Conoce las sorprendentes historias de las aves más viajeras

De Olivenza a Estonia, de la Puebla del Río a Alemania, de las marismas del Odiel a Finlandia. Estos son solo algunos ejemplos de los miles de kilómetros que han recorrido algunas aves que fueron recuperadas en 2013 y que gracias a que llevaban anillas nos han desvelado sus impresionantes viajes.

 

Durante el pasado año SEO/BirdLife puso al día el banco de datos de anillamiento (más de siete millones de datos de anillamiento y cerca de 400.000 recuperaciones). Con esta actualización todos los ciudadanos pueden acceder a una nueva aplicación www.anillamientoseo.org que permite la consulta de dicho banco de datos con actualización diaria. Esta aplicación permite, además, realizar el trámite de recuperaciones de anillas por parte de particulares (no anilladores, que tienen otras vías), y la solicitud de datos de anillamientos y recuperaciones para realizar estudios científicos.

De entre todas las historias de anillamientos y recuperaciones de aves silvestres la Oficina de Anillamiento quiere destacar unas cuantas, como ejemplo de lo asombrosos que son estos viajeros alados. Todas ellas han sido conocidas gracias al anillamiento científico de aves, labor en su mayor parte voluntaria y realizada por miles de anilladores científicos en Europa y en el resto del mundo.

Zorzal alirrojo Dibujo 1Anade rabudo Dibujo 1La recuperación más lejana del año. A 5.942 Km de distancia de donde se anilló, fue recuperado un zorzal alirrojo (Turdus iliacus). Fue marcado como pollo en nido en Minroe (Rusia) el 14 de junio de 2011, y recuperado el 6 de diciembre de 2013 en Lleida. De esta ave, por lo tanto, tenemos la certeza de que murió en su tercer año de vida a más de 5.000 kilómetros de distancia de donde fue anillado.

 

De Rusia a Badajoz. Se encontraba a 4.243 kilómetros de distancia del lugar donde se marcó. Un ánade rabudo (Anas acuta) anillado en la provincia de Badajoz en 2009 fue recuperado en junio de 2013 en Arcángel (zona norte de la Rusia Europea), a 4.243 kilómetros de donde se marcó.

 

  

Zorzal comun Dibujo 1Desde Estonia hasta Badajoz. Un zorzal común (Turdus philomelos) anillado como pollo en nido en Estonia (en Toolse, Laane-Virumaa) el 20 de junio de 2013. Fue recuperado el 17 de noviembre del mismo año en Olivenza (Badajoz) a 3.307 kilómetros del lugar de origen. Tardó 168 días en realizar el viaje.

 

 

 

Pero no todas las especies que se recuperan y realizan largos viajes son cazadas. Existen otras historias de aves viajeras con finales felices.

Avoceta Dibujo 1

 

Una avoceta (Recurvirostra avosetta) que fue marcada como pollo en La Puebla del Río (Sevilla) en junio de 1996, fue recuperada en abril de 2013 en Schleswig-Holstein (Alemania) por un anillador tras 6.167 días (16 años) y a 2.227 kilómetros de distancia.

 

 

Escribano palustre Dibujo 1Un escribano palustre (Emberiza schoeniclus) marcado en el marjal de Pego-Oliva (Valencia, Alicante) en diciembre de 2011, fue recuperada por un anillador en Vasterbotten (Suecia) en septiembre de 2013 a 3.183 kilómetros de distancia. Fue liberada tras la toma de datos.

 

 

Halcon peregrino Dibujo 1

 

Un halcón peregrino (Falco peregrinus) marcado como adulto en las marismas del Odiel en 2009 fue recuperado en 2012 en Tervola (Finlandia) a más de 3.780 kilómetros de donde fue marcado.

 

 

 

Reyezuelo listado Dibujo 2

 

Para finalizar con este pequeño recorrido por algunas de las recuperaciones de las aves más viajeras tramitadas en 2013, hemos querido mostrar el ejemplo de una de las aves más pequeñas de las que podemos disfrutar en el campo: el reyezuelo listado (Regulus ignicapilla). Un ejemplar anillado en febrero de 2012 en Madrid, fue vuelto a capturar en el mes de abril del siguiente año en la república checa, a 1.683 kilómetros de distancia del lugar donde fue marcado. Esta ave está considerada la segunda más pequeña de Europa, y su peso está cerca de los 5 gramos (comparativamente pesa la mitad de lo que pesa un bolígrafo), ¡Increible!

En 2013 SEO/BirdLife se hizo cargo de la gestión del remite ICONA, utilizado en España para el anillamiento científico de aves silvestres, tras un parón de casi dos años, debido a la grave crisis económica existente (por falta de financiación en el Ministerio de Medio Ambiente). Durante ese año se tramitaron  (envío de la información de las aves silvestres que se han recuperado) cerca de 59.500 datos. Son 59.500 historias que nos cuentan las aves a través de los datos que obtenemos con su anillamiento, y sus historias a través de dichos datos se han incorporado a www.anillamientoseo.org

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas
X