El ave que lleva el nombre de Obama

Si ya resulta difícil elegir nombre para un hijo, imagínese si el vástago es una especie entera recién descubierta. Muchas especies reciben el nombre de quien las ha descubierto pero, de un tiempo a esta parte, se ha popularizado la tendencia a bautizar la nueva especie con el nombre de una personalidad a la que el investigador quiere honrar (incluyendo a Han Solo y Bob Esponja). Y si ha habido una personalidad mundialmente conocida en los últimos ochos años, ese ha sido Barack Obama.

Por el momento, el (todavía) presidente de los Estados Unidos ha dado nombre a una araña (Aptostichus barackobamai), a dos peces (Etheostoma obama y Teleogramma obamaorum), a un gusano parasitoide (Paragordius obamai) y a otro parásito sanguíneo que se las hace pasar canutas a las tortugas de Malasia (Baracktrema obamai), a un raro liquen de la californiana isla de Santa Rosa (Caloplaca obamae), a un lagarto que convivió y se extinguió con los dinosaurios (Obamadon gracilis), y a un preciso ave: el buco estriado del este, Nystalus obamai o buco de Obama, para los amigos.

El buco estriado del Oeste reside en Bolivia, Brasil occidental, Ecuador, Colombia y Perú (Foto: Joao Quental/Flickr)

El buco estriado del Oeste reside en Bolivia, Brasil occidental, Ecuador, Colombia y Perú (Foto: Joao Quental/Flickr)

Los bucónidos se caracterizan por su cabeza grande y pico aplanado. Son especies tropicales que habitan bosques de México a Brasil. En la actualidad, se reconocen 37 especies de esta familia, incluyendo al buco estriado, el primer habitante identificado en la cuenca del río Amazonas en 1856.

La última incorporación a la familia comenzó a fraguarse en 2008, cuando el ornitólogo Bret Whitney, de la Universidad del Estado de Lousiana, encontró un buco estriado un tanto diferente durante un viaje a Brasil. Volvió en 2011 para recabar más datos y un análisis de ADN confirmó sus sospechas: el buco estriado son, en realidad, dos especies: la del este y la del oeste. La segunda es la que ha recibido el nombre de Obama.

Su descubridor explicó a la revista Wired que su decisión se debe al talante del presidente y, sobre todo, al uso generalizado de energía solar en el desierto de Arizona, algo que beneficiará a todo el mundo, incluyendo –claro está- a todos los habitantes de la Amazonia.

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO