Archive for Mares sostenibles

Descartes pesqueros, a vista de pájaro

Una de las medidas estrella de la nueva Política Pesquera Comunitaria (PPC) es la “prohibición” de los descartes, la llamada obligación de desembarque. La razón de esta medida es fácil de entender: ingentes cantidades de pescado se capturan para ser devueltos al mar (por exceder la cuota de capturas permitida, por no alcanzar la talla mínima legal, o por carecer de valor comercial), representando un fuerte impacto (no cuantificado) sobre los recursos pesqueros y el resto del ecosistema marino. Además, es un despilfarro de alimento. Así, una reducción de descartes debería ser muy bienvenida, siempre y cuando esté basada en una mejor gestión de las cuotas de pesca y en una mayor selectividad.

 

Una reducción de los descartes es deseable si se basa en una mejor gestión de las cuotas y una mejora de la selectividad

 20140427_CN2_1576

Read more

¿Para qué sirven las aves… marinas?

Me permito tomar prestado –en parte- el título del ya clásico libro “¿Para qué sirven las aves?”, de Antonio Sandoval, para abordar una cuestión a la que a menuda nos toca hacer frente los que trabajamos en conservación de la biodiversidad, y en particular en conservación de especies. En efecto, no es raro que nos hagan preguntas del estilo: “¿de qué sirve conservar a la especie X?, ¿y qué pasa si desaparece?, ¿cambiará de algún modo nuestra vida?”. Esto se acentúa aún más cuando hablamos de especies distantes y desconocidas, como suele pasar con las especies marinas.

Lo primero que viene a la cabeza es responder que todo forma parte de nuestro patrimonio natural, del mundo en que vivimos, y tenemos la obligación moral de preservarlo, así como la suerte de poder disfrutarlo. Pero en una sociedad utilitarista como la nuestra, a muchos no les basta con esta respuesta tan “espiritual”, necesitan y quieren respuestas que puedan traducirse en beneficios palpables, a poder ser materiales.

 

Pardela cenicienta. ©Pep Arcos. SEO/BirdLife

Pardela cenicienta. ©Pep Arcos

Read more

Muerte en Massachusetts, por Arantza Leal

La Oficina de anillamiento de SEO/BirdLife ha recibido de nuevo una recuperación americana de una ave anillada en España, esta vez en el norte de Estados Unidos, cerca de Boston. Una pardela cenicienta (Calonectris diomedea) anillada en Tenerife fue recogida muerta en una playa de la costa este americana, en el condado de Massachusetts.

Es la segunda recuperación de una pardela cenicienta con anilla ICONA-Ministerio de Medio Ambiente en los Estados Unidos, pero nunca se había recuperado tan al norte, se da el caso que la otra pardela recuperada allí procedía de la población balear, no Canaria.

Leer más...

Nueva estima poblacional para la pardela balear: ¿debemos bajar la guardia?

Recientemente la prensa y las redes sociales se han hecho eco de una buena noticia para nuestra especie de ave más amenazada, la pardela balear (Puffinus mauretanicus). En efecto, un estudio publicado este año en la revista Bird Conservation International apunta a una población global de unos 25.000 ejemplares, duplicando las estimas previas. El estudio se basa en datos del Programa Migres, y consiste en el censo de pardelas baleares desde costa en el Estrecho de Gibraltar, en el periodo en que abandonan el Mediterráneo, tras la cría. La información concuerda con otro estudio de SEO/BirdLife, que siguiendo un enfoque distinto (el censo de aves en aguas de la plataforma mediterránea ibérica a su regreso del Atlántico)  obtuvo resultados similares. De hecho, un artículo previo ya describía ambos estudios de forma conjunta, si bien en esta ocasión se aporta más detalle al método empleado para las estimas en Gibraltar. En su día la web de SEO/BirdLife ya difundió la noticia, que también queda reflejada en el Plan de Acción internacional para la conservación de la especie. Pero en vista del resurgimiento del tema, parece oportuno volver a comentarla. [more…]

La nueva estima, en efecto, representa una buena noticia. Pero hay muchos matices a tener en cuenta, y debe evitarse la lectura fácil, en clave optimista: si la población se duplica, tal vez la especie no esté tan amenazada como se creía.

