Archive for Desarrollo rural

Suma tu voz: Sin suelos no hay vida

Bajo nuestros pies hay una capa muy delgada, muchas veces olvidada, que lo sostiene todo: el suelo. Hasta el centro de la Tierra hay varios miles de kilómetros, pero toda la vida en nuestro planeta depende de los primeros metros –a veces, tan solo unos centímetros– desde la superficie, del suelo fértil que nutre los bosques, los prados, y los cultivos. Un recurso vital, limitado, y no renovable, al menos en la escala de tiempo humana: un centímetro de suelo puede tardar hasta 1.000 años en formarse. Read more

Red Natura 2000: otra forma de hacer Europa

Mientras un grupo de periodistas ambientales invitados por SEO/BirdLife celebrábamos por adelantado el pasado 14 de mayo el Día Europeo de la Red Natura 2000, en la Zona de Especial Conservación (ZEC) Cuenca del Río Manzanares, muy cerca de la ciudad de Madrid, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, recibía en la ciudad alemana de Aquisgrán el Premio Carlomagno con el que se distingue a personas que contribuyen al reforzamiento de la idea europea. Puede que otros lo merezcan con igual o mayor mérito, pero en las actuales circunstancias no me ha disgustado nada que se lo hayan dado a este socialdemócrata alemán de apariencia afable que ha mostrado ciertas dosis de razón y de decencia bajo el dominio troikista, la etapa más oscura, que aun padecemos, de la Unión Europea desde su fundación.

[more…]

 

Periodistas ambientales en la ZEC Cuenca del Río Manzanares, convocados por SEO/BirdLife para celebrar el Día Europeo de la Red Natura 2000

 

Apenas iniciado el paseo por un sorprendente compendio del bosque mediterráneo explicado con sabia amenidad por Jorge F. Orueta (la gente de la oficina suele estar más inspirada deconstruida en la naturaleza), una compañera recibió la llamada de alguien habituado a la burocracia bruselense que le comentó preocupado rumorosas propuestas para modificar a la baja las directivas de Hábitats, de Aves, la Red Natura 2000, etc. Ciertamente, existe un sospechoso mar de fondo y ya ha habido tímidas respuestas/protestas para evitar un golpe al estado de bienestar ambiental de los europeos. Veremos. Con tan gozosa excursión, tampoco quisimos insistir demasiado en el asunto. Quizás estábamos en el lugar más adecuado para recibir noticias  inquietantes, pues ya es conocido el efecto amortiguador en el ánimo de la naturaleza y de la propia gente en la naturaleza (¡parecemos mejores!). El paisaje era soberbio y, cuando nos detuvimos en un terreno blando hozado por los jabalíes, esos seres tan destrozones, se me ocurrió alguna comparación que prefiero obviar.

 

Ojalá el nuevo premio Carlomagno sirva al menos de parapeto contra el preocupante liberalambientalismo de Juncker y sus comisarios

 

Con paso calmo llegamos al Aula Apícola Sierra de Hoyo (no había reparado hasta ahora en la figura Reserva Natural Educativa) donde los periodistas nos disfrazamos de apicultores para seguir las explicaciones a pie de colmena de Nacho Morando, no sin antes catar siete tipos de mieles (zarzamora, roble, cantueso, etc.) excelentes. Me sorprendió la de castaño. Luego compartimos una paella riquísima elaborada con productos cultivados en espacios Red Natura 2000, como las mismas mieles. Un mundo, una cultura, en fin, que ha recibido serias andanadas en estos años de crisis furibunda, gestionada también por gentes furibundas, y que sigue en peligro.

 

Todos atentos a las explicaciones de Jorge Orueta sobre los valores naturales de este monte mediterráneo ©Agustín Carretero

A pesar de todo, Sonia Castañeda (Fundación Biodiversidad), Arturo Larena (director de EFE-Verde) y Asunción Ruiz (directora ejecutiva de SEO/BirdLife) pronunciaron palabras esperanzadas. Alguien había comentado en otro momento el deseo de que la Red Natura 2000 llegue a ser tan famosa como Messi. Tampoco hace falta tanto. Messi es muy bueno en lo suyo, pero en cualidades expresivas gana la Red Natura por goleada. Desde 1986, ha tenido España el cartel de socio más entusiasta de la Unión Europea, y aunque los estragos de la Troika hayan modificado últimamente nuestros sentimientos, no deja de ser curioso, e incluso diría aleccionador, que SEO/BirdLife reproduzca esa brillante trayectoria europeísta en torno a la Red Natura 2000.

