En cambio…

 

Durante 2017 la vulnerabilidad de este país se ha hecho más patente que nunca.

 

España se seca. No hay agua para tanta demanda. La mitad de los acuíferos subterráneos del país están en mal estado por sobreexplotación y contaminación, y lo mismo ocurre con el 42% de los ríos, lagos, estuarios y aguas costeras.

No hay agua para tanta demanda. ©Luis Tosta

En cambio… el Estado español apuesta por incrementar la superficie de regadío en unas 700.000 hectáreas, se proyectan 35 nuevos embalses mientras el Delta del Ebro se hunde por falta de sedimentos y siguen a pleno rendimiento miles de pozos ilegales. Eso sí, se proclama la necesidad de un pacto nacional, a la vez que se incumple reiteradamente la Directiva Marco de Agua.

España se quema. Entre el 1 de enero y el 30 de noviembre han ardido un total de 176.587 hectáreas, casi el doble de la media de la última década.

Leer más…

Cambiar la inercia

“Los ríos se secan, las aves desaparecen, el clima pierde benignidad y la tierra se empobrece”. Desgraciadamente estas demoledoras palabras resultan de una enorme actualidad a pesar de estar extraídas de Tío Vania, obra escrita por Antón Chéjov en 1889. “Nos encontramos ante la degeneración del campo por inercia, por ignorancia, por inconsciencia”, añade el ilustre dramaturgo.

 

Pues bien, a pesar de que cada vez proliferan más las noticias que nos alertan sobre el precario estado en que se encuentra nuestro medio rural, parece ser que la inercia, es decir, la falta de energía física y moral para modificar el rumbo de las cosas, sigue vigente: la sequía, los incendios, el despoblamiento y la dejadez  por conservar el medio ambiente van haciendo mella cada vez con más virulencia.

 

Gaviota patiamarilla, Salinas de La Tapa. Cádiz

 
Leer más…

Pon un olivo en tu vida

Mi primer contacto verdadero con la naturaleza tuvo lugar en el olivar. Tendría unos 6 años la primera vez que me llevaron a recoger aceituna. Embozado en bufanda, pelliza, manoplas y gorro de lana, y apretujado con la cuadrilla en un remolque entre espuertas, varas y mantas, para sentir menos un frío que cortaba. Así era el viaje al olivar, soportando el traqueteo machacón del remolque. Eran otros tiempos.

 

Aceitunas picual en envero, a media maduración ©SEO/BirdLife

 

Con esa edad poco puedes ayudar, salvo seguir el rastro de los mayores y dejarte llevar en un mundo donde todo parece gigante, sorprendente e inabarcable. Recoger de vez en cuando un manojo de cogollos (ramas que se tronchan del vareo), algunas aceitunas del suelo; el resto idas y venidas a la lumbre, y correteos por doquier. Con 9 años ya no hay escusas. Uno entra de lleno en la faena. A esa edad, tirar de las mantas es un reto, pero se consigue con ayuda, y a hacer butrones de carga, llenar espuertas, portar la manta tronconera e iniciarse al vareo con el garrotillo zumbando a las faldas (las ramas que cuelgan hacia el suelo).
Leer más…

Tarifa, tierra de paso de aves migratorias

Cada año, miles y miles de aves  se mueven para pasar el invierno en lugares más agradables y siempre, a lo largo de los siglos, el ser humano se ha preguntado ¿dónde van?, ¿qué hacen? y ¿por qué migran?

 

Ya en los días de Aristóteles los griegos buscaron explicaciones sobre la desaparición estacional de las aves y el propio filósofo la explicó con la teoría de la transmutación donde, por ejemplo, las golondrinas en invierno se transmutaban en anfibios, siguiendo bajo el suelo hasta la primavera.

 

Otras teorías parecidas explicaban cómo algún pájaro se transmutaba en otro entre el invierno y el verano. De hecho, en Tarifa se creía que el cuco y el gavilán eran el mismo pájaro: el cuco el estival y el  gavilán el invernal.

 

 

Paso de aves planeadoras por Tarifa. ©SEO/BirdLife

Leer más…

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.