Tag Archive for Anillamiento

Cita del anillamiento europeo en San Sebastián, por Arantza Leal

 

Cada dos años, las Oficinas que coordinan el anillamiento científico en Europa tienen una cita muy importante: la Asamblea General de EURING (European Union for Bird Ringing, Unión Europea para el Anillamiento Científico de Aves). EURING fue fundada en 1963, para organizar, estandarizar y coordinar el anillamiento científico de aves a nivel europeo. El Centro de Migración de Aves, grupo de trabajo de SEO/BirdLife creado en 1957, fue uno de los miembros fundadores.

Leer más...

La `halcona´ más castiza, por Arantza Leal

Los halcones peregrinos son, desde hace unos años, unos vecinos más de la ciudad de Madrid y esta foto es una buena muestra de ello. Nos la envía José Miguel de Cruz, un vecino de Madrid que tiene la inmensa suerte de tener una de las parejas de halcones criando en la jardinera de su casa.

 

Halcón peregrino con las "cuatro torres" de Madrid al fondo ©José Miguel de Cruz

 

SEO/BirdLife realiza el seguimiento de halcón peregrino en la ciudad de Madrid desde principio de la década del 2000, cuando se empezaron a detectar halcones urbanos.

[more…]

 

Esta imagen nos ha producido una inmensa alegría al equipo de seguimiento de los halcones urbanos (nos podéis seguir en twitter con el hastag #HalconesMadrid) por dos razones: una, constatamos que esta pareja está criando con normalidad, y dos, este individuo (una hembra) está anillado y por lo tanto podemos identificarlo (anilla de lectura a distancia 2N). El anillamiento científico permite individualizar a los ejemplares de por vida, aportando además información fundamental para conocer diversos parámetros biológicos de las aves: condición física, edad, sexo, supervivencia, dispersión, etc.

 

Es la primera vez que encontramos evidencias de que los halcones que están naciendo en Madrid acaban volviendo a criar a la ciudad

 

 

Marcaje del halcón peregrino 2N en 2011 como pollo en nido ©SEO/BirdLife

 

No es la primera vez que observamos los halcones marcados por el equipo dentro de nuestro proyecto de seguimiento, pero es la primera vez que podemos constatar que esta ave ha nacido en la ciudad de Madrid. Hasta ahora los halcones que se estaban reproduciendo procedían de las poblaciones naturales marcadas fuera del ámbito urbano, pero es la primera vez que encontramos evidencias de que los halcones que están naciendo en Madrid acaban volviendo a criar a la ciudad. Esta hembra fue marcada como pollo en el año 2011 en el centro de Madrid y ya en 2014 crío en la ciudad con éxito (aunque hasta ahora no habíamos podido leer su anilla). Por lo tanto, es la “halcona” más castiza de Madrid.

 

Hembra 2N junto a su hermano en el nido una vez marcados. Año 2011 ©SEO/BirdLife

 

 

Actualmente existen alrededor de ocho parejas en la ciudad de Madrid y dos parejas más en poblaciones muy cercanas. Muchos de estos individuos están marcados dentro del seguimiento que hace SEO/BirdLife, y gracias a este, se ha podido comprobar cómo ha ido el halcón peregrino colonizando la ciudad de Madrid de forma natural. Todos los individuos de estas parejas o no están marcados o están marcados con anilla metálica oficial y PVC (anilla de lectura a distancia) dentro del proyecto de seguimiento que realiza SEO/BirdLife.

 

Agradecemos a todos los ciudadanos la información que nos aportan sobre los halcones urbanos y su colaboración desinteresada. Gracias a ellos podemos hacer el seguimiento de una forma más sencilla y eficaz, ya que este proyecto no cuenta con financiación.

Si ves o crees que has visto un halcón en Madrid o en una población cercana, no lo dudes, ¡avísanos!, escribe a aleal@seo.org.

 

 

Arantza Leal, es miembro del Área de Seguimiento de Aves de SEO/BirdLife, anilladora del CMA y apasionada divulgadora de temas ornitológicos por las redes sociales. @ArantzaLeal1

 

 

 

 

Muerte en las playas de Brasil

La Oficina de Anillamiento de SEO/BirdLife recibe cada año miles de correos electrónicos, llamadas y algunas cartas postales con información de aves anilladas, que han sido encontradas heridas o muertas por personas que pasean por el campo. El envío de esta información es fundamental para aumentar en el conocimiento sobre las aves.

[more…]

©Alan Pimenta

Anilla ©Alan PimentaA principios del mes de agosto llegó a la Oficina un correo electrónico desde ¡Brasil! en el que  informaban del hallazgo de un ave con remite “MINISTERIO MEDIO AMBIENTE MADRID SPAIN”. Tras la primera sorpresa por el lugar de recuperación, se recibió un nuevo correo que despejaba cualquier duda al respecto, ya que  enviaban las fotos del ave, lamentablemente muerta, y de la anilla que portaba.

