Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Delta del Ebro

(

Provincia de Tarragona

)

  • Datos Generales
  • Interés Ornitológico
  • Información Práctica
  • Espacios Naturales Cercanos
  • Aves Relacionadas
  • Itinerarios
  • Fotos

Datos Generales

Localización

Provincia de Tarragona

Formaciones Principales

Playas y dunas, marismas, salinas, lagunas dulces, salobres y saladas, carrizales, bosques de ribera, pastizales y arrozales.

Figuras de Protección

El delta del Ebro está protegido por un parque natural de casi 8.000 hectáreas, que incuye dos reservas naturales y siete reservas de fauna. Igualmente está amparado por la doble protección internacional de sitio Ramsar y ZEPA.

Presentación

Se trata del segundo humedal español en importancia tras Doñana. Está ubicado en el extremo sur de Cataluña, en la provincia de Tarragona, sobre una llanura aluvial en la desembocadura del Ebro, que penetra unos treinta kilómetros en el mar. Dentro del extenso abanico de ambientes marismeños y litorales que alberga, el más extendido es el de los arrozales, de gran trascendencia para la alimentación de muchas aves acuáticas. La variedad de hábitats acuáticos y su peculiar situación geográfica —dado que está enclavado en un punto estratégico de la ruta migratoria de muchas aves que se desplazan por el Mediterráneo occidental— convierten al delta en un excepcional refugio ornitológico, tanto para las aves propias de humedales como de zonas costeras.

Interés Ornitológico

Es una zona sin parangón por su importancia para la reproducción de láridos y charranes, ya que cuenta con la mayor población de gaviota de Audouin en el planeta, con más de 10.000 parejas reproductoras, lo que supone más de dos tercios de los efectivos mundiales. Acoge también las principales colonias españolas de gaviota picofina y de charranes patinegro y común, y la única de gaviota sombría en nuestro litoral mediterráneo. También es uno de los dos únicos lugares donde se reproduce una rara especie, el charrán bengalí, de la que tan solo suelen presentarse una o dos parejas en el delta. Por otro lado, es la principal área de invernada ibérica para la gaviota cabecinegra, con una población de hasta 15.000 ejemplares. Igualmente, se reproducen en este valioso humedal todas las garzas ibéricas, incluido el escasísimo avetoro común. Constituye el principal santuario en España para la garcilla cangrejera —con unas 700 parejas reproductoras— y para la rara garceta grande —con invernada estable y una pequeña población reproductora—. El morito común tiene aquí una de sus pocas localidades españolas de cría, al igual que el flamenco común que, con casi 2.000 parejas, establece en el delta una de sus contadas colonias estables de cría en territorio ibérico. También es sobresaliente la gran diversidad y abundancia de anátidas, sobre todo en invierno. Como reproductoras destacan el tarro blanco y el pato colorado, de las que se encuentran aquí sus mayores poblaciones españolas. La zona constituye un importante refugio invernal para el aguilucho lagunero occidental, que sin embargo no cría, y ha sido recientemente colonizada por el calamón común. La importancia de este humedal para las aves acuáticas queda igualmente confirmada por la notable presencia de limícolas, con las mejores poblaciones reproductoras de ostrero euroasiático, así como con notables cifras de casi todas las especies presentes en territorio peninsular, tanto en paso como en invernada.

Información Práctica

Accesos

Por las salidas a L’Aldea y Amposta de la autopista A-7, entre Barcelona y Valencia. La N-340 bordea el delta por su límite oriental y pasa por L’Ampolla, Camarles, Amposta y Sant Carles de la Ràpita, desde donde parten carreteras locales a Deltebre y otros puntos del interior del espacio natural.

Centros de Información

En Deltebre está el principal centro de información del parque natural (tel. 977 48 96 79, correo electónico: [email protected]). Abre todos los días mañana y tarde (domingos y festivos, solo mañanas). Existe un segundo centro, la Casa de Fusta (tel. 977 26 10 22), situado junto a la laguna de L’Encanyissada, que tiene el mismo horario. Ambos programan actividades naturalistas.

Espacios Naturales Cercanos

Puertos de Beceite

Macizo muy abrupto al sur de Tarragona, que se extiende hacia Teruel y Castellón. Está jalonado por multitud de cantiles, valles y barrancos, y alberga extensos bosques (principalmente de pino silvestre) y matorrales que indican el carácter mediterráneo de estas sierras accidentadas del sector oriental del Sistema Ibérico. La zona mantiene una excelente población de cabra montés y cuenta con presencia de nutria. Entre las aves, cabe destacar la presencia de una interesante comunidad de rapaces rupícolas integrada por buitre leonado, águila real, águila-azor perdicera y halcón peregrino.

