De paujiles, pucacungas y otros animales no domesticables, por José Álvarez

La mamá paujil voló hacia las copas de los árboles con gran estrépito. En el suelo, camuflados entre las hojas secas, quedaron sus dos pollitos recién nacidos, literalmente con pedazos de cáscara todavía pegados al trasero. Mi guía, curtido mitayero del pueblo de Jenaro Herrera, se apresuró a tomar uno y me dijo que agarrase el otro.

 

Corría el año 1988 y en esos tiempos no había muchas consideraciones ambientales hacia este tipo de prácticas, así que no lo dudé. Desde niño me encantó criar en mi pueblito de las montañas de León aves silvestres como mascotas, desde cuervos hasta perdices. De modo que metimos a los dos recién nacidos en un ‘capillejo’ de hojas de ungurahui y los llevamos de vuelta al Centro de Investigaciones ‘Jenaro Herrera’ del IIAP, caminando de vuelta los veintitantos kilómetros que habíamos avanzado por la carretera en construcción hacia Angamos.

 

Paujil Mitu tuberosum ©Jose_Alvarez

 

 

El avecita era una cariñosa bola de peluche de colores abigarrados, como corresponde a las crías de las aves nidífugas, que necesitan camuflarse en su entorno porque abandonan el nido a pocas horas de nacidos. El animalito me consideraba efectivamente su madre, y acudía a mis llamados en busca de comida. Lo crié con mimo durante varias semanas. A los pocos días desarrolló las plumas de las alas, y a la semana ya daba vuelos cortos. Me llamaron la atención varios rasgos del carácter del paujil: su nerviosismo extremo (salía disparado volando ante cualquier ruido, y se estrellaba contra la pared de mi habitación, porque al no tener casi cola no podía maniobrar), y la exquisitez extrema de sus hábitos alimenticios.

[More...]

 

Efectivamente, aunque yo le daba alimentos muy nutritivos, desde grillos y polillas hasta pedacitos de huevo, arroz cocido y frutas, observé que rápidamente se cansaba de un alimento y lo rechazaba, aunque se tratase de algo que le gustaba mucho, si es que le había ofrecido el mismo bocado varias veces seguidas. Tenía que “rotar” por una serie de bocados distintos hasta que volviese a aceptar uno de nuevo. Nada parecido a los pollos de gallina, que comen como desesperados el mismo tipo de alimento durante todo el día sin cansarse, sea pienso o yuca picada. Total, que para alimentar al bendito paujil tenía que tener a mano una variedad de alimentos de origen vegetal y animal, y variar de uno a otro para que continuase comiendo. Algo similar he observado en las pucacungas y montetes que he tenido oportunidad de criar.

 

 

He oído a muchos supuestos expertos en desarrollo amazónico proponer la zoocría de fauna nativa como una de las alternativas para la Amazonía. Solo una ignorancia supina en el tema puede sustentar propuestas así. De hecho, hasta ahora no sabemos de ni un solo emprendimiento rentable de cría de fauna amazónica, y sabemos de varios intentos, impulsados algunos por gente muy capaz.

 

Quizás el que más se ha acercado a tener éxito en el Perú es el del Zoocriadero BIOAM, del Ing. Carlos Cornejo, que ha trabajado con ronsocos y, en los últimos años, con sajino, especie que tiene mejores características que los paujiles y pucacungas para la crianza en cautividad, además compensar su desventaja frente al cerdo (en productividad y mansedumbre) por tener un cuero muy valioso, usado para guantes de golf y de conducir, entre otras cosas.

 

Jared Diamond, ganador del Pulitzer y otros premios por su renombrada “Armas, gérmenes y acero”, explica las razones por las que, de las 148 especies de mamíferos grandes que existen en el planeta, solo 14 especies fueron domesticadas a lo largo de la historia, todas ellas hace más de 4.500 años. La clave radica en lo que él llama “principio de Ana Karenina”: “Para ser domesticada, una especie salvaje candidata debe tener muchas características distintas. La falta de cualquiera de las características requeridas condena al fracaso los esfuerzos de domesticación, del mismo modo que condena los esfuerzos por construir un matrimonio feliz.”

