¿Los vencejos de Irún se van a Kenia?

Las tecnologías en miniatura siguen permitiendo a SEO/BirdLife estudiar la migración de un ave tan conocida y popular como el vencejo común (Apus apus), pero cuya migración es aún un misterio.

El vencejo común es una de las aves más representativas de nuestros pueblos y ciudades en primavera. Cada año, desde el mes de marzo, miles de aves inundan los cielos con sus característicos chillidos, y a finales de julio comienzan a abandonar sus nidos para marcharse hacia África, pero ¿adónde se van a pasar el invierno?

 

Uno de los vencejos "irundarras" capturados durante el momento del marcaje ©Ramón Elósegui

Uno de los vencejos “irundarras” capturados durante el momento del marcaje ©Ramón Elósegui

 

En 2012, SEO/BirdLife a través del programa Migra,  en colaboración con Iberdrola a través de su Fundación en España, comenzó a marcar vencejos con el fin de poder responder a esta pregunta. Esta ave, eminentemente voladora y que solo se posa para criar, a pesar de ser tan común en nuestras latitudes, aún esconde muchos detalles sobre sus viajes migratorios y sus zonas de invernada.

 

Este verano se han marcado 20 vencejos comunes que crían en la pared trasera del viejo frontón del barrio de Santiago en Irún (Gipuzkoa). Todos se han equipado con un geolocalizador en su espalda, que registrará la información necesaria para desvelar su migración y, en caso de que el año que viene sean recapturados, poder saber adónde han viajado, una información crucial para la conservación de esta especie.

 

Muro del frontón de la colonia de vencejos marcada por SEO/BirdLife ©Ramón Elósegui

Muro del frontón de la colonia de vencejos marcada por SEO/BirdLife ©Ramón Elósegui

 

El vencejo, junto con otras aves muy comunes en pueblos y ciudades, como el avión común y la golondrina común, son especies en franco declive por causas como la degradación de sus hábitats, el uso masivo de pesticidas o la dificultad para encontrar huecos donde anidar. Además, el vencejo es un ave muy singular, que no para de volar ni para dormir. Solo reposa para incubar y alimentar a los pollos, el resto del año, 24 horas al día, vuela y vuela, y duerme a gran altura. La única forma que tenemos para ayudar en la conservación de estas poblaciones pasa por ahondar en el conocimiento sobre sus necesidades vitales y los itinerarios migratorios son épocas cruciales sobre las que desconocemos casi todo.

 

Tecnología en miniatura

Para poder seguir los movimientos y migración de un ave tan pequeña (unos 40 gramos de peso) es preciso emplear tecnología en miniatura. Afortunadamente ya se dispone de unos aparatos de seguimiento remoto de tan solo 0,6 gramos de peso, que nos permiten desvelar los viajes de aves de pequeño tamaño. Son los llamados geolocalizadores, que gracias a que registran el nivel de luz en el lugar donde se encuentran, mediante complicadas fórmulas astronómicas, son capaces de proporcionarnos las coordenadas del lugar en donde se encontraba el ave en cada momento.

 

Ejemplar equipado con emisor GPS para seguir su migración ©Ramón Elósegui

Ejemplar equipado con emisor GPS para seguir su migración ©Ramón Elósegui

 

En verano de 2012 SEO/BirdLife marcó ocho vencejos comunes con geolocalizadores y un año después, los técnicos del programa Migra consiguieron recapturar uno para descargar la información almacenada en su aparato. La información que nos proporcionó Goyeneche, que así se llama el vencejo, fue magnífica. Goyeneche, marcado en el municipio madrileño de Nuevo Baztán y fue el primero que nos permitió conocer dónde van los vencejos en invierno: un viaje de más de más de 20.000 kilómetros hasta Uganda, Tanzania y Kenia, a 6.000 kilómetros de su nido para pasar el invierno sobre extensas áreas de selvas y sabanas.

 

Los 20 nuevos ejemplares marcados en Irún, cuando sean recapturados, nos permitirán descubrir si los vencejos de Irún invernan también en esos países o eligen otros del África oriental para pasar el invierno. Así, poco a poco iremos desvelando la migración de esta gran voladora, cuyos periplos unen países y continentes tan diferentes.

 

Programa Migra

El programa Migra, puesto en marcha en 2011 por SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola España, incorpora las últimas tecnologías en sistemas de geolocalización y seguimiento remoto para conocer con mayor detalle los movimientos de las aves dentro y fuera de nuestro país. Con esta tecnología podemos conocer sus fechas de inicio y fin de sus migraciones, los lugares de parada y puntos de alimentación, el tiempo que tardan en realizar esos viajes, si se repiten en la migración primaveral y otoñal, las principales áreas de invernada y dispersión, o si las rutas son iguales año tras año. La Fundación Iberdrola España colabora con este programa en el marco de su actividad en apoyo de la biodiversidad, una de sus principales áreas de actuación.

 

 Más información:

¿Dónde están nuestros vencejos en invierno?

 

 

Noticias Relacionadas
X