El invierno y las aves acuáticas

Durante el mes de enero de cada año se lleva a cabo el censo de aves acuáticas invernantes en España.  Constituye el programa de seguimiento coordinado más antiguo en España desde que SEO/BirdLife comenzó la coordinación, realización y compilación mediante voluntarios de estos censos (década de 1960). Forma parte de la intensa tarea de ciencia ciudadana que lleva a cabo SEO/BirdLife coordinando a miles de voluntarios.

Estos censos se llevan a cabo en toda Europa y lo coordina la entidad Wetland International quién lo coordina y después recopila todos los datos para trabajar en la conservación de los humedales. El número de individuos varía dependiendo de diversos factores como el nivel de inundación de nuestros humedales y las condiciones meteorológicas reinantes en el norte y centro de Europa. Las olas de frío traen hielo y nieve que implica que la superficie de muchos  humedales se congele y las aves acuáticas tengan que migrar hacia zonas más meridionales donde poder pasar el invierno y tener acceso al alimento. El nivel de inundación de nuestros humedales determina también el número de ejemplares. Los otoños e inviernos lluviosos y con precipitación abundante permiten que haya buenas condiciones de los humedales, mientras que la sequía reduce de forma importante las superficies de agua atractiva para este grupo de aves. Así por ejemplo determina la inundación de la marisma en Doñana, humedal de importancia internacional y que acoge el contingente más destacado.

 

Las cifras oscilan entre el millón y medio de individuos en los peores años para superar los dos millones de aves los mejores años. Tres humedales de importancia internacional concentran todos los años gran parte de estas aves acuáticas: Las marismas del Guadalquivir-Doñana, Delta del Ebro y Albufera de Valencia.

 

 

En los últimos años se ha registrado la tendencia negativa de alguna especie de pato como el porrón moñudo. Hay elementos que sugieren que podría deberse a factores como el cambio climático. El cambio climático parece tener relación con unas mejores condiciones para pasar el invierno en zonas donde no permanecían hasta hace pocos años debido a unas condiciones más adversas en los humedales. Por ejemplo, el mar Báltico tradicionalmente que permanece helado durante gran parte del invierno, sin embargo, en los últimos años parece ser que esto ocurre ya de la misma manera.

 

 

 

 

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO
X