 

Que el Día Europeo de la Red Natura que SEO/BirdLife creó merece como nadie el premio de la Comisión Europea no lo duda ni el más escéptico

 

“La Unión Europea –escribía este mismo día en El País Martin Schulz- tiene un potencial enorme para satisfacer las expectativas de los ciudadanos, tanto en el sector económico como en el ámbito del medio ambiente (…)”. Ojalá sea así y que el nuevo premio Carlomagno sirva al menos de parapeto contra el preocupante liberalambientalismo de Juncker y sus comisarios. Ni se me ocurre pensar que el europeísmo militante de SEO/BirdLife fuera merecedor en el futuro de ese prestigioso premio alemán, pero que el Día Europeo de la Red Natura que ella creó merece como nadie el premio de la Comisión Europea no lo duda ni el más escéptico.

 

Joaquín Fernández, periodista ambiental y autor de este blog, junto a Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, en la Cuenca del Río Manzanares.

 

 

 

 

 

 

 

La agricultura tradicional a la vanguardia

Normalmente las actividades de agricultura tradicional se realizan por su atractivo turístico de tipo folklórico, y la curiosidad o la nostalgia son los estímulos principales. Al final todo queda en una estética añorada, un descubrimiento más o menos superficial y un recreo lúdico, sin duda más interesante que el de sol y playa.

 

Con frecuencia  los comentarios de los participantes giran alrededor de lo pesado que era el trabajo del campo cuando no había máquinas y de las molestias que provocaba la fauna. No se acaba de convertir del todo en una herramienta contra el éxodo rural, la preservación de la biodiversidad o el desarrollo sostenible del campo. Tienen un valor antropológico y turístico.

 

 

Delta del Ebro ©SEO/BirdLife

 

En el Festival del Fang, que hacemos cada noviembre en la Reserva Ornitológica de Riet Vell, nos hemos propuesto ser útiles y mirar al futuro, dando una visión más vanguardista de la tradición agrícola. Por eso intentamos observar y desarrollar los aspectos que tienen valores más modernos. Trato de describirlos a continuación.

 

[more…]

 

La recuperación de conocimientos rurales tradicionales, tanto agrícolas como culturales son un atractivo turístico de primer orden cuando aportan conocimientos útiles e interesantes al visitante. Se muestra dónde y cómo se hacían los alimentos, qué tipo de trabajo y vida comportaban, y como la relación del hombre con la naturaleza a través del trabajo puede ser muy satisfactoria en términos de ejercicio saludable, de aprovechamiento de los recursos del medio y de alimentación natural.

 

Esta cultura rural tiene numerosos elementos útiles en un presente y futuro inmediato, porque son fruto del desarrollo milenario de la tecnología agrícola, insolentemente sostenible porque no usa combustibles fósiles ni deriva productos contaminantes, ni siquiera desperdicios.

 

Todo se aprovecha o recicla. Incluso la manera de construir los edificios, en nuestro caso las barracas de cañas y barro, tienen un valor adaptativo al medio casi darwiniano. Todos los elementos constructivos son del medio más inmediato. Una manera de luchar contra la polución y el cambio climático.

 

La agricultura tradicional produce alimentos de mayor valor nutritivo, organoléptico, sin aditivos, conservantes ni procesamientos que perjudicarían sus mejores moléculas, con un valor gastronómico a veces para gourmets que buscan la autenticidad, y que se pueden comercializar a precios más razonables que los convencionales. Es el caso de nuestro arroz 000, que está causando furor entre los sibaritas del producto.

 

 

 

Evitar que las técnicas agrícolas milenarias caigan en el olvido en pocas generaciones, tiene un valor estratégico de seguridad alimentaria y supervivencia, en el sentido de que evita la dependencia de productos químicos, combustibles y maquinaria compleja provenientes de lejos. La técnica antigua es la única que puede continuar produciendo alimentos indefinidamente, sea cual sea el nivel de crisis internacional, como ya sucedió durante las dos guerras mundiales, no hace tanto tiempo como parece.

 

El arrozal tradicional aporta un suplemento alimenticio en fauna acuática. Uno de los conocidos servicios del ecosistema. De hecho en algunos países asiáticos donde los biocidas no se usan de manera masiva, todavía ahora la población rural tiene la fuente mayor de proteína animal en peces, ranas, caracoles, insectos, reptiles, mamíferos y, naturalmente, pájaros. La sostenibilidad de este uso se puede cuestionar y mejorar mucho en el detalle, pero en general se puede avalar por su permanencia en el tiempo.

