huevo cada dos años. El terreno es extremadamente accidentado y los bosques muy espesos. Tuvimos que subir a árboles muy altos, por lo menos de cuarenta metros, y construir plataformas de filmación en el dosel superior del bosque para poder ver dentro de los nidos. El trabajo fue desafiante y a menudo peligroso. Además, muchas personas querían disuadirnos de nuestro trabajo. Usamos una película de 16 mm y todo el material tuvo que ser enviado de regreso a los Estados Unidos para su procesamiento, lo que podía llevar hasta tres meses. Por tanto, no teníamos forma de evaluar nuestras imágenes de manera adecuada.

AYN  Pasadas varias décadas ha regresado al mismo lugar a realizar otro documental ¿Qué motivos le han llevado en esta ocasión hasta el hábitat de esta rapaz?

NR   La especie todavía está en peligro extremo, tal vez más que antes. El noventa por ciento del bosque ha desaparecido y la población se ha más que duplicado. Nuestras imágenes y películas antiguas todavía se estaban utilizando para la educación y la conservación, ya que no se habían realizado nuevas grabaciones significativas desde nuestra expedición, y nos dimos cuenta de que hacía falta volver a documentar su difícil situación con las últimas tecnologías.

 

Neil Rettig y Laura Johnson en una jornada de filmación ©Neil Rettig Producciones

 

AYN   ¿Han cambiado mucho las técnicas de rodaje desde la primera vez a la última?

NR  El formato ha cambiado –filmamos en 4K con lo último en cámaras y lentes– pero las aves no, y por lo tanto las técnicas para trabajar alrededor de los nidos y en el dosel arbóreo fueron muy similares a nuestra primera expedición, excepto que usamos nuevos y más seguros equipo y técnicas de escalada.

AYN  En el equipo de especialistas que le acompañaba entonces y ahora, está su esposa –Laura Johnson–, con la que comparte numerosas vivencias en y por la naturaleza. ¿A qué actividades conservacionistas han dedicado estos últimos años?

NR  Nuestra misión es realizar películas para la educación y la conservación. Hemos proporcionado material para numerosos proyectos, contribuido financieramente a causas conservacionistas y trabajado en nuestra propiedad para fomentar especies nativas de plantas y animales.

AYN  ¿Qué valoración puede hacer de la situación actual del águila de Filipinas y de su hábitat?

NR  Tanto el hábitat como el águila están en peligro crítico por la destrucción de los bosques. La tala comercial, la tala ilegal, la quema de madera y la minería han reducido la cubierta forestal en más del ochenta por ciento. Las águilas aún sufren de persecución humana. Existe un riesgo significativo de que se extingan en la naturaleza si estassituaciones no mejoran drásticamente pronto. Nuestro objetivo con la nueva película es inspirar a una nueva generación de conservacionistas y ayudar acambiar los corazones, las mentes y las políticas en Filipinas.

 

Esta entrevista aparece en el último número de Aves y naturaleza

 

 

Noticias Relacionadas
X