 

Diamond describe seis grupos de razones por las que fracasa la domesticación de animales: Dieta (no ser muy exigentes o melindrosos con la comida); ritmo de crecimiento (animales medianos vs. animales demasiado grandes y de lento crecimiento); sistema reproductivo (algunos animales tienen sistemas reproductivos complejos difíciles de replicar en cautividad); carácter (la mala disposición de osos, búfalos, hipopótamos, onagros o cebras ha impedido su domesticación, pese a diversos intentos); tendencia al pánico (nerviosismo de algunos animales ante cualquier ruido o signo de amenaza, como los ciervos y las gacelas); estructura social (adaptación a vivir en grupos grandes y a respetar una jerarquía en el grupo, lo que facilita el manejo en rebaños y que sigan al hombre como jefe de la manada).

 

Así que no es una casualidad que hayan sido domesticados el caballo, la vaca, el burro, el cerdo, la cabra y la oveja, sino porque reúnen TODAS las características favorables para la cría en cautividad. Basta con que falte una sola de esas características para que el animal no sirva para la domesticación.

 

Un fácil repaso de las características de la mayoría de los animales amazónicos los coloca claramente en desventaja frente a los ya animales domesticados provenientes de otras regiones. Volviendo al ejemplo de los paujiles y pucacungas, a los limitantes mencionados arriba (dieta, comportamiento nervioso) se añaden varios más: tasa reproductiva baja (dos crías por nidada y año vs. las varias nidadas de más de una docena de huevos de la gallina doméstica); tasa de crecimiento excesivamente lenta (el paujil alcanza la madurez sexual entre el segundo y el tercer año, mientras que la gallina madura antes de medio año); y la poca disposición a vivir en grupos grandes (paujiles y pucacungas viven en parejas o pequeños grupos familiares, y son muy territoriales y agresivos con individuos ajenos al grupo).

 

 

Según el “principio de Ana Karenina”, bastaría una de esas razones para que no resultase exitosa la domesticación. Solo una especie que ocurre en Amazonía (y en la mayor parte de Sudamérica) fue domesticada en tiempos históricos: el pato criollo (Cairina moschata), que según evidencias arqueológicas ya era criado por el pueblo Mochica de la costa peruana hace unos 2000 años.

Así que en vez de emprendimientos de domesticación condenados al fracaso, se debería concentrar los esfuerzos en promover el manejo por las comunidades locales de la fauna amazónica en su hábitat natural. Los bosques todavía ocupan más del 95 % de la selva baja en la Amazonía occidental y los árboles alimentan a la fauna gratis. Ah, y a los amazónicos les encanta cazar, algo a tener muy en cuenta, no tanto les gusta criar animales, al menos en cantidades grandes o bajo sistemas intensivos que los obliguen a dedicar muchas horas al día a su cuidado.

 

Glosario

Los términos, usados habitualmente en la Amazonía peruana, se derivan en su mayor parte de las lenguas indígenas locales. El pueblo de Jenaro Herrera se localiza a orillas del río Ucayali, cerca de su confluencia con el Marañón, donde toma su nombre el Amazonas. Angamos se localiza en el curso medio del río Yavarí, frontera de Perú con Brasil.

Capillejo: especie de cesto provisional tejido con hojas de palmera.

Grillo: en la Amazonía se refiere a cualquier tipo de ortóptero.

IIAP: Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana, donde trabajaba en ese tiempo el autor.

Mitayero: cazador indígena.

Montete: Nothocrax urumutum, otra especie de crácido endémico de la Amazonía occidental, cuyo canto se escucha en las noches durante la época de celo.

Paujil: Mitu tuberosum, ave de la familia de los crácidos (familia Galliformes), tipo de pavos americanos.

Pucacunga: Penelope jacquacu, uno de los crácidos más comunes en la Amazonía.

Polilla: mariposa nocturna.

Ronsoco: Hidrochaerus hydrochaeris, llamado en Brasil capibara, el roedor más grande del mundo.

Sajino: Pecari tajacu, pécari de collar, una de las especies de súido o cerdo silvestre amazónico.

 

 

José Álvarez, ornitólogo leonés afincado en la Amazonía peruana desde 1983, ha descubierto para la ciencia seis especies de aves. Actualmente es Director General de Diversidad Biológica en el Ministerio del Ambiente del Perú.

 


El ornitólogo español, José Álvarez, homenajeado en el Amazonas

 

 

 

Los comentarios se han cerrado.

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.