Política agraria y de desarrollo rural

En las últimas décadas de las políticas públicas en materia agrícola y de desarrollo rural del contexto europeo, el principal exponente ha sido la Política Agraria Común (PAC). No obstante, aunque el pilar de desarrollo rural ha ido ganando terreno en términos presupuestarios, esta política se ha ocupado y se ocupa casi exclusivamente del sector agrario.

Con miles de millones de euros al año en forma principalmente de pagos directos, pero también de otras ayudas como las agroambientales, la PAC determina cómo se gestionan las tierras agrarias de Europa, y por tanto también de España. Esto implica también un papel fundamental en el uso de los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad. Las instituciones europeas son conscientes de ello, pero a pesar de los intentos por integrar criterios y objetivos ambientales, la PAC sigue sin conseguir unos umbrales mínimos de sostenibilidad ni evitar el abandono y degradación de los agrosistemas más valiosos.

 

En parte, el problema de la agricultura está vinculado a las dinámicas socioeconómicas y las deficiencias que aún presentan muchas zonas rurales, cuya solución va más allá de la política agraria. En este ámbito, otras políticas y fondos europeos, como la política de cohesión o la de desarrollo regional también tienen un papel importante. A nivel nacional, al menos la coordinación y orientación de las políticas sectoriales propias pueden contribuir también a un desarrollo más integral de los territorios rurales.

 

La PAC en breve

Reforma de la PAC

Desarrollo Rural

 

Noticias Relacionadas
fake rolex watches
X
HAZTE SOCIO