El declive de aves señala el avance de Doñana hacia el silencio

•  El 60% de las poblaciones de las especies de aves acuáticas analizadas presentan una tendencia negativa

• De las 16 especies de aves acuáticas catalogadas amenazadas, los otros linces de Doñana, más de la mitad presentan malos datos

• El problema parece agravarse dado que las aves presentan pésimos datos de productividad. La ausencia de pollos evidencia que Doñana avanza hacia una primavera silenciosa

SEO/BirLife mantiene una campaña de recogida de firmas para salvar el humedal

Con la llegada de cientos de aves en busca de alimento y refugio para reproducirse, Doñana se convierte cada primavera en un paisaje sonoro. Sin embargo, los datos que analiza anualmente SEO/BirdLife confirman que el volumen de la naturaleza en el humedal está descendiendo de forma alarmante debido a las amenazas que le afectan, especialmente la sobrexplotación de sus aguas subterráneas. El 60% de las poblaciones de las especies de aves acuáticas, para las que se ha conseguido estimar la evolución de la sus poblaciones, presentan una tendencia negativa. Y a pesar de ligeros repuntes en algunas especies, la rápida desecación primaveral de la marisma provoca el fracaso en la cría de los nuevos pollos. La bajada en la tasa de productividad evidencia que Doñana camina hacia una primavera cada vez más silenciosa(*).

CERCETA

El descenso en las poblaciones de aves de Doñana es palmario desde hace más de diez años. Algunas especies tremendamente abundantes como la pagaza piconegra han pasado de cifras superiores al millar de parejas en la primera década del siglo XXI a medias que apenas llegan a las 70. Ni en 2014 ni en 2015, últimos años con datos, ha conseguido criar en el humedal. Su situación evidencia la mala evolución de los representantes de la familia Sternidae (charranes y fumareles) en Doñana, que también se observa en otras especies como el charrancito común, que ha pasado de contar sus parejas en cifras superiores al millar tan solo 19 en 2015.

De las 16 especies  de aves acuáticas catalogadas en alguna categoría de amenaza según el Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía, los otros linces de este parque nacional, más de la mitad –entre ellas, la cerceta pardilla, la garcilla cangrejera, el aguilucho lagunero, el charrancito común, la espátula común, la garza imperial, la pagaza piconegra o el pato colorado- presenta una tendencia negativa en periodo reproductor.

Pagaza piconegra – Juan Valera

Sin éxito en la reproducción

Las especies más emblemáticas de Doñana, aquellas que siempre han ‘reinado’ en la marisma, no se escapan a los malos datos. Son la focha moruna y el porrón pardo, además de las ya mencionadas –y amenazadas- cerceta pardilla y malvasía cabeciblanca. En estos y en otros casos de aves más comunes, SEO/BirdLife muestra su preocupación por los pésimos datos sobre el éxito reproductor. En 2015, último año con datos ya analizados, 26 parejas de focha moruna se reunieron en Doñana pero solo se contaron ocho pollos. Ese año, la malvasía cabeciblanca también tuvo un año ligeramente mejor que el anterior, con 21 parejas. Sin embargo, apenas se observaron pollos.

“Aunque todavía tenemos que analizar los resultados de las siguientes primaveras, las observaciones sobre el terreno que ha realizado SEO/BirdLife sugieren que el problema está lejos de solucionarse”, apunta el responsable de la Oficina Técnica de SEO/BirdLife en Doñana, Carlos Davila.

Especies más comunes, como garzas o espátulas, también están registrando bajas tasas de productividad. En el caso de la espátula común, por ejemplo, solo se observaron pollos en el 15% de las parejas de uno de los lugares más emblemáticos del Parque Nacional, la Pajarera de la Reserva Biológica de Doñana.

¿Por qué ocurre este fenómeno? La rápida desecación de la marisma, provocada por la escasez de precipitaciones en primavera y extremadamente agudizado por la sobreexplotación de las aguas subterráneas y superficiales que nutren las marismas, reduce las laminas de agua y, por tanto, la disponibilidad de hábitat para algunas especies, como los patos. Además, esta falta de agua implica menor cantidad de alimento y muchas zonas inaccesibles donde las aves realizan sus puestas, como por ejemplo las isletas, quedan accesibles a depredadores como el jabalí o pequeños carnívoros.

Actuar antes de que no haya retorno

Doñana y las Tablas de Daimiel fueron los dos primeros humedales españoles declarados de Importancia Internacional por el convenio de Ramsar hace justo 35 años. Ambos espacios se han enfrentado a semejantes amenazas a lo largo del tiempo y, en el caso del Parque Nacional ciudarrealeño, las graves alteraciones en el funcionamiento hídrico han modificado para siempre la singularidad del ecosistema que representa. Doñana, el humedal más extenso del país, podría correr similar suerte.

En estos momentos, su supervivencia depende de la mejora de las aguas subterráneas que, junto a las lluvias, abastecen la marisma. De los 16 sectores de este acuífero, y según constata SEO/BirdLife, cuatro están en situación de prealerta; ocho en alerta y otros cuatro en alarma, y prácticamente todos ellos muestran una tendencia negativa. La mitad de ellos, además, muestran una situación peor que la que correspondería según la pluviometría lo que, unido al hecho de que las zonas más afectadas están asociadas a cultivos de regadío, confirma que la situación de alerta del acuífero está provocada por la sobreexplotación de recurso. Esta e la razón principal por la que la duración temporal de las inundaciones de las grandes lagunas se hayan reducido de forma preocupante y se haya producido la acidificación de las lagunas temporales.

Asimismo, diversas lagunas que se secaban de forma ocasional se secan ahora todos los veranos y otras consideradas permanentes sufren altos grados de desecación, lo que reduce enormemente la superficie inundada y genera fragmentaciones.

“La situación de Doñana puede entrar en una situación de no retorno si no se actúa de forma urgente. SEO/BirdLife ha iniciado una campaña de recogida de firmas y de incidencia política para que las administraciones competentes reviertan el crítico estado del humedal. Con esta campaña, la ONG ambiental presenta a los organismos responsables -Junta de Andalucía y Confederación Hidrográfica del Guadalquivir- el conjunto de medidas mínimas que deberían de adoptarse con carácter de urgencia para salvar Doñana”, explica el responsable de Aguas de la organización, Roberto González.

Entre otras acciones(**), SEO/BirdLife considera vital que se declare el acuífero oficialmente sobreexplotado, asegurar el cierre definitivo y urgente de todas las explotaciones y extracciones ilegales y dimensionar el sector agrícola de tal manera que asegure la conservación de un lugar declarado de interés general del Estado. De igual modo, es necesario establecer medidas para incentivar la reducción del consumo de agua.

La organización mantiene una recogida de firmas en la plataforma Change.org para recabar apoyos en defensa de Doñana, Delta del Ebro y La Albufera de Valencia, tres espacios que podrían entrar en un punto de no retorno si no se adoptan medidas urgentes. Petición disponible en este enlace

Noticias Relacionadas
X