Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Pato colorado, 2008

SEO/BirdLife elegía el pato colorado (Netta rufina) como Ave del Año 2008 como símbolo de las aves acuáticas españolas y los humedales donde habitan. Estos frágiles ecosistemas sufren una importante pérdida de calidad de las aguas, cuando no la directa desecación, a causa de la sobreexplotación de acuíferos para regadíos y las sequías cada vez más acusadas.

 

Su buen estado de conservación es crucial para todas las especies acuáticas que se reproducen y pasan el invierno en nuestro país, como es el caso del pato colorado.

 

 

 

 

cabecer_patocolorado_930

 

Catalogada en el Libro Rojo de las Aves de España como especie vulnerable, el pato colorado es una de las anátidas más características de España como reproductora ya que en los mejores años llega a alcanzar las 4.000 parejas, variando considerablemente en función de los niveles de agua. En nuestro país cría sobre todo en las marismas del Guadalquivir, lagunas de La Mancha, Albufera de Valencia, lagunas litorales de Alicante y delta del Ebro. Ocasionalmente en Aragón, La Rioja, Murcia, Extremadura, Madrid, Navarra y Baleares. 

 

 

 

Pato colorado Foto 1

 

 

Los censos de invernantes contemplan alrededor de 14.000 ejemplares (según censo de 2006). La población europea no supera las 27.000 parejas, la mayor parte de las cuales cría en Rumanía, Rusia europea, Turquía y España. 

 

 

¿Dónde habita?

Es una especie de distribución paleártica, que nidifica de manera dispersa y más bien escasa desde la Península Ibérica y el sur de Francia hasta Asia central, e inverna en la cuenca mediterránea, Oriente Medio, subcontinente indio y sur de Asia. No presenta subespecies.

 

 

 

En España

Se reproduce en diversos enclaves de La Mancha húmeda, el litoral mediterráneo y las marismas del Guadalquivir. Parece que todos estos núcleos conforman una única población que se distribuye por las distintas regiones peninsulares en función de las condiciones hidrológicas reinantes. Durante la invernada, las principales concentraciones también se localizan en los lugares habituales de reproducción. Es accidental en las islas Canarias.

 

En Europa

En Europa se ha estimado una población de 14.000-27.000 parejas, la mayor parte de las cuales se encuentra en Rumanía, Rusia, España y Turquía. En España, a finales de los años noventa del siglo pasado la población reproductora se cifró, de forma poco precisa, en torno a las 4.000 parejas, con variaciones locales según los factores ambientales imperantes cada temporada, de manera que los años favorables se producían aumentos importantes de la población. Durante el invierno, el contingente ibérico se ve incrementado con aves procedentes de otros países, cuyo número se estableció en unos 20.000 individuos hacia finales de la década de los ochenta, una cifra que se redujo hasta los 15.000 en los años noventa y hasta los 5.000 en 2003, lo que sin duda refleja una tendencia a la baja muy significativa.

 

Desplazamientos

La población ibérica es básicamente sedentaria, si bien realiza movimientos relacionados con la muda después de la reproducción o fugas en las que puede llegar a recorrer largas distancias, a veces de varios cientos de kilómetros. Esta migración parece relacionarse con la disponibilidad de alimento, así como con la profundidad y extensión de las masas de agua. Las aves abandonan las zonas de cría 3 (siempre los machos antes que las hembras) a medida que en estas disminuye el nivel de agua.

 

Para saber más sobre el pato colorado conoce el Censo de las Aves Acuáticas Reproductoras en España en 2007 (PDF)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.