Itinerarios

Hemidelta norte: El Goleró y El Fangar

(30 kilómetros (ida). En coche y a pie.)

Desde Deltebre se toma la carretera a la localidad de L’Ampolla. A unos ocho kilómetros, un desvío indicado a la derecha conduce a una pista sin asfaltar que desemboca en la playa de El Goleró, donde se aparca. Un corto paseo por la orilla de la bahía interior de El Fangar, en dirección noroeste, lleva hasta la laguna de Les Olles y su observatorio. Otra opción, más fácil y corta, es acceder a este humedal desde L’Ampolla.
El trayecto en coche atraviesa arrozales, que de mayo a febrero están inundados.
Multitud de garzas, limícolas, gaviotas y charranes los ocupan desde ese momento para alimentarse. Tras la inundación invernal, los cultivos permanecen casi secos y las aves pasan entonces a concentrarse en los puntos que mantienen agua o en torno a los tractores que preparan la tierra para el cultivo. Les Olles es de los mejores sitios del delta para la observación del águila pescadora y de la escasa pagaza piquirroja. El paraje también acoge buenas concentraciones de gaviota picofina.
El segundo punto de visita obligada en el hemidelta norte, al que se puede acceder, entre otras posibilidades, desde la bahía del Fangar, es la flecha litoral de la punta de El Fangar. Normalmente puede ser recorrida, con un vehículo adecuado, por una pista de tierra desde la playa de La Marquesa, que pasa junto a una torre observatorio y alcanza un faro. Los temporales pueden inundar la zona y hacer imposible el tráfico rodado, por lo que es imprescindible informarse antes de las condiciones de acceso.
En invierno, desde la orilla, se observan grupos de flamenco común y una gran diversidad de limícolas litorales en la bahía interior que forma El Fangar. En sus aguas se pueden detectar zampullín cuellinegro y serreta mediana, mientras que al lado contrario, en mar abierto, pueden avistarse colimbo grande, pardela balear y otras aves marinas. En la zona, sobre todo por la tarde, puede apreciarse el intenso trasiego de gaviota cabecinegra durante el invierno y, en época estival, de gaviota de Audouin.
Sobre las dunas de la punta de El Fangar se asientan colonias de chorlitejo patinegro, gaviota picofina, pagaza piconegra, charrán patinegro (entre los cuales puede haber algún charrán bengalí), charrán común y charrancito común. También cría ostrero euroasiático. El acceso al faro permite observaciones interesantes desde el mismo vehículo. En época de reproducción, de mayo a agosto, es conveniente no apearse de los vehículos ni salirse de las pistas para evitar molestias a las aves.

Hemidelta norte: El Garxal

(2 kilómetros (ida). A pie.)

Desde Deltebre, la carretera que va a la urbanización Riumar pasa por arrozales con interés similar a los del itinerario anterior. La playa de Riumar marca el inicio de un corto paseo por un marjal salino, paralelo a la orilla suroeste de la laguna litoral de El Garxal, que acaba cerca de un faro junto a la desembocadura del Ebro. Hay dos observatorios, uno sobre una torre, al inicio del paseo, y otro junto a la laguna.
A principios de la primavera —antes de que los arrozales sean inundados y cuando la mayor parte del delta está aún seco— y también a finales del verano —antes de que se coseche el arroz—, El Garxal se convierte en un refugio alternativo para ardeidas, anátidas y limícolas, además de para los omnipresentes flamencos.
También acoge buenas concentraciones de pato colorado antes y después de la época de cría. En paso, pueden observarse cerceta carretona, limícolas y charranes. Y en los saladares y dunas, chorlitejo patinegro y terrera marismeña.

Hemidelta sur: L'Encanyissada

(5 kilómetros (ida). En coche y a pie.)

