¿Para qué sirven las aves?

“Pardelas pichonetas, pardelas capirotadas, paíños, petreles, fulmares, albatros, págalos pomarinos, alcatraces atlánticos, charranes patinegros, tórtolas, estorninos, águilas pescadoras, agujas colipintas, zopilotes, busardos, petirrojos, zorzales, correlimos, oropéndolas, totovías, collalbas: mientras leo este libro de Antonio Sandoval Rey, ¿Para qué sirven las aves?, tengo a mano un cuaderno en el que voy apuntando cada uno de los nombres de pájaros que menciona. Antonio Sandoval cuenta las vidas de los pájaros tan animadamente como la historia de la Ornitología, y como en el mundo natural todo está conectado con todo, el campo de sus intereses y de sus entusiasmos abarca literalmente el planeta”.

[more…]

 

Estas son las palabras que ha dedicado el novelista Antonio Muñoz Molina en una entrada reciente de su blog al primer libro del naturalista gallego Antonio Sandoval (A Coruña, 1967). Muñoz Molina es uno de los más populares novelistas españoles y también un pensador con notable interés por el campo. El autor andaluz suele mostrar preocupación por los destrozos que la voraz sociedad de consumo en que vivimos produce en el paisaje, en el mundo rural y en nuestra calidad de vida. Es lógico que haga una crítica entusiasta de un libro como ¿Para qué sirven las aves? (Tundra Ediciones, 2011), que tiene la virtud de denunciar todo eso y, al mismo tiempo, transmitir luz, asombro y admiración por la belleza que la naturaleza viva nos ofrece aún.

Pardela mediterránea y alcatraz atlántico. ©Juan Bécares

Confieso que, como Muñoz Molina, también intenté tomar notas mientras leía el debut literario de Antonio Sandoval. Y si no escribí muchas fue porque el libro me enganchó tanto que no me permitió soltarlo para coger el cuaderno. ¿Para qué sirven las aves? tiene la misma capacidad de enganche que una buena novela de intrigas y eso a pesar de que carece en rigor de la trama y argumento propios de esos textos adictivos. No es una historia, sino una sucesión de paseos, enseñanzas y reflexiones, una navegación que tiene la virtud de llevarte de la mano hasta el final y dejarte con ganas de más.

El libro pertenece a un género inclasificable, a medias entre el relato de viajes, el ensayo y el dietario íntimo. Es una narración viajera, pero también una obra divulgativa sobre aves y ecología y, sobre todo, un diario de autor con reflexiones e impresiones sobre nuestro lugar en el mundo y nuestra delicada relación con el medio natural.

En principio, el esquema de la obra es sencillo. Antonio Sandoval, que es es guía ornitológico y escribe desde hace años artículos de divulgación de naturaleza en prensa, recorre su tierra gallega visitando los lugares de más importancia para las aves. Sin embargo, lo que podría ser una simple guía de viaje crece hasta convertirse en una obra total. Porque Sandoval va introduciendo digresiones, reflexiones y pequeños relatos en los que tiene cabida todo: desde la historia general de la ornitología, hasta los últimos estudios científicos sobre la importancia del medio ambiente para la salud de las personas, la actualidad política sobre la defensa del medio ambiente o un sinfín de anécdotas jugosas sobre la histórica relación entre las aves y el ser humano.

El autor va entrando y saliendo de todas historias con una tremenda sensación de naturalidad, una fluidez que esconde en realidad una estructura muy trabajada. La arquitectura del relato es admirable, porque salta de un asunto a otro usando el viaje en sí, la descripción de un paisaje o un momento de contemplación y lo hace con sensación de ligereza e introduciendo en la pócima un gran número de historias que van más allá de la ornitología.

En ese sentido, el libro emparenta con obras maestras como Sueños árticos (Península, 2010), que sirve al norteamericano Barry Lopez para hacer una semblanza científica, poética y filosófica sobre un mundo helado amenazado por la industrialización; o con el superventas Leviatán o la ballena (Ático de los libros, 2010) donde el británico Philip Hoare hace con las ballenas lo mismo que Sandoval consigue con las aves: tejer un relato total en torno a un viaje para buscar fauna.

