Archive for Opinión

Aves sin nido, por Asunción Ruiz

 

No hacen falta prismáticos, pero sí la sensibilidad de un observador de la naturaleza. La cruda e indignante realidad nos enseña una vez más, y con total claridad, cómo los problemas de supervivencia de las aves y los nuestros se acercan hasta tocarse, cómo la conservación de nuestro planeta es lo que necesitamos todos, ellas y nosotros.

 

El conflicto sirio tiene una importante lectura ambiental

El conflicto sirio tiene una importante lectura ambiental

 

Leer más...

`Laus deo´, por Florentino de Lope

En mi primera carta en esta revista, además de los saludos de rigor, traté
de llamar la atención sobre una de las cuestiones que más me preocupan: el
cambio climático. En ella sigo y me temo que será una preocupación sostenida
en el tiempo, porque las causas de semejante despropósito siguen sin
modificarse, si no es para peor. Intento recopilar las noticias sobre el
tema y, desgraciadamente, son pocas y malas. Acabamos de padecer una campaña electoral en la que los partidos de turno se han empeñado a fondo para
mostrarnos lo más vistoso de sus respectivos programas, pero apenas alguna
referencia lejana al medio ambiente que parece caerles a todos muy a
trasmano. En esto los de siempre y los de ahora, con matices, muestran la
misma indiferencia. SEO/BirdLife, para conocer y concienciar, envió a todos
los partidos con expectativas parlamentarias un pequeño cuestionario sobre
el tema. Como estábamos en campaña electoral respondieron de inmediato, unos
subiéndose al carro de la victoria y otros diciendo llanamente que no tenían
incluida propuesta alguna sobre medio ambiente en su programa.

 

 1_PREGUNTAS_POLITICOS_2015
++ Pincha en la imagen para ampliar

 

Para corregir esta deriva de indiferencia hacia nuestra causa, el Papa
Francisco I publica una encíclica: “El cuidado de la casa común (Laudato
Si)”. Lo primero que tengo que reconocer es que está escrita de forma
inteligible y sencilla.

[more…]

Supongo que, aunque la iniciativa sea propia, para la redacción habrá contado el Papa con el asesoramiento de los expertos sectoriales vaticanos, aunque él la haya enriquecido con su impronta personal y con su habitual facilidad para comunicar de forma sencilla temas escabrosos. De entrada me sentí un tanto optimista porque sé que el Papa marca senderos, pero no voy a caer en lo presuntuoso que sería por mi parte entresacar de la misma, por lo que sugiero su lectura incluso a los no iniciados.

 

Sí voy a permitirme algunas consideraciones respecto a la “Laudato Sí”. En principio se refiere a la tierra  de una forma tan directa como sutil y familiar: “esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable”. Bien, nada nuevo, la novedad estriba en que lo dice el Papa, un personaje de reconocida autoridad en todo el mundo. Lo que desconocía es que sus predecesores también se habían ocupado del  tema: Pablo VI ya se refirió al problema ecológico, Juan Pablo II llamó a la conversión ecológica global y Benedicto XV renovó la invitación. Lo escrito por los Papas, escrito está, aunque es posible que la correa de trasmisión, en este caso la Iglesia Católica, haya fallado en la difusión de los mensajes.

Bienvenido sea el Papa Francisco al seno de nuestra inquietud, demostrando así su sensibilidad, actualidad y buen juicio. Sólo falta que los obispados y párrocos se hicieran eco y lo pregonaran desde los púlpitos

El Papa Bergoglio hace “una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”. Es de agradecer que una persona tan influyente proclame este llamamiento, que viene a ser como un aldabonazo en la conciencia colectiva de la humanidad. Y que subraye que “hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático”. Los científicos y  conservacionistas llevamos décadas predicando en el desierto. Y ya, por fin… ¡Hasta la Iglesia nos apoya! Prosigue el Papa Francisco con otra aseveración con la que estamos muy de acuerdo: “el cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad”. Nos tacha de depredadores, alude al cuidado de la biodiversidad, que provoca el gemido de la tierra, a las recomendaciones de los especialistas, subrayando que es necesario invertir mucho más en investigación. ¿Qué más le podemos pedir? En tiempo y forma, ha puesto voz y grito a nuestra preocupación y ha servido de portavoz para todos los que clamamos contra el deterioro del medio ambiente.

Pero el Papa no basa su encíclica en impulsos emocionales y menciona los relatos bíblicos, concretamente el Génesis. Aquí, como Sancho, topamos con los muros de la Iglesia. Al Génesis lo engulló la paleontología y lo terminó de digerir la biología molecular, pero la Curia Romana es sabia y sabe adaptarse, por lo que nos aclaran  que los relatos de la creación en el Génesis contienen un lenguaje simbólico y llamativo.

