Los carboneros prefieren las arañas como fuente de alimento frente a las orugas

El último volumen de Ardeola llega con nuevos temas de actualidad en investigación ornitológica. Este número, correspondiente a diciembre de 2014, ya puede consultarse tanto en www.ardeola.org, con acceso gratis a los resúmenes, y en BioOne, con resúmenes en abierto y artículos completos para los suscriptores a este conocido portal de ciencia on line. Igualmente, la edición impresa ya está lista y los suscriptores muy pronto recibirán su ejemplar en su domicilio.

El presente número contiene una revisión, ocho artículos y cuatro notas breves, además de las secciones de Reseñas de Tesis Doctorales en Ornitología en España 2013-2014, las Reseñas Bibliográficas, el Noticiario Ornitológico y una nota informativa acerca del Informe de Rarezas.

Carbonero común ©Juan Bécares

Carbonero común ©Juan Bécares

Uno de los artículos publicados es el de Emilio Pagani, Sergio Hernández, Sepand Riyahi y Juan Carlos Senar, del Museo de Historia Natural de Barcelona. Los autores querían confirmar si el carbonero común (Parus major), una especie especialista en orugas, tenía predilección por las arañas como fuente de alimentación, como parece que sucede en época reproductora o en ciertos ambientes como los bosques mediterráneos. Para ello, los investigares llevaron a cabo un experimento con aves en cautividad fuera de la temporada de cría, cuando solo les daban la oportunidad de cazar ambos tipos de presa a la vez. En conclusión, encontraron que independientemente de cualquier variación en la tasa de oferta y demanda, o de la cantidad de comida disponible, los carboneros comunes mediterráneos mostraron preferencia por las arañas.

 

Retraso reproductivo para ahorrar energía

También del carbonero común trata el estudio realizado por Eva Maria Schöll y Sabine Marlene Hille, de la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida de Viena. Las investigadoras austriacas se plantearon si los ejemplares de esta especie construirían nidos mejor aislados térmicamente en ambientes más fríos debido a una mayor altitud, en Baja Austria. Recopilaron datos sobre la arquitectura de 11 nidos y de los componentes de otros 33 más a lo largo de un rango altitudinal (390 m) durante 2010-2012 y midieron la calidad de aislamiento térmico en 11 de los nidos más variables. Los nidos altamente aislados incluyeron significativamente más plumas que los nidos menos aislados. A pesar de las temperaturas significativamente más bajas en sitios altos que en los de baja altitud antes de la iniciación del anidamiento, la calidad del aislamiento del nido no aumentó con la altitud. De ello se deduce que estas aves pueden a adaptarse a temperaturas primaverales inferiores a gran altura retrasando la iniciación de la nidificación y así evitar la necesidad de invertir en la recolección de material altamente aislante.

 

Petirrojo europeo, una especie que cada vez baja menos en invierno a nuestro país ©Tatavasco Images

Petirrojo europeo, una especie que cada vez viaja menos en invierno a nuestro país ©Tatavasco Images

Cambio climático y petirrojo en España

De otro paseriforme, el petirrojo europeo (Erithacus rubecula), trata uno de los dos trabajos publicados por José Luis Tellería, de la Universidad Complutense de Madrid. ¿Ha disminuido el número de ejemplares invernantes de esta especie en España? El autor responde a esta pregunta con un sí. Para llegar a esta conclusión, ha analizado el número de recuperaciones de anillas de petirrojos europeos durante las últimas décadas. Los resultados demuestran que, pese al creciente número de petirrojos anillados y controlados, hay una reducción en el número de recuperaciones extra-ibéricas desde la década de los 70. Esto apoyaría la retirada hacia el norte de las áreas de invernada de ciertos migrantes parciales por el efecto del calentamiento global.

Por otro lado, destacamos otro artículo publicado en Ardeola del que se ha hecho eco la Agencia SINC, (veáse la noticia en este enlace) cuyos autores han descrito el área de campeo del quebrantahuesos en los Pirineos mediante el seguimiento de seis ejemplares por satélite. Los autores han encontrado un solapamiento entre las áreas de campeo y los puntos de alimentación suplementaria, lo que demuestra la importancia de los muladares como fuente de alimentación predecible, especialmente para los inexperimentados juveniles.

 

Quebrantahuesos marcado con emisor satelital y marcas alares para su seguimiento ©Juan Antonio Gil

Quebrantahuesos marcado con emisor satelital y marcas alares para su seguimiento ©Juan Antonio Gil

 

Por último, hay que destacar el Noticiario Ornitológico, que agrupa en esta ocasión información de 190 especies citadas en España. Entre otras citas de interés, continua la reproducción de buitre leonado (Gyps fulvus) en Mallorca y se registra un récord de cría de milano real (Milvus milvus) en Baleares; hay nuevas localidades de cría del ganso de Egipto (Alopchen aegyptiacus); citas de carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola) en Madrid; concentraciones posnupciales de cernícalo primilla (Falco maumanni), así como cifras máximas de algunas especies invernantes en el delta del Ebro.

 

Más información sobre Ardeola:

‘Ardeola’, 60 años de ciencia y aves en España

‘Ardeola’ celebra su 60 cumpleaños en el portal de ciencia on line BioOne

 

 

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X