Viaje de boda

Aunque el término “migración pre-nupcial” es más preciso, si entendemos que la gran mayoría de aves que emigran en primavera lo hacen para reproducirse, calificarlo de “viaje de boda” nos lo aproxima.

 

Incluso aquellas especies que están de paso y que no criarán hasta llegar más al norte, ya van cantando y seduciéndose con impaciencia en las escalas de su trayecto. De ahí que esta época, si nos fijamos bien, tenga un festivo aroma a sex-party ornitológica. Es un propósito que no lucirá la migración post-nupcial. Si la humanidad fuese más sensible a estas cosas, lo celebraría, junto con el florecer masivo de las plantas y el retorno de los insectos. Nosotr@s pensamos en los días de playa y empezamos a contar lo que falta para las vacaciones de verano, pero eso es quedarnos cort@s.

 

Escribano triguero cantando, Sariñena (Monegros) abril 2009 ©Salva Solé

Escribano triguero cantando, Sariñena (Monegros) abril 2009 ©Salvador Solé

Lo que está pasando en nuestras latitudes es otro ciclo de renovación y crecimiento, algo que supera con creces el dudoso glamour mercantilista de los grandes almacenes.

 

Durante milenios, cuando nuestra vida era mucho más dura, también la especie humana salía de las cavernas al terminar el invierno y participaba de ese “evento” planetario. Con la adopción de la existencia urbana, nos alejamos de la naturaleza y, aunque nos alegramos de aligerar nuestra indumentaria y disfrutar de días más largos y cálidos, hemos perdido la sensibilidad para resonar en esa onda profunda. Desearía que mis palabras os moviesen a contemplar estos cambios naturales que, cuando no pasan prácticamente desapercibidos, a menudo, solo usamos para comentar el tiempo dentro de los ascensores. “Pues es que un@ no sabe qué ponerse porque por la mañana hace frío y luego calor. Y aun te puede llover por la tarde”. Sí, vale, es cierto. Pero es más, mucho más. Y, para percibirlo, hay que salir al campo y escuchar, mirar, sentir. Esa es la invitación que os hago.

 

Abejaruco europeo, Chachuna (Georgia) abril 2016 ©Salva Solé

Abejaruco europeo, Chachuna (Georgia) abril 2016 ©Salvador Solé

 

No hace falta subir a los Pirineos para percatarse, porque incluso en los parques de las ciudades la transformación es evidente. Si os sentáis en un banco y cerráis los ojos oiréis cómo se desgañita el serín verdecillo y cómo insiste la tórtola turca. Si abrís los ojos y le echáis un mínimo de paciencia, veréis pájaros acarreando material para el nido, arrullándose, disputándose el territorio e incluso copulando: un baño de vida.

 

El aire se diversifica porque empieza a llenarse de golondrinas y otras aves de paso, incluida alguna rapaz y abejarucos invisibles pero no inaudibles. El trino alegre de los vencejos reales y los reclamos veraniegos de los vencejos comunes son una banda sonora que está justo detrás del trasiego prosaico del tráfico. Subid a un terrado e invertiréis ese orden; será el júbilo aviar el que ocupe el primer plano y los gruñidos mecánicos los que queden detrás: Mano de santo contra el estrés.

 

Ruiseñor común cantando, Aiguamolls de l’Empordà julio 2015. ©Salva Solé

Ruiseñor común cantando, Aiguamolls de l’Empordà julio 2015. ©Salvador  Solé

 

Las aves – pero ni mucho menos solo las aves – nos traen estos días un oleada de vitalidad en estado puro, sin merchandising, sin postureo ni más afán que el de perpetuar la vida misma; para quien tengan los receptores sintonizados, más que una sinfonía, es una epifanía.

Y si no sois de poneros trascendentales, podéis limitaros a gritar “¡Vivan los novios!”

 

Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife, colabora con el Grupo Local SEO-Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas. También es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.

 

 

Los comentarios se han cerrado.

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.