Denunciamos la destrucción de la colonia de garcillas y garcetas en Arrecife

A través de un socio se ha comprobado que se están efectuando talas de los árboles de la colonia de garcillas y garcetas de Arrecife, en Lanzarote, en pleno periodo de cría.

Se trata de la única colonia de estas especies (garceta común y garcilla bueyera) de Canarias, por lo que se ha afectado a la práctica totalidad de su población nidificante.

Un nuevo caso de colaboración ciudadana permite tener conocimiento de un delito contra la fauna. En este caso se trata de la destrucción de la  colonia de garcillas bueyeras y garcetas comunes  existente en Arrecife, Lanzarote. Gracias a un socio de SEO/BirdLife que ayer mismo pudo documentar la destrucción de la colonia de estas aves, la organización ha tramitado una denuncia ante la Guardia Civil para que se suspendan las labores de destrucción, y al mismo tiempo se lleven a cabo las oportunas investigaciones y se esclarezcan los hechos, así como para que se determinen las correspondientes responsabilidades.

Según parece, la tala de árboles que ha supuesto la destrucción de la única colonia de estas especies de Canarias, se ha realizado por la empresa TRAGSA y por encargo del Cabildo de Lanzarote. Desde la pasada semana se ha tenido constancia de que las aves se encontraban aún criando, y se ha podido constatar que entre los árboles talados se hallaban nidos que estaban ocupados.

Los hechos pueden ser constitutivos de delito al amparo del artículo 334 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Así, se establece una pena de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses por la destrucción de especies protegidas de fauna silvestre o por haber impedido o dificultado su reproducción.

“La destrucción de esta colonia se encuadra plenamente en este tipo penal, ya que la tala de los árboles y la consiguiente destrucción de los nidos, sus huevos y/o pollos han causado la destrucción y perturbación de la garcilla bueyera o la garceta común, dos especies protegidas por la ley”, afirma Juan Antonio Lorenzo, técnico de SEO/BirdLife en Canarias.

La colonia de garcillas de Arrecife ha empeorado con los años por la ausencia de medidas de limpieza por parte del Cabildo de Lanzarote y del Ayuntamiento de Arrecife. “Actuaciones concretas y regulares todos los años, tanto de limpieza como de mantenimiento de la zona donde se encuentra la colonia, llevadas a cabo siempre en períodos que no coincidieran con la nidificación de las aves, hubieran evitado esta situación actual de suciedad y mal olor”, explica Juan Antonio Lorenzo y añade: “Hay que destacar que se trata de la única colonia de ardeidos del archipiélago canario, y en vez de convertirse en un atractivo para el turismo de naturaleza y  en un importante recurso para desarrollar labores de educación ambiental, ha sufrido el abandono y el olvido por parte de las autoridades con competencias en su mantenimiento, llegándose a la situación actual”.

Se da la circunstancia que el pasado 11 de junio, el Cabildo organizó una reunión técnica para abordar la situación de la garcilla bueyera en la isla, y en particular de su aumento poblacional de los últimos años y del estado de la colonia de Arrecife. En la reunión participaron  técnicos del CSIC, del Gobierno de Canarias y de SEO/BirdLife, así como ganaderos y hoteleros que manifestaron sufrir daños por el aumento de garcillas. Entre las conclusiones del encuentro quedó patente la necesidad de reducir el aporte de alimento a las garcillas, gaviotas y palomas en el vertedero de Zonzamas, de forma que sus efectivos se redujeran de forma natural y proporcional del mismo modo que han ido creciendo con los años. Además, se acordó iniciar medidas de limpieza y de adecuación de la colonia, pero ninguna de ellas contempló la tala de árboles enteros en la parte principal de la colonia de cría, y mucho menos cuando las aves se encontraban nidificando, con huevos y pollos.

Especies protegidas

La garcilla bueyera y la garceta común se encuentran incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LSRPE) creado por la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (art. 56) y regulado por el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Además, tanto la garcilla bueyera, como la garceta común, están protegidas por la Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, relativa a la conservación de las aves silvestres. Asimismo, en el ámbito internacional, el Convenio relativo a la Conservación de la Vida Silvestre y del Medio Natural en Europa (Convenio de Berna), que entró en vigor de forma general el 1 de junio de 1982, protege igualmente a las especies en cuestión.

SEO/BirdLife pone de manifiesto que una vez se hayan aclarados los hechos, se debe llevar a cabo la reparación del daño causado, que en este caso es especialmente necesario ya que se trata de la única colonia de estas especies de Canarias, por lo que se ha afectado a la práctica totalidad de la población nidificante de ambas especies.

 

Imagen tomada el 28 de agosto de 2018 de la destrucción de la colonia de garcillas y garcetas en Arrecife.

 

 

Noticias Relacionadas
Aves relacionadas con la noticia
X
HAZTE SOCIO