Por desgracia, la situación no permite lanzar cohetes, y debemos evitar bajar la guardia. Por varias razones, entre las que cabe destacar dos:

  1. La población sigue estando en declive. La nueva estima no quiere decir que la población haya crecido, sino que la especie está mejor estudiada.
  2. La relación entre población global (nueva estima) y población reproductora (en la que se basaban anteriores estimas) es compleja, e inferir una a partir de la otra puede acarrear errores notables.

Las estimas en el mar indican que la población global de pardela balear podría ser mayor de lo que se creía, pero aún queda por aclarar la relación entre población global y población reproductora.

 

Población en declive

Desarrollando el primer punto, en efecto todo apunta a que la población reproductora sufre un fuerte declive, a un ritmo de más del 7% anual (es decir, cada año desaparece un 7% de la población). Este es el motivo por el que se la clasificó como En Peligro Crítico en 2004, gracias a un estudio del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA–CSIC/UIB), que indicaba que al ritmo de decrecimiento descrito la especie se extinguiría en un promedio de poco más de 40 años. En 2012, ante las nuevas estimas de población reproductora (que pasaba de 2.000 a 3.200 parejas) y de población global (25.000 aves), así como algunas mejoras en el modelo empleado para predecir el tiempo de extinción, se revisó esta “sentencia de muerte”. Como la cifra de aves reproductoras no parecía acorde con la de población global (ver más abajo), se plantearon dos escenarios distintos: uno con 3.200 parejas reproductoras (la estima sobre el terreno), y otro con 7.000 parejas, más acorde con la nueva estima global de 25.000 individuos. La probabilidad media de extinción se alargó a 75 y 85 años, según el escenario.

Es decir, que con una población dos veces mayor, ganaríamos 10 años de margen, pero la sentencia seguiría siendo la misma: extinción en menos de un siglo.

El parámetro decisivo en el modelo, por tanto, no es el tamaño poblacional, aunque obviamente a mayor población de partida, más tiempo ganaremos. El problema radica en la tendencia poblacional, que a su vez está muy influenciada por la tasa de supervivencia de los adultos. En especies de vida larga como las pardelas, la supervivencia anual suele ser superior al 90% (es decir, por lo menos 9 de cada 10 adultos sobreviven de un año al siguiente). En el caso de la pardela balear no alcanza el 80%, y esto explicaría el declive de la población:

Mueren más aves de las que se pueden “reponer” a partir de nuevos nacimientos, y eso se traduce en una población menguante.

El talón de Aquiles del modelo es que las estimas de supervivencia adulta se basan en datos de hace más de una década. Pero el mismo equipo del IMEDEA está trabajando en actualizar esta información, y todo apunta a que el panorama es similar hoy en día. La razón parece radicar en el mar, donde morirían más aves de lo esperable, y el principal sospechoso son las capturas accidentales. Esto sin descartar el efecto de otras presiones, tanto en el mar (contaminación, sobreexplotación pesquera, cambio climático, etc.) como en las colonias (depredadores introducidos, degradación del litoral). Mientras no se mitiguen estas presiones, la tendencia poblacional no se revertirá, y la extinción llegará tarde o temprano.

Discrepancias en las estimas

Hay que distinguir entre población global y población reproductora. Generalmente las poblaciones de aves se estiman en base a la segunda, de forma que se ofrece el número de parejas reproductoras. A menudo se infiere la población global de determinada especie a partir del número de parejas reproductoras, aplicando la regla (sencilla pero falaz) de que por cada pareja hay 3 individuos (es decir, en promedio un joven por cada dos adultos reproductores). Esta relación se puede refinar mucho si se conocen bien los parámetros demográficos de la especie en cuestión, pero inferir población global a partir de población reproductora, o vice-versa, siempre está sujeto a posibles sesgos.