 

Está claro que, como en el arrozal, en otros cultivos la relación positiva con el medio agrícola y una gestión sostenible y inteligente de los ecosistemas es una de las claves para mantener la biodiversidad en los niveles que ha tenido durante siglos. La agricultura tradicional conserva también la biodiversidad de sus semillas y prescinde de la dependencia de las multinacionales de la química, los transgénicos y la apropiación indebida de los genomas celulares por parte de los registradores de patentes.

 

El trabajo manual es bueno para la persona. El contacto directo con la tierra y la naturaleza nos aporta una actividad saludable, nos hace felices y colaboradores con los vecinos. La ayuda mutua, la transmisión del conocimiento, la fiesta, y la abundancia de valores estéticos y simbólicos, de un vocabulario sabio. “Vencill”, vencejo, es el haz de tallos con el que se ata la gavilla de cereales. No es de extrañar que en castellano diera nombre a un pájaro de alas largas. El nombre de la misma ave, en catalán, “falziot”, viene de la hoz, la “falç”.

 

La agricultura tradicional es una actividad de educación y sensibilización ambientales de primera, tanto para grupos escolares como para familias, a través de la aventura y el descubrimiento sensorial. Adultos y niños se lo pasan bomba caminando por el barro del campo de arroz, plantando, escardando, segando y transportando las gavillas con angarillas, picando, aventando y descascarillando. De manera parecida o distinta se puede desarrollar en otros cultivos.

 

Después de dos años de Arrozvolución, aprendiendo de diferentes agricultores del territorio, y produciendo, gracias a nuestros voluntarios, el arroz 000 como producto alimentario y gastronómico insólito, pensamos que es el momento de extender el concepto a otros cultivos de las tierras del Ebro, aportando estrategias para el desarrollo dentro de la muy joven reserva de Biosfera, y quizás en otros lugares de la Red Natura 2000, contrastando conocimientos y métodos allí donde ya existan iniciativas similares. Por eso en el Festival el Fang dedicaremos las charlas y la mesa redonda del sábado 15 a este tema: La agricultura tradicional a la vanguardia. Está abierto para todos los interesados, igual que el domingo en el que se realizarán las actividades lúdicas y educativas alrededor del fangueo del arrozal y las aves.

—————————————————————————–

En Riet Vell se desarrolla un modelo de gestión que demuestra que agricultura y conservación son compatibles dentro de la Red Natura 2000.

La Reserva Ornitológica de Riet Vell se encuentra en uno de los más de 2.000 espacios que España aporta a la Red Natura 2000, la más importante red de áreas protegidas del mundo, en donde la conservación de la naturaleza y el desarrollo social y económico es posible. Riet Vell se sitúa en el espacio ES0000020 Delta de l’Ebre, protegido por la la Directiva Aves y Habitas bajo las figuras de Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), que forman parte de la Red Natura 2000.

 

 

 

Ignasi Ripoll, Oficina técnica de SEO/BirdLife en el Delta del Ebro iripoll@seo.org

 

 

 

 

 

Andando con vacas (2ª entrada): breve crónica de un viaje fascinante

En esta segunda entrada (pincha aquí para la primera), se narra la experiencia de acompañar a un rebaño de vacas avileñas en su trashumancia a pie entre Cáceres y Ávila.

Los hermanos Miguel Angel, Tinín y Juanjo trashuman cada año con su ganadería (Hermanos García Santana) de unas 300 vacas avileñas entre las dehesas de Serrejón (no muy lejos del Parque Nacional de Monfragüe) y el pueblo de Navadijos, un pequeño tesoro de arquitectura popular de la sierra de Avila, cerca del nacimiento del Alberche. [more…]

Cada junio salen de Extremadura e inician un recorrido de unos 170 kms por la Cañada Leonesa Occidental para llegar, en 7 días, a los pastos de verano de la Sierra de Ávila.  Allí estarán hasta primeros de diciembre, en que ganado y ganaderos hacen el camino de vuelta al más benigno invierno de las dehesas cacereñas. Las autoras de este artículo les hemos acompañado este año en su viaje, y les agradeceremos siempre habernos dejado ser testigos de la importancia y belleza de tan extraordinario acontecimiento.

