“Muerte en directo” de un águila pescadora

El pasado 25 de agosto los investigadores franceses del Centro de Ecología Funcional y Evolutiva (CEFE) perdieron de súbito la señal emitida por un ejemplar de águila pescadora marcado con emisor GPS. Este individuo había sido marcado en su nido, en la isla de Córcega, y ya se encontraba en Malta, en medio de su ruta migratoria. Su desaparición, en una zona clásica del furtivismo, la península Delimara, parece indicar que la rapaz ha sido abatida por disparos. La pérdida de la señal del emisor revelaba en “directo” la muerte de este ejemplar.

 

El águila pescadora desaparecida en Malta. ©Manon Amiguet

 

 

El malogrado viaje

El seguimiento por GPS ha revelado que el águila pescadora voló rumbo al sur después de abandonar Sicilia, alcanzando la zona del puerto marítimo de Malta Freeport, al sur de la isla, en la tarde del 24 de agosto, donde descansó toda la noche, posiblemente sobre el mástil de un barco o una grúa. A la mañana siguiente, abandonó su posadero justo antes de las 7 de la mañana, en dirección norte hacia Delimara. Poco después, la señal del emisor se perdió.

 

 

Nicholas Barbara, responsable de Conservación de BirdLife Malta explicó: “La ruta seguida es muy clara. Delimara es una zona conocida por la caza ilegal, con numerosos casos anuales de aves protegidas, incluidas águilas pescadoras, que son disparadas desde la península o desde barcas cerca de la costa. Parece que posiblemente este ejemplar corrió la misma suerte y fue disparado en algún momento posterior a las 7 de la mañana del día 25 de agosto”.

A pesar de la poca esperanza de encontrarlo vivo, BirdLife Malta pide que cualquier persona con alguna información se ponga en contacto con ellos. “Es posible que alguien pudiera haberle quitado el emisor satélite y que otro lo encontrara y lo recogiese”, ha comentado Barbara, que recalca: “cualquier información podría ayudar”.

 

Temporada de caza en zona crítica

BirdLife había informado de la existencia de caza ilegal en la zona de Delimara desde comienzos de agosto, y este no es el único ejemplar de águila pescadora que ha sido abatido en Malta a finales de este verano.

El 1 de septiembre, primer día de la temporada cinegética, varios testigos informaron de otro ejemplar muerto por disparos en los acantilados Dingli. Este ejemplar estaba posado en un poste de telégrafo justo después del atardecer. Y la semana anterior a dicha fecha, aficionados a la observación de aves informaron de la observación de un tercer ejemplar volando herido.

“Esta es una historia muy común con los individuos de águila pescadora que llegan a Malta. Son extremadamente vulnerables a los furtivos y predominan los avistamientos de esta especie disparados, por supuesto de manera ilegal”, ha comentado Barbara.

 

 

Ubicación del nido del ejemplar marcado en un acantilado del litoral de Córcega © Manon Amiguet

Colonia en peligro

Este ejemplar juvenil, procedente de la mayor población reproductora de esta especie en el Mediterráneo, al norte de Córcega, había sido anillado el pasado 2 de julio f en su nido, siendo aún un pollo, en cabo Corse.

Flavio Monti, estudiante doctoral del Centro de Ecología Funcional y Evolutiva (CEFE), que participa en este proyecto de marcaje y seguimiento de esta especie en Córcega, explica: “Debido al mal tiempo este es solo uno de los seis pollos de águila pescadora de la población de Córcega que han volado este año, que es el de menor índice de éxito reproductor en los últimos 20 años. Es terrible pensar que una de las pocas crías de esta temporada haya sido probablemente disparada y muerta en Malta a las dos semanas de abandonar Córcega para iniciar su primera migración”.

 

Singular y amenazada

Colocación del ejemplar en su nido en Córcega tras equiparlo con el emisor GPS © Manon Amiguet

El águila pescadora (Pandion haliaetus) que habita en su área de distribución del Mediterráneo es distinta de sus parientes del norte de Europa. Se caracteriza por ser más pequeña y por cazar en mar abierto más que en lagos interiores. Aún quedan cuestiones sin responder sobre su comportamiento migratorio. Por ejemplo, no se sabe si migran al África subsahariana en otoño o si pasan la temporada invernal en algún lugar de la cuenca mediterránea.

Un total de 17 águilas pescadoras mediterráneas han sido marcadas este año como parte de un estudio que aglutina a varios técnicos de conservación e investigadores de diferentes países mediterráneos. Todos ellos trabajan en común para mejorar los conocimientos sobre esta especie, cuyos resultados servirán para ser aplicados en el manejo y conservación de la especie.

“Resultados como este sugieren que la caza ilegal podría tener un impacto significativo en las poblaciones de águila pescadora en el Mediterráneo y que se estén minando todos los esfuerzos de los conservacionistas para proteger estas aves en toda la región”, ha comentado Flavio Monti. “Todos nosotros esperamos que a los otros ejemplares del grupo de estudio les vaya mejor que a esta, la única hasta ahora en volar hacia Malta”.

 

Malta, el lugar más hostil para las aves

Nuestros compañeros de BirdLife Malta siguen alertando de la grave situación de impunidad ante el furtivismo y la caza ilegal en esta isla mediterránea, considerada el lugar más hostil del planeta para las aves. Malta es un punto estratégico de paso para las aves migratorias que pasan de Europa a África, y viceversa, momento que es aprovechado por los furtivos para abatir todo tipo de aves protegidas. Se estima que 96.000 rapaces, 32.000 garzas, 195.000 ejemplares de diferentes limícolas, 430.000 aviones o golondrinas, o más de dos millones de fringílidos son abatidos de manera ilegal en este periodo crítico para las aves, sin que la Administración maltesa lo impida.

En España, SEO/BirdLife también trabaja arduamente para evitar diversas prácticas ilegales, como el parany o el silvestrismo, por las que mueren anualmente cuatro millones y medio de ejemplares protegidos por la ley.

 

 

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO