Nuestras aves acuáticas más amenazadas

Gracias al seguimiento que desarrolla SEO/BirdLife de las poblaciones de aves, se conocen con cierto grado de confianza, algunas de las principales amenazas a las que se enfrentan.

De todas las especies catalogadas como “En Peligro Crítico”, cerca de la mitad son aves acuáticas. Entre ellas cuatro anátidas, una garza y una rapaz:

Porrón pardo: en el último censo sólo se detectaron dos parejas reproductoras en Huelva. Cría de forma irregular en distintos humedales de Andalucía y el Levante. Podría extinguirse como reproductora en menos de una década.

Avetoro común: la mala gestión de los ecosistemas acuáticos y su vegetación colindante, unido a circunstancias climatológicas cíclicas, puede causar descensos drásticos en su exigua población (25 machos territoriales aproximadamente). E incluso su desaparición definitiva o temporal en los núcleos de cría locales.

 Focha moruna: su distribución paleártica se limita a unas pocas localidades de España (menos de 100 parejas reproductoras) y al norte de Marruecos. Las principales causas de su situación en España han sido la pérdida y degradación del hábitat, y la caza.

 Cerceta pardilla: una de las anátidas nidificantes más abundantes en el pasado en las marismas del Guadalquivir y en otros humedales levantinos. Sufrió una drástica pérdida de población en el siglo pasado. Actualmente cría de forma fluctuante (menos de 100 parejas en el último censo), muy variable en función de la disponibilidad de hábitat. Su amenaza más importante es la alteración de los humedales someros y estacionales.

 Águila pescadora: especie que desapareció de las costas peninsulares hace más de medio siglo, ha vuelto a nidificar en la península tras un proyecto de reintroducción. Aún nidifica en las Islas Baleares, las Islas Canarias y las Chafarinas. La elevada presión urbanística y humana en las costas peninsulares dificulta su recuperación.

 

  

 Tarro canelo: la población española nidificante se limita a las Islas Canarias, concretamente a la isla de Fuerteventura (aunque existen datos de nidificación esporádica en otras islas del archipiélago). Su población invernante tiene una presencia regular en la península desde el año 1987, lo que hace que sea el único caso conocido de una especie que críe en África e inverne en Europa.

Según la Ley 42/2007, las especies más amenazadas deben tener un plan de recuperación para finales del 2010, que incluya las medidas adecuadas, incluyendo, en su caso, la designación de áreas críticas para su conservación. Ninguna de las especies acuáticas de esta categoría cuenta con Estrategias de Conservación a escala nacional en vigor.

 

 

Noticias Relacionadas
X