 

 

Se trataba de una pardela cenicienta (Calonectris diomedea) marcada en Tenerife en noviembre de 2013 y recuperada tras 262 días a 5.129 Km de distancia en la playa de Armaçao, en Salvador de Bahía (Brasil). Una persona que paseaba por la playa se encontró al animal muerto (se desconoce la causa de la muerte) y al observar la anilla se puso en contacto con la Oficina de anillamiento.

Aunque pueda parecer extraño recuperar un ave marcada en España en un lugar tan lejano como Brasil, en realidad no lo es, al menos en esta especie. Existen otras recuperaciones de pardelas cenicientas anilladas en España y recuperadas en Brasil (todas las recuperaciones de este ave en Brasil proceden de Canarias).

 

Consulta 10B (Distribución de aves anilladas en España recuperadas por país) de la aplicación www.anillamientoseo.org para Calonectris diomedea

 

La pardela cenicienta es un ave marina pelágica de gran tamaño, que cuenta con dos subespecies: borealis y diomedea, o lo que sería lo mismo pardela cenicienta atlántica y mediterránea. Se encuentra catalogada en el Libro Rojo de las Aves de España como “Vulnerable”, motivo por el cual fue nombrada Ave del Año 2013.

 

Los movimientos de estas aves y sus migraciones son muy estudiadas y se puede consultar bibliografía al respecto. La subespecie borealis (a la que pertenecía el ave marcada) cría en las islas Canarias (en España), migra hacia las costas del Atlántico oeste (Brasil) a pasar el invierno (es una de las 3 zonas de invernada descritas por los investigadores) y tras él vuelve a sus zonas de cría. El tipo de vuelo y las rutas migratorias que trazan son muy interesantes por lo que os recomiendo leer como resumen la entrada para el proyecto on line Vertebrados ibéricos que realizaron los investigadores y anilladores José Manuel de los Reyes y Jacob González Solís,

 

El anillamiento de este ave nos ha permitido conocer dónde y cuándo ha muerto esta pardela y además, debido al lugar y fecha de marcaje sabemos, en este caso, que su vida no fué nada fácil. Nuestro protagonista ya de joven se salvó in extremis de una de las amenazas más importantes que tiene esta amenazada especie. En Canarias, lugar de origen de este individuo, existe un grave problema con el deslumbramiento causado por las luces urbanas. Los juveniles de pardela cenicienta en sus primeros vuelos, se ven atraídas por las luces nocturnas de los núcleos urbanos, se desorientan y acaban en el suelo de estas zonas, lo que hace que, si no son recogidas, tengan un trágico final. El Cabildo de Tenerife lleva realizando Campañas de recogidas de aves desde hace 16 años y en ellas colaboran diferentes colectivos ciudadanos. En 2013 recogieron más de 1.700 ejemplares de los cuales pudieron ser recuperados por el Centro de Recuperación “La Tahonilla” más de 1.600, y una de ellos fue el ave recuperada en Brasil.

Pardela cenicienta deslumbrada en una calle de Canarias. ©Beneharo Rodríguez/SEOBirdLife

 

Gracias al Cabildo de Tenerife por su sensibilidad hacia el problema del deslumbramiento, a la colaboración ciudadana en la recogida de los pollos y a la labor del Centro de Recuperación “La Tahonilla” recuperando y anillando estas aves, este individuo pudo sobrevivir a sus primeros vuelos y su recuperación (aunque haya sido en estas circunstancias) ha aportado más información sobre la biología y migración de estas aves.

 

Por último agradecer a Alan Pimenta el envío de la información de la pardela encontrada y os animamos a que, si alguna vez encontráis un ave herida o muerta con anilla envieis la información de la misma a través de www.anillamientoseo.org o a través de un correo electrónico a anillamiento@seo.org, porque todas las recuperaciones son importantes y aportan información útil y de interés para el mayor conocimiento de las aves.

 

Arantza Leal es ayudante técnico del Área de Estudio y Seguimiento de Avifauna de SEO/BirdLife y anilladora experta del CMA.

Contacto: aleal@seo.org

Twitter: @ArantzaLeal1

Emilio Escudero

 

Emilio Escudero es técnico administrativo de la Oficina de Anillamiento de SEO/BirdLife y anillador experto del CMA.