Ya de por si, la raza avileña-negra ibérica  tiene gran magnetismo. Es una vaca que, para los no iniciados, tiene aspecto de toro bravo, por aquello de ser negra entera, aunque su cornamenta delate vagamente su lejano origen africano. Pero su gran virtud es la de ser muy rústica, resistente a enfermedades, fértil y buena paridora, factores éstos que ahorran tiempo, disgustos y gastos veterinarios. Son, además, muy buenas madres: algunas paren a bajo cero en las frías noches de diciembre en el camino de vuelta e impresiona verlas bramando por la mañana alrededor del remolque que carga a los terneros recién nacidos que no pueden seguir el paso.

Vacas avileñas cruzando el río Tiétar. Foto: © Gema Arrugaeta

[more…]

Estas vacas se adaptan perfectamente al medio y llegan donde otros no pueden, aprovechando zonas de difícil acceso. Muchas veces estas áreas se encuentran vinculadas a zonas protegidas donde conviven con especies tan emblemáticas como la cigüeña negra o el buitre negro … y es que como reza una campaña de la Asociación Española raza Avileña Negra Iberica “lo negro se lleva”…

Aunque aún quede camino por andar, la existencia de esta Asociación y el establecimiento de una Indicación Geográfica Protegida (IGP) han mejorado mucho la difusión y comercialización de una carne de calidad especial precisamente por su forma de crianza. Así, las avileñas sólo viven al aire libre, la monta es natural y de las 50.000 cabezas censadas en España, 15.000 practican aún la trashumancia a pie y otras 25.000 en camión. Estas vacas deportistas acceden a los pastos más ricos y variados en biodiversidad (hasta 40 especies distintas de flora por metro cuadrado) y son los actores clave en el mantenimiento de estos espacios de alto valor natural. Alimentación, ejercicio y vida libre incrementan su salud, bienestar y hacen de su carne un producto superior.

Pero ¿cuántos consumidores saben esto…?

Nos lo preguntamos mientras andamos junto a las vacas, con el estímulo de los olores y colores del campo, inmersas en el sonido de sus cencerros. Y de repente uno forma parte del rebaño en movimiento, de esa naturaleza de la que nos hemos alejado pero de la que, sin saberlo, nos sentimos huérfanos. Trashumar nos hace coger el paso al ciclo natural al que pertenecemos y el bienestar es inmediato. Es el poder terapéutico de la vuelta al origen. El ahorro en fármacos debe ser inmenso aplicando este sencillo método.

A medida que avanzamos, la estética de la trashumancia nos sorprende continuamente. Empezando por ver la dignidad del animal en su medio (el campo) y a nuestros ganaderos en sus caballos, manejando a sus vacas con una destreza casi artística, evitando, por ejemplo, que salten a la carretera, la cual ocupa una y mil veces la vía pecuaria.Todo esto requiere un gran esfuerzo pero es un trabajo hecho con la calma que les da esa sabiduría y conocimiento ancestral del oficio y del entorno.

Becerros en la dehesa al atardecer. Foto: © Gema Arrugaeta

Iván, de los García Santana, al término de la jornada trashumante. Foto: © Gema Arrugaeta

 

 

 

 

 

 

 

 

“Cuando las grullas van pa´ bajo el pastor trabajo; cuando van pa´arriba buena vida”… dice Miguel Angel mientras nos sobrevuela un bando de las 80.000 grullas que pasan el invierno en Extremadura. Impactante. Y en nuestra agenda la lista de momentos imborrables va creciendo: las vacas subiendo el Puerto del Pico por la calzada romana (“momento Patrimonio de la Humanidad” si esta categoría existiera); la fuerza estética de las avileñas cruzando ríos y llanuras o lo que nuestra fotógrafa Gema Arrugaeta bautizó como ‘el paso del Serengueti extremeño’; dormir bajo las estrellas en la subida de verano, con luna llena y la estrella fugaz más larga de la historia incluidos; cena y anecdotario alrededor de la hoguera, espantando al frío, en la bajada de invierno…

Vacas y tráfico juntos pero no revueltos. Foto: © Gema Arrugaeta

Avileñas siguiendo la calzada romana en su impresionante ascenso al Puerto del Pico. Foto: © Gema Arrugaeta

 

 

 

No es de extrañar que alrededor de nuestros ganaderos se haya formado un grupo, digamos, ‘de fans’. Son gente que hizo la trashumancia una vez y ya no puede dejar de volver cada año. Se han convertido en amigos que forman “la comunidad trashumante”. Y es que como alguno de ellos comentó haciendo un juego de palabras “El cordel ata[i]“. Asimismo, emociona la gran expectación que el rebaño levantaba a su paso por los pueblos y los de más edad se preguntaban con nostalgia “por qué ya no se hace esto”.