En el caso de la pardela balear, y partiendo de la estima de parejas reproductoras, se infería una población global que rondaría los 10.000-15.000 ejemplares, teniendo en cuenta la información demográfica disponible. Por la misma regla de tres, para explicar un total de 25.000 individuos, la población reproductora debería acercarse a las 7.000 parejas. Pero hay mucha incertidumbre sujeta a esta relación, y por ahora la única información disponible indica que la población reproductora es menor, concretamente 3.200 parejas. Es probable que esta cifra esté infraestimada, pues la pardela balear suele criar en grietas y cuevas situadas en acantilados e islotes de difícil acceso, a los que acude de noche, y por tanto no todos los nidos son accesibles para su recuento: las estimas a menudo deben inferirse, mediante métodos diversos.

La pardela balear cría en acantilados e islotes, lo que suele dificultar el censo de parejas reproductoras y el seguimiento de las parejas reproductoras. En la foto, técnico de SEO/BirdLife trabajando en un islote del poniente de Ibiza

 

Así, puede que algunas colonias cuenten con más parejas de lo que se cree, o que otras estén aún por descubrir. Pero seguimos teniendo una especie endémica de Baleares (por lo menos eso indican las evidencias disponibles), que acusa un fuerte declive, y que cuenta con una población modesta (sean 3.000 o 7.000 parejas).

“Por tanto, la situación sigue siendo muy preocupante, y no podemos bajar la guardia.”

¿Qué hacer?

Para entender mejor la dinámica de la población, es esencial contar con un buen programa de seguimiento en las zonas de cría, que permita estimar bien la población reproductora y, más importante, evaluar adecuadamente la tendencia poblacional de la especie. Para ello es prioritario establecer colonias de referencia que, mediante un seguimiento anual permitan evaluar los parámetros demográficos clave (supervivencia, productividad, edad de primera reproducción, etc.). En años recientes se ha retomado este tipo de trabajo en dos zonas, Dragonera-Sa Cella (sur de Mallorca) y los islotes del poniente de Ibiza, en el segundo caso con la implicación directa de SEO/BirdLife. Pero el trabajo es aún incompleto, y debe consolidarse con el apoyo de las administraciones. Al mismo tiempo, es esencial realizar una buena evaluación del impacto de distintas amenazas: presencia e impacto de los depredadores introducidos en las colonias de cría, evaluación del impacto de las capturas accidentales, etc.

 

Y más allá de entender el problema, es necesario tomar medidas para revertirlo, buscando la cooperación de todos los sectores implicados.

En estos momentos la clave parece radicar en las capturas accidentales, por lo que deben destinarse esfuerzos a buscar medidas de mitigación eficaces, trabajando con los pescadores para solucionar un problema común. Es todo un reto, pero hay experiencias exitosas en otras regiones del planeta que nos muestran el camino a seguir. Por otro lado, no hay que olvidar el resto de amenazas. Mención especial merecen los depredadores introducidos, y especialmente los gatos, ya que depredan sobre los adultos, a menudo varios a la vez. En este caso hay que trabajar con la población local para buscar la solución más adecuada, evitando herir susceptibilidades.

 


Pep Arcos es miembro del grupo de expertos con el que cuenta el MAGRAMA para hacer el seguimiento de la estrategia de conservación de la pardela balear, y forma también parte del Grupo de Poblaciones y Estado de Conservación de Aves Marinas del convenio ACAP, que incluye a la pardela balear como especie prioritaria.


 

 Mas información:

http://www.seo.org/blog/temporales-y-mortandad-de-aves-marinas-a-que-nos-enfrentamos/

http://www.seo.org/2014/04/01/proyectan-un-hotel-en-un-islote-desierto-donde-vive-el-ave-mas-amenazada-de-europa/

http://www.seo.org/blog/capturas-accidentales-de-aves-marinas-por-jose-manuel-arcos/

http://www.seo.org/2015/02/05/seobirdlife-se-embarca-en-el-nuevo-seabird-task-force-de-birdlife-en-europa/

http://www.birdlife.org/europe-and-central-asia/programmes/seabirds-and-marine-europe-and-central-asia

http://www.seo.org/aves-marinas/

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.