No quiero extenderme más con la encíclica, pero sí mencionar que “las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía” y que “urgen acuerdos internacionales que se cumplan”. ¿Harán caso chinos y norteamericanos, empeñados como siguen en ver en la Tierra una ubre a la que seguir ordeñando?

Bienvenido sea el Papa Francisco al seno de nuestra inquietud, demostrando así su sensibilidad, actualidad y buen juicio. Sólo falta que los obispados y párrocos se hicieran eco y lo pregonaran desde los púlpitos. La Iglesia si quiere llegar llega muy lejos.

 

Florentino de Lope, presidente de SEO/BirdLife

Artículo de opinión aparecido en el nº 18 de la revista Aves y naturaleza, editada por SEO/BirdLife.

 

 

 

 

Rebeldes con causa, por Asunción Ruiz

 

Aunque muchos se empeñen en acusarnos de lo contrario…, ¡allá ellos! Los “locos” de los pájaros no somos rebeldes sin causa. ¡Ni mucho menos! ¡Ya nos gustaría!, pero seguimos sin otra opción. Es más, siendo sincera, incluso pecamos de dóciles. Así lo siento. Y digo pecamos porque hasta el Papa en su ejemplar encíclica “Laudato Si” invita a la revolución, ante la perversión de un modelo que desacata a la naturaleza y, en consecuencia, repudia a la sociedad.

Hay muchos ejemplos de desconsideración social y ambiental, y sin remordimientos… Sirva ahora, como parábola, este hecho real: “El aeropuerto de Ciudad Real: una infraestructura injuriosa”.

 

Construcción del aeropuerto de Ciudad Real © SEO/BirdLife

 

En octubre de 2011 un avión de la compañía Vueling, la única que operaba desde el aeropuerto Central de Ciudad Real, despegaba del aeródromo manchego con unos 40 pasajeros a bordo. Era el último vuelo con carácter comercial que partía desde esta infraestructura, mientras el Juzgado de lo Mercantil de Ciudad Real autorizaba su cierre, tal y como habían pedido los administradores concursales, al no haber alcanzado ni siquiera la décima parte de los vuelos precisos para mantenerlo abierto.

Atrás quedaba una superficie de 1.234,45 ha ocupadas, cinco millones de m³ de tierra removidos a lo largo de cuatro años de obras, cerca de 170.000 m³ de hormigón, 390.000 t de aglomerado y 190 km de cableado. Una inversión de 1.100 millones de euros.

[more…]
Atrás quedaba a su vez una pérdida de nuestro capital natural de valor incalculable y relevancia internacional. Una de nuestras mejores poblaciones de aves esteparias. El aeropuerto se situó dentro de los límites de la ZEPA y Área Importante para las Aves (IBA) Campo de Calatrava, identificada por SEO/BirdLife, con más de sesenta especies de aves protegidas. Entre ellas destacaban cernícalo primilla, sisón común, avutarda común, alcaraván común, ganga ortega, ganga ibérica… y muchas más.

 

En mayo de 2004, la CE instaba a paralizar las obras, pero el Ministerio de Fomento no ordenó su suspensión hasta seis meses más tarde, y la paralización no fue efectiva hasta siete meses después, cuando ya estaba ejecutado el 30% de las obras y la destrucción del hábitat era irreversible.

 

También es cierto que el aeropuerto contó con su procedimiento aprobatorio, que comenzó en 1997 con un estudio de viabilidad. Y, sí, muy viable debió parecer puesto que fue declarado ¡nada más y nada menos! de “Interés Regional de Primer Orden” por las Cortes de Castilla-La Mancha (2001) y de “Interés General del Estado” por el Ministerio de Fomento (2002). ¡Qué bien visto!

Y ahí, haciendo la contra, estábamos los ecologistas molestos, contrarios al progreso y rebeldes sin causa, defendiendo a cuatro pájaros en un secarral e insistiendo en que el aeropuerto no era viable económicamente, ni legal porque afectaba a una zona de alto valor natural, ni ético porque hipotecaba el bien común. ¡Teníamos razón!

 

Sisón, una de las especies protegidas de la ZEPA © Tatavasco Imágenes

 

SEO/BirdLife se esforzó en todos los planos para que el proyecto no siguiese adelante. Se logró que la UE dificultase la obra gracias a las Directivas de Aves y Hábitats. De hecho, fueron precisas hasta tres Declaraciones de Impacto Ambiental hasta su legalización final en 2006. Entre tanto, en mayo de 2004, la Comisión remitió a las autoridades españolas una carta de emplazamiento y, posteriormente, un dictamen motivado, que señalaba la inexistencia de una verdadera justificación del proyecto, que el estudio no evaluaba los efectos de las diferentes infraestructuras asociadas, ni, ni, ni… y que, por tanto, constituía una infracción del Derecho Comunitario. Por ello, instó a paralizar las obras y repetir la EIA.

