La agonía de un mar, por Juan Varela

 

La falta de vida orgánica por la elevada salinidad da nombre al Mar Muerto, pero la verdadera muerte de un mar es su desaparición y esto es lo que puede ocurrir en un futuro no lejano. El nivel del agua desciende alrededor de un metro por año y con él el punto más bajo del planeta: 420 m bajo el nivel del mar. Dieciocho artistas han recorrido sus orillas para luchar contra el fatal desenlace.

 

Panorámica del Mar Muerto ©Borya GAlperin/Shutterstock

Panorámica del Mar Muerto ©Borya GAlperin/Shutterstock

 

El Mar Muerto, como el Tiberíades, es un gran lago endorreico en el valle del Rift, una depresión entre dos placas tectónicas, la arábica y la iránica, y es el fin de viaje del río Jordán, que no desemboca en el mar. El aporte fluvial se pierde por evaporación, pero las sales se acumulan saturando las aguas, cristalizando en sus orillas y apelmazándose en el fondo hasta sus 180 m de profundidad por término medio.

Los problemas del Mar Muerto provienen de las extracciones de agua, ya desde los años sesenta, llevada a cabo por el estado israelí. A ello hay que añadir el aprovechamiento de las sales por las empresas de cosmética y el reciente problema de los refugiados sirios que en número creciente, cerca de 600.000 por ahora, se han instalado en tierras jordanas donde la gestión del agua no es la más adecuada (de hecho, no son infrecuentes las restricciones en viviendas y hoteles). Los aportes de agua por el lado sirio también han disminuido: cerca de 40 represas jalonan el Yarmuck, tributario del Jordán. Desde hace años, existe un proyecto de traer agua desalada del Mar Rojo hasta el valle del Jordán pero el coste y las complicaciones del proyecto lo mantienen paralizado.

La pérdida de agua se hace notar en los acuíferos y se manifiesta en el perímetro del lago en forma de enormes socavones (sinkholes), cerca de 5.500, que se han tragado tramos de autovías y edificios israelíes y jordanos.

 

Fauna única

Zarcero pálido oriental. Apunte del natural realizado por Juan Varela en el Mar Muerto.

Zarcero pálido oriental. Apunte del natural realizado por Juan Varela en el Mar Muerto.

 

El Mar Muerto y las tierras adyacentes constituyen un rico complejo de ecosistemas y uno de los lugares más excepcionales del planeta. Es además un símbolo de los problemas ambientales que generan los desacuerdos políticos en una zona tan inestable. En sus márgenes y en los montes cercanos conviven poblaciones de especies únicas o singulares de aves, mamíferos, reptiles y flora, como el gorrión del Mar Muerto, el estornino de Tristram, el cuervo desertícola, el colinegro común, el damán o el leopardo. A todo ello se añade la importancia del corredor del Rift para la migración de numerosas especies de aves, como las cigüeñas blanca y negra, los ratoneros, los milanos negros, las águilas moteadas y otras muchas.

La dimensión del problema preocupa desde hace tiempo a los conservacionistas de Israel y Jordania, dos países que pese a sus diferencias han encontrado vías de comunicación. Es el caso del proyecto liderado por YossiLeshem –profesor de Zoología en Tel Aviv, ex director de la Sociedad para la Protección de la Naturaleza en Israel (SPNI) y director del Centro Internacional para el Estudio de las Rapaces– y Mansour Abu Rashid, general retirado del ejército jordano y fundador del Centro por la Paz y el Desarrollo (ACPD). Una fase de su proyecto incluye el uso de lechuzas y cernícalos para el control de plagas, superando el rechazo que estas especies sufren por parte de los agricultores.

Para llamar la atención sobre el problema, diversas organizaciones como la SPNI, la ACPD, la HoopoeFoundation, la Universidad de Lausana y la ArtistforNatureFoundation organizaron un proyecto que incluyó la presencia durante diez días de marzo de 18 artistas europeos, estadounidenses, israelíes y jordanos, en el área del Mar Muerto.

 

Grupo de artistas reunidos en el Mar Muerto para llamar la atención sobre sus amenazas. En la primera fila aparece, el tercero por la izquierda, Juan Varela.

Grupo de artistas reunidos en el Mar Muerto para llamar la atención sobre sus amenazas. En la primera fila aparece, el tercero por la izquierda, Juan Varela.

 

También música
A ellos se unió el músico Paul Winter, ganador de siete premios Grammy, que ofreció un concierto en Jerusalén e interpretó distintas piezas durante el viaje realizado por el grupo de artistas a lo largo de las dos márgenes del lago. En el transcurso del mismo trabajaron del natural y ofrecieron talleres de arte y naturaleza a grupos de escolares jordanos, beduinos, israelíes y palestinos.

En la línea de otros proyectos, las obras realizadas sobre el terreno y posteriormente en estudio serán expuestas en galerías y recogidas en un libro. Además aparecerán en un vídeo específico sobre esta iniciativa.

 

Juan Varela es representante en España de la Artists for Nature Foundation

 

Este artículo aparece publicado en el último número de Aves y naturaleza

 

Los comentarios se han cerrado.

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.