Contacto: anillamiento@seo.org

Twitter: @AnillamientoSEO

 

 

Más información sobre pardelas cenicientas:

Pardela cenicienta, Ave del Año 2013

La iluminación urbana afecta a los pollos de pardela cenicienta en Canarias

Apadrina una pardela cenicienta, Ave del Año 2013

Hagamos un Gran Año

“Me encantan los pájaros. ¿A quién no le encantan los pájaros?. Bueno, sí, te despiertan por la mañana, te estropean la fruta con sus picotazos y a veces te dejan el coche lleno con sus cagadas. Pero son preciosos, y vuelan. Además, son capaces de hacer cosas increíbles”

Con estas palabras comienza la película El gran año, una película que, a día de hoy, ya casi constituye un clásico dentro de mi filmografía personal y de obligada visión un mínimo de un par de veces al mes, hecho que conlleva los más jocosos comentarios dentro de mi círculo de pajareros habituales.

 

En todos los cursos y seminarios que he impartido sobre la ornitología, bien en su fase de iniciación o en su fase ya avanzada, he repetido hasta la saciedad el afán que existe en el mundo ornitológico anglosajón por las listas de vida o las listas anuales, así como las competiciones que en este último punto se desencadenan en diferentes países.

[more…]

 

Acentor alpino (Prunellas collaris), una de las especies invernantes, frecuente en las cimas de las montañas el norte de Alicante

 

A mediados del año 2012, había leído que se había realizado una película sobre pajareros, El Gran Año. Pero yo ya sabía que esa película, a Alcoi, la ciudad donde vivo, una ciudad de poco más de 60.000 habitantes, no iba a llegar ni en el mejor de mis sueños. Fue al final del verano de ese año, cuando cayó en mis manos una descarga pirata y en excelente calidad (lo siento por los amigos de la SGAE). Su visualización me dejó fascinado. ¿Quién era yo de los tres personajes protagonistas? ¿O era un poco de los tres? ¿O a lo largo de mi vida había sido cada uno de ellos en ciertos momentos? Recuerdo de más joven oír en cintas de cassete, una y otra vez, la guía de cantos de las aves de España ante la estupefacción de mi hermano, o esa comida de aniversario de boda a la que no llegué por culpa de un ejemplar juvenil de buitre negro marcado con anilla metálica que apareció un mes de noviembre por estas montañas, o las repetidas ocasiones en las que asuntos laborales me han impedido salir a realizar, aunque solamente fuera una pequeña excursión.

 

Durante esa primera semana que la película estuvo en mis manos, la vi cada noche, y en mi cabeza empezó a formarse la idea de realizar un Gran Año. Pero, tomemos otra vez las palabras de la película para saber de qué estamos hablando.

 

“¿Qué es un Gran Año? Un momento, ahora os lo explican. Ya muy entrado el siglo XIX, los norteamericanos celebraban el día de Navidad con concursos de matar la mayor cantidad de aves en un solo día. En 1900, el ornitólogo de la Sociedad Audubon, Frank Chapman, sugirió que en vez de matarlos, deberían contarlos, llegando finalmente a la creación de el GRAN AÑO.”

Así pues, le comenté la idea a Juan Monrós, amigo, pajarero, anillador y profesor en la facultad de biología de la universidad de València, pero sobre todo, amigo. Ambos nos movemos en y con grupos de pajareros y anilladores o las dos cosas a la vez, y podíamos hacer un grupo de gente con quien participar, con quien llevar adelante esa idea, que sería más bien un juego que una competición. En seguida, empezaron los preparativos para poder llevar adelante la idea, convocando a la gente que pudiera participar y estableciendo las reglas de participación, aunque realmente todo se reducía a jugar. Salir al campo a hacer lo que más nos gusta, observar aves, pasar buenos momentos con los amigos y, como no, también disfrutar de la gastronomía, porque no solo de aves vive el hombre (y la mujer).

 

Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans). Especie nidificante en el Parque Natural del Carrascal de la Font Roja, capturada para su anillamiento científico

 

 

Se establecieron varias categorías donde participar:
Categoría 1.- Mayor número de especies observadas en el Península Ibérica e islas (Baleares y Canarias)
Categoría 2.- Mayor número de especies observadas fuera de la Península Ibérica. Se estableció esta categoría sabiendo que en ese momento, eran varias las personas que participaban y que se encontraban fuera de estas convulsas tierras ibéricas, buscando mejores oportunidades laborales o bien en periodos de formación complementaria a sus estudios realizados. También se abría la posibilidad a que alguien que hiciera algún viaje más allá de los Pirineos o del Estrecho de Gibraltar pudiera añadir esta categoría donde participar.
Categoría 3.- Mayor número de especies anilladas, donde solamente podían participar los anilladores expertos en activo. En este apartado se confió en el código ético de los anilladores. En este campo, todos los participantes establecimos que solamente contarían las especies anilladas dentro de los lugares donde se desarrollaban nuestros proyectos, evitando así el ir a anillar por anillar y para sumar especies nuevas. Todos llevamos a término este requisito.
Categoría 4.- Mayor número de especies fotografiadas, sin límite de territorio.