Pero, aún así, el Ministerio de Fomento no ordenó la suspensión de dichas obras hasta seis meses más tarde (octubre 2004), y la paralización no fue efectiva hasta siete meses después (mayo de 2005), cuando ya estaba ejecutado el 30% de las obras y la destrucción del hábitat era irreversible. El mal estaba hecho.

Nuestra conciencia está tranquila, pero no lo conseguimos. El balance no puede ser más descorazonador. Se construyó el aeropuerto, se destruyó nuestro patrimonio natural, no se cumplieron las medidas compensatorias acordadas con la Comisión y, además ahora, hace sólo unos días, esta lujuriosa infraestructura puede llegar a malvenderse por tan sólo diez mil euros a una compañía china que ha ofrecido quedarse con el aeropuerto. Ante este fraude, y ante el esfuerzo realizado por SEO/BirdLife para paralizarlo, que se me permita una declaración ética: el aeropuerto es nuestro. Así, sin reservas. ¿Rebeldes? Sí, y a mucha honra.

 

Se construyó el aeropuerto, se destruyó nuestro patrimonio natural, no se cumplieron las medidas compensatorias acordadas con la Comisión y, ahora, esta lujuriosa infraestructura puede llegar a malvenderse por tan sólo diez mil euros a una compañía china

 

Y aún hay más: se avecinan nuevos riesgos. La Comisión Europea -inmersa en una concepción neoliberal y desarrollista- ha anunciado la necesidad de reconsiderar los contenidos de las Directivas de Aves y Hábitats, nuestras dos mejores armas para salir airosos en otros muchos casos de desobediencia necesaria en defensa de nuestro patrimonio natural (aunque para el aeropuerto de Ciudad Real no resultaran suficientes).

Moraleja:
Esta sociedad necesita muchos más rebeldes por y para la naturaleza, y defender como radicales a nuestras mejores aliadas: las Directivas Aves y Hábitats.
¡Somos rebeldes con causa! ¡Que no nos desarmen!

 

 

 

 

Asunción Ruiz

Directora ejecutiva de SEO/BirdLife

 

Este editorial aparece en el último número de la revista Aves y naturaleza. Ver reseña de la revista

Colección completa de Aves y naturaleza.

Para acceder a todos los contenidos de la revista Aves y naturaleza, en su versión digital o impresa, hazte socio aquí

 

 

 

 

 

Cazadores y SEO/BirdLife: puntos de encuentro

Ayer coincidí, en el influyente programa de televisión de Juan Delibes “Galgos o podencos” en el canal de Caza y Pesca, con el presidente de Federación Andaluza de Caza, José María Mancheño, y con el Vice-Presidente de la Asociación de Titulares de Coto de Caza (ATICA) Guadalajara, Juan Antonio Corral. Al programa también asistió Miguel Ángel Hernández de Ecologistas en Acción. El programa transcurrió con una gran cordialidad y llegando a importantes puntos de encuentro.

Destacaré algunos de ellos:

[more…]

1) Todos los presentes coincidimos en que la Directiva de Aves es una buena norma que no requiere ser modificada. Este ya es un aspecto en el que coincide FACE, la asociación europea de federaciones de caza.

2) Que para hacer una adecuada interpretación de la Directiva de Aves necesitamos dotarnos de estudios científicos que clarifiquen la situación de las especies y su fenología.

3) Que tenemos que exigir a todas las comunidades autónomas que asuman sus competencias y lleven a cabo, o contraten, estos estudios. Aspecto en el que es evidente que tanto SEO/BirdLife, como cazadores pueden colaborar.

4) Que más vale ponerse en manos de la ciencia que en los tribunales.

5) Que es necesario un mayor diálogo y acción conjunta para luchar contra grandes afecciones sobre nuestro medio, como puede ser la agricultura intensiva o los cambios de uso del territorio.

 

El objetivo de este blog es el mostrar que se puede recorrer un importante camino conjunto para conservar nuestra naturaleza de la mano del colectivo de los cazadores y no hacer spoiler del programa, que recomiendo que veáis. Es necesario que colaboremos en resolver grandes retos de la conservación y solucionar nuestras diferencias sobre la base de estudios científicos.

 

 

Juan Carlos Atienza es director de Conservación de SEO/BirdLife

@atienzajc

 

 

 

 

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.