Un pato de altos vuelos cruza el Himalaya

El tarro canelo, un pato cada vez más frecuente en España, puede volar a altitudes de hasta 6.800 metros para atravesar la cordillera del Himalaya, según demuestran nuevas investigaciones de la universidad inglesa de Exeter.

Esta especie de pato es conocida por vivir al norte del Himalaya, pero pasa sus inviernos al nivel del mar al sur de la meseta tibetana. Necesita volar sobre estas altas cumbres en época de migración en primavera para regresar a sus zonas de cría, un desafío enorme que los lleva a cruzar más de  4.000 metros, donde los niveles de oxígeno se reducen a la mitad.

 

Tarro canelo Foto 3

 

Científicos de la Universidad de Exeter han desarrollado un seguimiento por satélite para descubrir que volaban a través de valles evitando las altas cumbres como el monte Everest.

“Esta es la primera evidencia de un vuelo extremo a gran altitud en un pato”, explica la investigadora Nicole Parr del Centro de Ecología y Conservación del Campus Penryn de la Universidad de Exeter en Cornwall. “Esta especie probablemente ha desarrollado una serie de adaptaciones para poder hacer frente a volar tan alto, donde los niveles de oxígeno son la mitad que a nivel del mar. Pero todavía no conocemos la naturaleza de estas adaptaciones”, concluye Parr.

“Nuestra investigación también demuestra que el tarro canelo logra subir más rápido que el ansar indio, la única ave acuática conocida para volar incluso más alto”, recuerda la investigadora de Exeter.

Seguimiento vía satélite

Lucy Hawkes, supervisora del trabajo en la Universidad de Exeter, había rastreado previamente ánsares indios a 7.290 metros de altitud cerca del Everest en 2014. Durante mucho tiempo se pensó que era el pájaro que más volaba más alto en el mundo basado en vuelo de aleteo (algunos pájaros se elevan más alto en térmicas), pero la nueva investigación sugiere que los ánsares indios no pueden ser la única especie que vuela a estas elevadas altitudes.

Sin embargo, se necesitan más investigaciones para averiguar si el tarro canelo alcanza alturas similares al  ganso indio. Los científicos en sus investigaciones utilizaron datos del seguimiento vía satélite de 15 de tarro canelo de dos poblaciones que pasan su invierno al sur de la meseta tibetana. Los ejemplares toman lo que denominan una “ruta tortuosa” para evitar los picos de las montañas. Regularmente vuelan por encima de los 5.000 metros y en ocasiones llegan hasta los 6.800 metros.

Los investigadores sugirieron que los tarros canelo que invernan más al este en la India pueden volar incluso más alto dado el terreno es más elevado al norte de la India.

 

Tarro canelo© Vishnevskiy Vasily-Shutterstock

Tarro canelo© Vishnevskiy Vasily-Shutterstock

 

Tarros canelos y ánsares indios en España  
La población de tarro canelo en España está en aumento y ha empezado a reproducirse en humedales del suroeste peninsular aunque no hay un censo de la especie. Extremadura, Madrid, Andalucía y Castilla-La Mancha cuentan ya con ejemplares pero fue en Fuerteventura donde empezó a criar y ha ido extendiéndose al resto de España donde ya se reproduce.

Por otra parte, el ansar indio está considerado como ave ocasional en España. Los avistamientos en nuestro país se suceden con relativa frecuencia  casi siempre en invierno (de octubre a marzo, con máximos en diciembre y enero), por lo que se supone que deben corresponder a aves venidas de más allá de los Pirineos. En general, se trata de individuos aislados que acompañan en su migración a los ánsares comunes, por lo que es en Villafáfila y Doñana —principales áreas de invernada de esta última especie— donde se han registrado la mayoría de las citas.

Más información  Journal of Avian Biology, “High altitude flights by ruddy shelduck (Tadorna ferruginea) during Trans-Himalayan migrations.”

 

Noticias Relacionadas
X