Se iba acercando el final de 2012 y ya todos los que en nuestro juego particular, en nuestro Gran Año 2013 íbamos a participar, estábamos preparando guías, recuperando todo el equipo de campo, en mi caso disperso entre mochilas y planificando posibles salidas. Así, el día 1 de enero de 2013, la paloma bravía en su variedad doméstica, el gorrión común y el buitre leonado fueron las primeras especies que anoté en mi cuaderno de campo.

 

 

Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca), mosquitero musical (Phylloscopus trochilus), mosquitero común (Phylloscopus collybita) capturados para su anillamiento científico en una sesión de anillamiento en el Parque Natural del Carrascal de la Font Roja durante la campaña del paso postnupcial

 

Cada participante iba engrosando su lista de especies en las diferentes categorías. Mensualmente se iban presentando el estado de los listados con gráficas donde se establecía el progreso de cada uno de los participantes

 

Se creó un grupo cerrado en una afamada red social cuyo nombre no se que tiene que ver con las caras y seguro que nada con los libros. En ese punto de encuentro en el ciberespacio, se iban colgando fotografías de algunas de las especies que se iban observando. Cada uno nos tomamos el juego con mayor o menor ímpetu, con mayor o menor ansia que diría aquel.

Hay quien se movió por toda la Península, arriba y abajo, saltando a alguna isla, realizando mayores o menores desplazamientos. Alguien participó anillando aves por tierras del Norte, en tierra de vikingos y donde abunda especies de aves, míticas para mi y difícilmente observables en estas tierras del Mediterráneo. Otros en cambio, a los que las condiciones laborales y económicas no nos permitían tanta movilidad, confiábamos en desplazamientos comarcales para ir sumando alguna que otra especie. Ir sumando e ir disfrutando, porque de eso se trata, de las aves.

 

Momento marcado en mi memoria y en mi retina, esa tarde de mediados de junio en la cumbre de la sierra Aitana, techo de las comarcas alicantinas, de un macho de roquero rojo realizando su parada nupcial en el borde de uno de tantos precipicios que en la sierra abundan. Esta especie tiene en la sierra Aitana, la última tierra española que vio Alberti desde el barco que lo llevaba al exilio, su único lugar de reproducción dentro de todo el territorio alicantino. Una sierra mítica para los excursionistas, botánicos y ornitólogos de estas tierras.

Pasaban los meses y cada uno, y dentro de sus circunstancias personales y de sus limitaciones, fueran del ámbito que fueran, iban, íbamos, incrementando el número de especies, aunque a esas alturas del juego ya sabíamos todos quien iba a ser la ganadora, la cual ya despuntaba, con diferencia, del resto de participantes.

Esperábamos la llegada del invierno y de las aves del Norte con él, pero este año, un año sin invierno ni lluvia en el Mediterráneo, ha sido flojo en lo que se refiere a este tipo de aves.

Llegó el fin de Año. Era momento de valorar lo acontecido a lo largo del
2013. Se establecieron los ganadores en cada una de las categorías:
Categoría 1.- Mayor número de especies observadas en el Península Ibérica e islas. Ganadora, Carmen Azahara, con 300 especies

Categoría 2.- Mayor número de especies observadas fuera de la Península
Ibérica. Ganador Juan Monrós, con 209 especies


Categoría 3.- Mayor número de especies anilladas. Ganador, Rubén Oliver, con 63 especies

Categoría 4.- Mayor número de especies fotografiadas. Ganador, Carlos Mompó, con 151 especies

 

Una cena en Valencia capital era el punto de clausura del juego de 2013 y planteamiento del juego del 2014. Estaba claro que todos, o una gran mayoría, íbamos a repetir en las mismas condiciones. Las mismas categorías, la misma idea de disfrutar de las aves, las amistades y de los entornos donde las observáramos. Y también de la gastronomía, como no.

Y en ello estamos ahora mismo a mediados de febrero. Haciendo nuestro Gran Año 2014. Personalmente, después de más de 35 años de pajareo, de trepar montaña arriba, montaña abajo, de patear riberas de ríos, salinas y cultivos o parques urbanos, aún estoy absorto por la observación realizada ayer mismo en el Parque Natural del Fondó d’Elx, de un adulto de águila moteada acosado por una hembra de aguilucho lagunero o por una aguililla calzada o la observación en las Salinas de Santa Pola de más de 70 correlimos comunes y una decena de vuelvepiedras posados bajo la cálida y anaranjada luz del atardecer.

Y es que solamente puedo acabar este texto con las palabras que lo empecé y con las que empieza la película: Me encantan los pájaros.

 

 

Pep Cantó Corchado

Ornitólogo, educador ambiental y pintor naturalista
Socio de SEO/Birdlife y anillador experto del CMA

http://memoriasdeoverlord.blogspot.com 

 

 

 

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.