El pequeño escribano palustre no tiene plan

Por su pequeño tamaño y color pardo-castaño, el escribano palustre pasa desapercibido ante los que elaboran ambiciosos planes de recuperación de las grandes rapaces

Ante su delicada situación, SEO/BirdLife solicita que se recatalogue la especie incluyéndola en la categoría más alta del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y se realicen los planes de conservación que están pendientes desde hace más de 10 años.

El último censo nacional de escribano palustre determina que debe considerarse en la categoría de amenaza de En Peligro Crítico dado el declive de sus poblaciones y su desaparición de numerosos humedales.

 

El escribano palustre es cada vez más escaso en los humedales del litoral y baleares.

 

Muy dependiente de los humedales donde habita, el pequeño escribano palustre es un paseriforme que está desapareciendo poco a poco de su hábitat natural y que en opinión de los expertos ornitólogos no se está haciendo nada para evitar esta pérdida. De aspecto pardo y poco llamativo, sus escasos 15 centímetros de longitud quedan eclipsados por las grandes rapaces o por los acrobáticos vuelos de los halcones y vencejos, especies mucho más atractivas y enigmáticas.

Frecuente hace una década en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, y declarada ya Ave del Año en 2009 por SEO/BirdLife por su delicada situación, los resultados del último censo realizados en 2015 por la Universitat de València y Universitat Politècnica de València evidencia el abandono de la administración ante este tipo de especies y la situación crítica de las subespecies de este escribano que crían en la penísula Ibérica. La desaparición o alteración de los carrizales en los humedales donde habita y los problemas derivados de la intensificación agrícola parecen estar en el origen de su actual situación.

 

“Habitual de los humedales del delta de Ebro, de las islas Baleares o de Castilla-La Mancha, esta pequeña ave es probablemente la más amenazada de las que se reproducen en la península Ibérica”, reconoce Juan Carlos del Moral, coordinador de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife.

 

Escribano palustre iberooriental anillado © Pablo Vera

 

Dónde se encuentra

En la península Ibérica se encuentran tres subespecies . El escribano palustre norteño lo encontramos únicamente durante la migración y en época invernal. Las otras dos subespecies crían aquí. Se trata del escribano palustre iberoccidental, un endemismo de nuestro país, y el escribano palustre iberorinetal que se encuentra también en el norte de áfrica y en el sur de Francia.

“Los resultados del último censo son muy alarmantes. En tan solo una década, las ya muy escasas poblaciones españolas de escribano palustre se han reducido en más de un 50% en el caso del escribano palustre iberoriental (11-12 parejas censadas en 2015), y en más del 80% en el caso del escribano palustre iberoccidental (122-136 parejas en 2015). La población actual quedaría establecida en 133-148 parejas entre las dos subespecies frente a las 319-431 detectadas en 2005 cuando se realizó el I Censo de escribano palustre en  España”,  indica Del Moral.

A la vista de estos datos del último censo es evidente que es urgente tomar medidas de conservación para la recuperación de la especie, recuerda Del Moral. Dado el pequeño tamaño de su población, el severo declive observado, y su fragmentada distribución, hacen que en su conjunto se incremente el riesgo de extinción a corto plazo.

Simultáneamente son necesarios estudios sobre sus parámetros demográficos, estudios y medidas para mejorar la conectividad entre subpoblaciones de cada subespecie.

Noticias Relacionadas
X