Literatura de naturaleza

Y aquí es donde hay que poner aún más en valor lo que significa ¿Para qué sirven las aves? en las librerías españolas. Es una de las pocas aportaciones patrias de peso a lo que podríamos llamar “literatura de naturaleza”. Un género poco transitado aquí pero que en inglés goza de gran predicamento. Al “nature writing” pertenecen divulgadores y científicos como Gerald Durrell, Peter Matthiesen, George Schaller, Rachel Carson o E. O. Wilson. En España habría que pensar en Miguel Delibes, José Antonio Valverde, Francisco Purroy o Félix Rodríguez de la Fuente para encontrar argumentos similares.

Como explica Víctor Hernández, responsable de Tundra Ediciones, el joven sello editorial que está publicando libros como el de Sandoval y alguna otra joya más de narrativa ambiental, “la literatura de naturaleza se ha definido como una prosa ajena a la ficción y nutrida tanto por información científica y descripciones del mundo natural como por reflexiones personales y autobiográficas que aspira a vincular emocionalmente al lector con paisajes y ecosistemas que trata, incidiendo además en la necesidad de su conservación”.

En realidad, ese argumento literario no abunda en castellano. Tenemos magníficos escritores de viaje, pero éstos suelen dirigir la mirada hacia el tipismo local, la antropología, la historia o la actualidad del país, pero rara vez hacia el paisaje y el mundo natural que recorren. Es curioso que la literatura de viajes haya derivado hacia esos derroteros, cuando en realidad quienes ‘inventaron’ el género hace siglos fueron viajeros con inquietud geográfica o biológica.

En el extranjero se podrían mencionar, entre otros, clásicos como el alemán Alexander von Humboldt, el inglés Charles Darwin, el ruso Vladimir Arseniev o los americanos John Muir o Aldo Leopo. En España abundan los ejemplos, desde cronistas de Indias como Gonzalo Fernández de Oviedo o Fray Gaspar de Carvajal a ilustrados como José Celestino Mutis y Félix de Azara o, más adelante, en la Edad de Plata, Odón de Buen o Eugenio Morales Agacino.

El libro de Antonio Sandoval, escrito ahora, en pleno siglo XXI, consigue actualizar esa tradición del naturalismo viajero y lo hace con un estilo y personalidad propios. Un tono literario de gran altura que invita a desear nuevas entregas que respondan a preguntas tan sugerentes como la que da título a su primer libro: ¿Para qué sirven las aves? El autor explica que fue un niño quien se lo preguntó un día mientras observaba aves marinas en el cabo de Estaca de Bares. Y que la cuestión le dejó tan perplejo que se vio obligado a escribir el libro para contestarla.

Leyendo su obra recién publicada, cada cuál encontrará respuesta propia a ese ¿para qué sirven las aves? Yo, por mi parte, me atrevo ya contestar: las aves sirven para descubrir la naturaleza … y para amar la vida.

Sobre el autor y el libro

Antonio Sandoval Rey Además, he sido socio fundador y vicepresidente de la Sociedade Galega de Ornitoloxía (SGO) y fundador de la Sociedade Galega de Educación Ambiental (SGEA), presidente del Grupo Naturalista Hábitat de A Coruña y Coordinador del Grupo Ibérico de Aves Marinas (GIAM) de SEO/BirdLife. En el año 2002, durante la crisis del Prestige, coordinó los trabajos de SEO/BirdLife durante el desastre pretrolero.

 

En este enlace puede escucharse una reciente entrevista al autor en RNE.

El libro ¿Para qué sirven las aves? (Tundra Ediciones, 2012) está disponible en la tienda online de SEO/BirdLife y se presenta en Madrid el miércoles 10 de abril. El evento tundra lugar en la Librería Rafael Alberti (C/Tutor, 57). El acto contará con la presencia del autor, del naturalista Joaquín Araújo y de la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz.
Pedro Cáceres es periodista especializado en ciencia y medio ambiente. Trabaja en el gabinete de comunicación de SEO/BirdLife en Madrid.

 

 

 

 

Otros blogs del autor: 

 

Un siglo sin la paloma migratoria americana (1 septiembre 2014)

Wisdom, una albatros más antigua que SEO/BirdLife (29 julio 2014)

Siete metros de envergadura, el ave más grande de la historia (7 julio 2014)

¿Por qué nos gusta ver aves? (25 abril 2014)

Persiguen a un oso a caballo y con lanza en Palencia (19 septiembre 2013)

Entrevista a Pedro Cáceres / Día de las Aves DE SEO/BirdLife (4 octubre 2014)

 

Los comentarios se han cerrado.

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.