La importancia de l’Albufera para la invernada de aves acuáticas obliga a extremar las medidas para garantizar su conservación

  • Es necesario extremar las medidas de conservación para las aves acuáticas en el humedal más importante de la Comunidad Valenciana en un año de insuficiencia hídrica y con excepcionales concentraciones de aves acuáticas invernantes.

 

  • Valoramos positivamente la suspensión de la navegación en el entorno de la Mata del Fang para favorecer su papel de zona de refugio para las aves acuáticas, y solicitamos que la medida se aplique todos los años y durante toda la temporada de caza.

 

  • Es necesario mantener la inundación del arrozal del parque durante todo el periodo otoñal e invernal para mantener un buen estado de conservación de este espacio de la Red Natura 2000. Además, existen unos caudales asignados en el Plan de Cuenca del Júcar para ello.

 

La actual temporada de invernada de aves acuáticas está transcurriendo en un año hidrológicamente seco, lo que ha provocado que muchos de los humedales se encuentren sin agua. En este contexto, los humedales que se mantienen inundados adquieren un extraordinario valor para la invernada de las aves acuáticas, que se ven obligadas a concentrarse en ellos. Es el caso del Parc Natural de L’Albufera de València, uno de los humedales más importantes de nuestro país, que en las actuales circunstancias ve todavía más reforzado su valor.

Gracias al seguimiento de aves acuáticas invernantes en l’Albufera realizado por  SEO/BirdLife con la colaboración de la Conselleria d’Agricultura, Medi Ambient, Canvi Climàtic i Desenvolupament Rural, y el Servicio Conservación Ambientes Acuáticos del Servici Devesa-Albufera, podemos ofrecer una valoración de la situación actual, a un mes del cierre de la temporada de caza.

Hay que destacar que el parque natural de l’Albufera de València ha funcionado como área refugio de aves acuáticas que han encontrado otros humedales en condiciones muy desfavorables, situación especialmente gravosa en la submeseta sur (ámbito conocido como La Mancha Húmeda), donde simplemente no existen lugares adecuados donde invernar por encontrarse estos humedales secos. Esto se ha traducido en cifras muy relevantes de invernada con concentraciones históricas registradas para el flamenco común (5.301 aves) y el morito común (5.041 aves), o las cifras destacadas de 17.584 cucharas europeos, 1.130 porrones europeos o 1.270 tarros blancos, muy por encima de las cifras habituales.  Todo ello junto a la presencia de cerceta pardilla y porrón pardo, especies catalogadas En Peligro de Extinción en España que requieren de medidas excepcionales de conservación.

©Pablo Vera_Flamencos Albufera

©Pablo Vera_Flamencos Albufera

 

Desgraciadamente, la situación hídrica en l’Albufera durante la primera parte de la invernada ha sido mala, con una extensión de inundación invernal (perellonà) muy escasa. Esto ha causado que los excepcionales contingentes de acuáticas invernantes se concentraran en las zonas acotadas para la caza de estas aves, las únicas inundadas en ese periodo. En este contexto las áreas de reserva destinadas a ofrecer lugares tranquilos para estas aves acuáticas durante el período de actividad cinegética adquieren aún mayor importancia y garantizar la tranquilidad en dichas zonas es crucial para dar cumplimiento a las responsabilidades de conservación de aves acuáticas que tiene contraídas el parque natural.

El área de reserva de la Mata del Fang, situada en la orilla este de la laguna de l’Albufera, es una de las principales zonas refugio de anátidas, y por ello, SEO/BirdLife valora muy positivamente la decisión de la Generalitat Valenciana que limita temporalmente la navegación de embarcaciones en su entorno: “Es una muy buena noticia que ayuda a garantizar la conservación de los valores naturales del parque y asegurar una mejor invernada para las aves acuáticas, pero esta medida debería adoptarse todos los años y durante toda la temporada de caza”, afirma Mario Giménez, delegado de SEO/BirdLife en la Comunidad Valenciana.

También es muy importante mantener la inundación del arrozal del parque durante todo el periodo otoñal e invernal. “Recordamos que existen, al menos unos caudales asignados en el Plan de Cuenca del Júcar para ello y hay que gestionarlos adecuadamente: no puede repetirse la situación de este año en la que la gestión de la quema de la paja de arroz ha servido de coartada para no inundar mucha superficie de arrozal”, añade Mario Giménez, que concluye: “Mantener un buen estado de conservación de este espacio de la Red Natura 2000 es una obligación y las medidas agroambientales deben trabajar a favor y no en contra”.

Desde SEO/BirdLife se solicitan a la Generalitat Valenciana otras medidas, destinadas a garantizar la invernada de las aves acuáticas:

– Evaluar la pertinencia de continuar realizando la práctica cinegética bajo un condicionante generalizado de sequía, si no se garantiza la inundación de las áreas de reserva de caza en el arrozal.

– Realizar un seguimiento del cumplimiento de los cupos de caza.

– Aumentar los medios para garantizar la tranquilidad de las aves acuáticas en las áreas de reserva, así como en el perímetro de la laguna de l’Albufera para asegurar que sea realmente un lugar de descanso. Es necesario más personal del SEPRONA y agentes medioambientales de la Conselleria y con mejores medios.

La organización mantiene, gracias a la campaña “Hay que mojarse por los humedales”, una recogida de firmas en la plataforma Change.org para recabar apoyos en defensa de Doñana, el delta del Ebro y L’Albufera de Valencia, tres espacios que podrían entrar en un punto de no retorno si no se adoptan medidas urgentes. Petición disponible en este enlace.

Además, este fin de semana se celebra el Censo Internacional de Aves Acuáticas, un trabajo que desarrolla SEO/BirdLife en España desde los años 50. Más información

 

 

 

 

Noticias Relacionadas
X