Junto al centro de información de Casa de Fusta hay un observatorio que da vista a la laguna de L’Encanyissada, la mayor del delta. Desde este observatorio, un sendero de un kilómetro, en dirección oeste, conduce a un segundo observatorio. En el magnífico carrizal de la laguna crían, entre otras garzas, avetorillo común y garza imperial. Con suerte, también puede sorprenderse al siempre difícil de avistar avetoro común. El flamenco común y, en invierno, el aguilucho lagunero occidental son observaciones garantizadas. L’Encanyissada es un magnífico enclave
para las anátidas, sobre todo durante el invierno, aunque algunas, entre ellas el pato colorado, también pueden observarse durante la época de cría. La carretera que bordea el norte de la laguna, en dirección este, llega a un cruce en el que se recomienda desviarse a la derecha para acceder a un puente (Pont del Través), donde se alza una torre de observación. Se trata de un buen lugar para anátidas diversas, fumarel cariblanco, martín pescador y aves de carrizal, como calamón común, escribano palustre, carricerín real y, en invierno, ruiseñor pechiazul. Es también recomendable detenerse en el observatorio de la laguna de El Clot, prolongación de L’Encanyissada.

Hemidelta sur: de Riet Vell a La Banya

(15 kilómetros (ida). En coche.)

La Reserva Natural de Riet Vell, gestionada por SEO/BirdLife, merece una visita. A este lugar se puede acceder como continuación del itinerario 3, conduciendo por la carretera a Sant Jaume d’Enveja y tomando un desvío a la derecha hacia la urbanización de Los Eucaliptos. Poco antes de esta urbanización, un desvío a la izquierda lleva a la reserva.
Además de arrozal, tiene una pequeña laguna de agua dulce restaurada, con carrizales y dos islotes artificiales donde crían cigüeñuela común y charrán común. La laguna cuenta con dos observatorios de aves. La diversidad de ambientes creados en esta reserva atrae a lo largo del año a buena parte de las especies más representativas del delta, siendo muy destacable la abundancia de calamón común y avetorillo común. Además, es posible detectar avetoro en invierno y polluela bastarda en verano.
Si se sigue en dirección a la urbanización Los Eucaliptos, hay que girar a la derecha a los pocos metros, para tomar otra carretera, paralela a la playa, que pasa por saladares propicios para canastera común y terrera marismeña. Pronto se bordea la orilla oriental de la laguna de La Tancada y se alcanza el observatorio en ella situado. Es una zona muy recomendable para la observación, por la facilidad con que pueden localizarse gran número de especies. Además de las mismas que se encuentran en L’Encanyissada, aquí es posible avistar adicionalmemente al zampullín cuellinegro en invierno.
Poco después, la carretera atraviesa las salinas abandonadas de Sant Antoni —donde recalan en paso limícolas y charranes, incluida pagaza piquirroja— hasta cruzarse con otra procedente de Sant Carles de la Rápita, por la que debe proseguirse a mano izquierda en un corto tramo para conectar con la pista sin asfaltar que recorre el istmo del Trabucador, una estrecha barra arenosa de más de cinco kilómetros de longitud. En invierno hay limícolas litorales en sus orillas, incluido ostrero euroasiático, y existe también la posibilidad de observar aves marinas, tanto en la bahía interior de Els Alfacs como en las aguas abiertas del Mediterráneo.
El itinerario concluye donde comienza la punta de La Banya, reserva natural con una extraordinaria diversidad de aves, pero de acceso restringido. No obstante, si se andan unos dos kilómetros de playa, puede accederse a un observatorio desde el que otear las salinas de La Trinitat y otros enclaves de esta reserva. Es la mejor zona del delta para gaviotas y charranes, y se pueden observar con relativa facilidad la mayoría de especies, incluidas gaviotas picofina y de Audouin. Grandes grupos de flamenco común frecuentan la zona durante todo el año ya que tienen en La Banya el lugar de asentamiento de su colonia de cría. También pueden encontrarse efectivos reproductores de tarro blanco y avoceta común. En invierno,
se pueden encontrar buenas concentraciones de anátidas y limícolas y, en paso, espátula  común

Hemidelta sur: la Gola de Migjorn

(10 kilómetros (ida). En coche.)

Se recomienda visitar esta desembocadura secundaria del Ebro, a la que se accede desde Sant Jaume d’Enveja por la carretera que va junto al canal paralelo a la margen derecha del río. Su último tramo bordea la isla de Buda, valioso humedal de acceso restringido que, sin embargo, se puede otear desde una torreobservatorio que hay cerca de la playa. Es el mejor lugar del delta  para ver garceta grande y morito común. En invierno, la zona es muy interesante para ardeidas y limícolas, además de para ánsar común. Añade interés a este recorrido la cercanía de la  laguna salobre de L’Alfacada, propiedad de la Fundación Territori i Paisatge y gestionada con la colaboración de SEO/BirdLife.

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008