Extremadura se la juega con su Red Natura 2000

 

Tras la aprobación por el Gobierno autonómico de los planes de gestión de la Red Natura 2000 -imprescindibles y obligatorios según la normativa ambiental en vigor-, SEO/BirdLife considera que son mejorables y que es preciso abordar esas mejoras cuanto antes. La Red Natura 2000 cubre aproximadamente un tercio de la superficie de Extremadura, pero el 74% de la región cuenta con valores suficientes para merecer la inclusión en esta red europea, según el inventario de Áreas Importantes para las Aves y la Biodiversidad de SEO/BirdLife.

 

Embalse de La Serena © Cadoalla

Embalse de La Serena © Cadoalla

Aunque los planes de gestión de la Red Natura 2000 deben determinar cuáles son los objetivos de conservación de cada espacio, así como las medidas que se van a realizar para conseguirlos, los aprobados por el Gobierno extremeño –a juicio de SEO/BirdLife- no indican estos objetivos. En la mayoría de los casos, se trataría de mencionar la preservación de actividades tradicionales que se llevan realizando durante generaciones y que son las que han mantenido hábitats de gran interés para la biodiversidad, como por ejemplo las dehesas o los pastizales de ganado extensivo (oveja merina o razas de vacas autóctonas).

Apostar contra la esencia de la Red Natura 2000 y a favor de la transformación en regadíos de dehesas, cultivos de secano, olivares y viñedos tradicionales –tal como SEO/BirdLife teme que siga ocurriendo- es un gran error no solo desde el punto de vista de la conservación de la naturaleza extremeña, sino también desde un punto de vista económico y social.

 

Mapa de espacios de la Red Natura 2000 en Extremadura © Magrama

Mapa de espacios de la Red Natura 2000 en Extremadura © Magrama

 

Para SEO/BirdLife los agricultores y ganaderos tradicionales extremeños merecen todos los esfuerzos para su prosperidad, pero estos esfuerzos deben centrarse en hacer rentables sus explotaciones tradicionales y los productos de extraordinaria calidad que obtienen, tanto por su papel como mantenedores de hábitats esenciales para la Red Natura 2000, como por el valor económico que estas producciones de calidad pueden llegar a alcanzar en los mercados, con menos competencia que otros productos ya saturados.

 

Financiar regadíos
En la pasada legislatura, el Gobierno extremeño ya dejó preparadas varias iniciativas que insistían en este error, con el apoyo de algunos sectores agrarios interesados. Por ejemplo, en el diseño de los programas operativos para la aplicación de fondos de acompañamiento de la PAC y de fondos de Desarrollo Rural, se incluyeron directrices para seguir destinando la mayor parte de los fondos a la promoción de la agricultura y ganadería intensiva, manteniendo de nuevo en el olvido y abandono los sistemas tradicionales de secano y dehesas. Como muestra están las líneas para aplicar los fondos agroambientales que, como su nombre indica, se trata de fondos de acompañamiento de la PAC destinados a favorecer sistemas agrarios que benefician al medio ambiente. En la actualidad, con vistas al periodo 2015-2020, si no hay un cambio sustancial en la programación, Extremadura destinará la mayor parte de estos fondos agroambientales a compensar cultivos de regadío que, como ya se dijo, no son rentables en los mercados por la alta competencia, como el tabaco y el tomate.

Si existen estos problemas con muchas producciones de regadío, ¿tiene sentido fomentar la implantación de más regadíos a costa de nuestras dehesas y cultivos tradicionales?, ¿tiene sentido oponerse a la Red Natura 2000 que además pretende protegerlos por el importante servicio ambiental que llevan prestando desde hace décadas?

Pradera en primavera del Parque Natural de Cornalvo ©Parnacor15

Pradera en primavera del Parque Natural de Cornalvo ©Parnacor15

No se entiende la beligerante reacción contra la aprobación de los planes de gestión de la Red Natura 2000 de algunos grupos minoritarios del sector agrario, especialmente si también coinciden en afirmar que las actividades tradicionales agrarias son esenciales para el medio ambiente.

El origen de la Red Natura 2000 se encuentra en las Directivas de la Unión Europea de Aves y Hábitats, que se han incluido en las leyes de protección de la naturaleza del Estado Español y de todas las comunidades autónomas, incluida Extremadura. El objetivo de esta red de espacios protegidos es hacer compatible el desarrollo humano con la conservación de las especies y hábitats naturales.

 

Proyecto demostrativo de etiquetado
Todos estos espacios protegidos son una responsabilidad para los extremeños, es cierto, pero también constituyen una riqueza y unas oportunidades que muchos otros ya no tienen en Europa. SEO/BirdLife desarrolló durante 2013 y 2014 un proyecto piloto para el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que demostró un incremento significativo de ventas, en superficies comerciales de nuestro país, de productos etiquetados como provenientes de espacios protegidos de la Red Natura 2000 y respetuosos con su conservación. El aumento medio de ventas de los productos etiquetados en esta red fue del 35%, con respecto a las ventas de dichos productos antes de su etiquetado, y en el caso de algunos, como las aceitunas o la miel, se llegó al 40% y 65% más de ventas. También se realizaron encuestas entre los clientes de dichas superficies comerciales y nada menos que un 85% de ellos afirmó que comprarían antes un producto etiquetado como proveniente de un espacio protegido que sin esa etiqueta de procedencia, y un 66% que estarían dispuestos a pagar más por dichos productos de la Red Natura 2000.

Extremadura debe apostar por su Red Natura 2000 y por sus agricultores y ganaderos tradicionales. SEO/BirdLife como organización decana de la protección de la naturaleza en España apoyará al nuevo Gobierno autonómico en ello y pondrá todo su empeño en lograr que esta región pueda aprovechar al máximo las oportunidades de desarrollarse de una forma nueva y compatible con sus extraordinarios valores naturales.

 

 

 

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X