¡Buena pregunta!

Sobre todo ante un hecho aplastante: los sistemas trashumantes son los sistemas ganaderos más sostenible y eficientes en términos de uso de recursos pascícolas, agua y energía, y un sostén imprescindible para la biodiversidad y supervivencia de especies. Sin embargo (y a pesar de las promesas del Ministro de Agricultura el día que se unió a la trashumancia) no tiene ayuda específica en nuestra Política Agraria Común (PAC).

La legitimación de la PAC (cuya financiación absorbe un 40% del presupuesto público europeo) agoniza bajo el maquillaje de la última reforma. Esta se ha convertido en una política cautiva de la Organización Mundial de Comercio y sus señores de la globalización y de los lobbies financieros (que son la misma cosa), y que usan a los gobiernos como sus agentes comerciales y demandan políticas hechas a medida de sus estrategias de negocio. Estas se basan en la producción intensiva, movimientos de grandes volúmenes y control del mercado mundial, y los modelos de desarrollo rural basados en la economía de la diversidad de pequeños y medianos negocios individuales no encajan en su lenguaje.

Tras el catecismo de la supuesta eficiencia de las explotaciones, innovación y la seguridad alimentaria, subvencionan modelos productivos que destruyen empleo, empobrecen a la sociedad rural, y degradan la calidad de los alimentos y de los ecosistemas que los producen. Y lo que es peor: estrangula a los modelos de producción extensiva que garantizan la viabilidad socioeconómica y ambiental. La PAC actual se ha convertido en una amalgama normativa, de enorme complejidad para tapar una verdad inconfesable: un masivo trasvase anual de fondos públicos, de dudosa legitimidad, a una agricultura regentada por corporaciones cada vez más poderosas, y que dedica tan sólo un pequeño porcentaje que justifique la retórica vacua de una supuesta “PAC verde” y un desarrollo equilibrado del medio rural. El modelo agrario que hemos construido en Europa ha estabulizado a los rebaños en aras de la cacareada eficiencia económica y la seguridad alimentaria, e implantado uno de los modelos más dependientes e ineficientes posibles.

La sociedad pide -a gritos- una nueva economía donde el factor humano importe y modelos que revitalicen nuestras sociedades rurales. Y la trashumancia es un ejemplo perfecto: tenemos en España 125.000 Km de vías pecuarias que ocupan unos 400.000 has. O sea, es como tener 161 Caminos de Santiago, con todo el potencial natural, cultural, turístico y de ocio que ello representa. El mantenimiento de las Vías Pecuarias en activo supone una enorme oportunidad de creación de empleo directo e indirecto. Sólo en turismo ecuestre y turismo de la naturaleza las posibilidades son enormes. También en otros sectores como la prevención de incendios o la gestión del paisaje en zonas Natura 2000 ahorraría costes mientras crearía empleo.

Como ciudadanos (y contribuyentes) debemos demandar que los fondos de la PAC den apoyo a los sistemas que más bienes públicos generen. Los pasados 20 y 21 de enero tuvo lugar la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural donde se fijaron las grandes líneas de la PAC para los próximos seis años. Desde aquí, lanzamos un reto al Ministro Cañete y sus homólogos autonómicos: comenzar la regeneración de la PAC hacia una verdadera política territorial que apoye modelos agrarios sostenibles y que profesionales como Miguel Angel, Tinín y Juanjo hacen cada día posible, aún con todos los vientos en contra.

 

[i] “Cordel” es un tipo de Vía Pecuaria cuya anchura no sobrepasa los 37,50 metros.

 

Concha Salguero es experta en política agraria y ambiental y colabora con el Foro Europeo para la Conservación de la Naturaleza y el Pastoralismo (www.efpnc.org) y la Asociación Naturaleza y Trashumancia (www.pastos.es)


Fuensanta Martín es Responsable de Agricultura y Desarrollo Rural en el Área de Políticas Ambientales de SEO/BirdLife

 

 

Gema Arrugaeta es fotógrafa profesional de naturaleza, medio rural y viajes (www.gema-arrugaeta.net; http://www.asa-agency.com/-/galleries/archivo-espana/espana-rural)

 

 

 

 

Sobre éste Blog
El blog de SEO/BirdLife tiene como objetivo tratar los proyectos y trabajo diario de la organización de una manera más cercana, así como expresar opiniones y resaltar temas de actualidad de trabajadores y colaboradores habituales, todo ello fomentando los comentarios y debate general.