La ciudad estimula la diferenciación fenotípica y genética de las poblaciones de aves, explica Martina Carrete

Texto: Pedro Cáceres

La última de las sesiones plenarias del XXII Congreso Español de Ornitología ha sido la ofrecida por Martina Carrete, investigadora de la Estación Biológica de Doñana y de la Universidad Pablo de Olavide. Precisamente, Martina Carrete ha sido además la persona galardonada este año con el Premio Franscisco Bernis de SEO/BirdLife a la Investigación.

 

Martina Carrete, durante la sesión plenaria del XXII Congreso Español de Ornitología

Martina Carrete, durante la sesión plenaria del XXII Congreso Español de Ornitología

 

Según Martina Carrete, la urbanización del medio es uno de los cambios más drásticos del hábitat que ocurre a escala mundial y constituye una importante amenaza para la biodiversidad. Sin embargo, la respuesta de las especies a la urbanización es muy variada, y si bien muchas se extinguen localmente a consecuencia de este tipo de transformación, otras consiguen ocupar estos medios de manera exitosa.

Este éxito diferencial de las especies parece guardar relación con la variación existente entre los individuos que las conforman, fundamentalmente en el miedo al hombre, ya que sólo las especies con mayor variabilidad interindividual cuentan con individuos confiados capaces de invadir estos medios. En este sentido, aquellos individuos que ocupan medios urbanos lo hacen sólo porque tienen un comportamiento que les permite afrontar los retos de vivir en estos ambientes, por lo que no supone necesariamente una ocupación de zonas de baja calidad para ellos.

 

Azulones en Córdoba, fotografía premiada en el concurso promovido por SEO/BirdLife y el Grupo de Ciudades Patrimonio. Autora: Pilar González

Azulones en Córdoba, fotografía premiada en el concurso promovido por SEO/BirdLife y el Grupo de Ciudades Patrimonio. Autora: Pilar González

Sin embargo, el proceso de selección asociado a la ocupación de los medios urbanos puede suponer correlatos en comportamientos asociados con la eficacia biológica de los individuos y determinar dinámicas poblacionales diferentes. En particular, la ocupación diferencial de estos medios sólo por individuos capaces de vivir en ellos puede determinar un flujo dispersivo no aleatorio que provoque una diferenciación fenotípica y genética de la población a pequeña escala.

Además, dado que los condicionantes ecológicos a los que se enfrentan los individuos que viven en medios urbanos difieren de los de sus conespecíficos rurales, los costes y beneficios derivados de cada situación deben ser tenidos en cuenta de cara a comprender las consecuencias tanto ecológicas como evolutivas de la ocupación de las zonas urbanas por la fauna silvestre.

 

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO