Quebrantahuesos - SEO/BirdLifeSEO/BirdLife
                     Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Quebraósos
  • Nombre en Gallego Trencalòs
  • Nombre en Gallego Ugatza
  • Nombre en Gallego Lammergeier
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Quebrantahuesos

(Gypaetus barbatus)

La silueta del quebrantahuesos volando frente a los imponentes paredones de cualquier apartado rincón de los Pirineos sigue siendo una de las más
impresionantes imágenes de la naturaleza española. Ave adaptada a vivir en los más duros ambientes de montaña y dotada de excelentes aptitudes
para el vuelo, el quebrantahuesos es, además, un especialista en toda regla, ya que se constituye en el último eslabón en el aprovechamiento de
las carroñas, de las que consume sobre todo los tendones y huesos, que fragmenta dejándolos caer desde gran altura sobre las rocas.

Descripción

Clasificación

Orden Falconiformes; familia Accipitridae

Longitud

100-120 cm

Envergadura

240-290 cm

Identificación

El quebrantahuesos es un ave inconfundible y de gran tamaño, que puede sobrepasar los 2,80 metros de envergadura, lo que lo convierte en una de las rapaces más grandes de la fauna europea. Los ejemplares adultos se caracterizan por presentar las plumas de la cabeza de color blanquecino o ligeramente cremoso, formando una especie de corona desflecada en la zona de la nuca. En la cara del ave llama poderosamente la atención una banda oscura que, a modo de antifaz, arranca del ojo —de iris amarillo y con una conspicua esclerótica roja— y continúa hacia la base del pico, donde finalmente aparece rematada por una hirsuta barba (dibujo 1). En ocasiones ostenta una mancha auricular negra y un collar de plumas del
mismo color, que puede resultar muy evidente o, por el contrario, estar prácticamente ausente. Las regiones dorsales del adulto son de un intenso
gris pizarroso, aunque finamente surcadas por líneas blancas, en tanto que las ventrales exhiben una coloración anaranjada de diferente intensidad
según los ejemplares. Al parecer, dicha tonalidad se adquiere por tinción de las plumas con óxidos de hierro debido al contacto del ave con las rocas. Los individuos que acaban de abandonar el nido, por su parte, lucen una librea mucho más homogénea, dominada por los tonos pardos muy oscuros —particularmente en la cabeza—, tanto en el dorso como en las regiones ventrales, si bien estas últimas resultan algo más claras (dibujo 2). A lo largo de sucesivas mudas, los jóvenes quebrantahuesos irán pasando por plumajes de transición hasta que alcancen la vistosa librea del adulto a la edad de ocho años. En vuelo, el quebrantahuesos (cuyo acertado nombre científico viene a significar “buitre-águila con barbas”) presenta una silueta muy longilínea, con las alas largas y relativamente estrechas (algo más anchas en los ejemplares juveniles) y una cola muy larga, en forma de cuña, que le permiten un vuelo extremadamente ágil y maniobrero, además de un perfecto control sobre las cambiantes condiciones atmosféricas de los ambientes donde vive (dibujo 3).

Canto

Generalmente es silencioso, pero durante la parada nupcial emite silbidos alargados y penetrantes.

Dónde vive

En el mundo

La especie se distribuye por las regiones montañosas de Eurasia y África, si bien sus poblaciones más importantes residen en África oriental y meridional, así como en Asia central y el Himalaya. Ha 3 desaparecido de la mayoría de las regiones montañosas del centro y sur de Europa, donde su presencia actual se limita a los Pirineos, Creta, Córcega y algunos puntos de los Balcanes. En toda su área de distribución se reconocen varias subespecies.

En España

Actualmente, el quebrantahuesos se extiende por la totalidad de la cordillera pirenaica, desde Navarra hasta Cataluña, si bien existe un núcleo extrapirenaico —formado por unos pocos ejemplares territoriales que todavía no han llegado a reproducirse con éxito— en las montañas vascas. Históricamente, el área de distribución de la rapaz en la Península fue mucho mayor, pues la especie estaba presente en la mayoría de las regiones montañosas, de donde se ha extinguido a lo largo del pasado siglo, al igual que ha sucedido en el resto del continente europeo. En España habita la subespecie aureus, que ocupa Europa, Asia y Oriente Medio.

Desplazamientos

Esta rapaz se comporta como residente en la Península, aunque realiza movimientos de diferente entidad. Los individuos juveniles y los adultos no reproductores suelen vagar por las regiones ocupadas por la población reproductora, aunque ocasionalmente acometen desplazamientos de mayor radio para, finalmente, retornar a las inmediaciones del lugar en el que nacieron, donde intentarán emparejarse. Al parecer, existe un patrón circular de movimientos de aves no reproductoras en el Pirineo, según el cual se produce un tránsito de aves hacia la vertiente sur en invierno y con destino a la fachada norte de la cordillera en verano.

Poblaciónón

En Europa se estima que existen 190-210 parejas reproductoras, de las cuales unas 100 habitan en territorio español, lo que convierte a la población española en la más importante del contexto europeo. El contingente ibérico, además, mantiene una tasa de crecimiento notable (se ha duplicado en la década de 1991-2001), si bien es previsible que, en breve, comience un periodo de estabilización debido a la saturación que parece existir en la cordillera pirenaica.

Cómo vive

Hábitat

Se encuentra muy ligado a áreas de montaña con roquedos y cantiles donde nidificar, así como a la presencia de ungulados domésticos y salvajes, de cuyas carroñas obtiene alimento. Asimismo, depende de la existencia de vientos apropiados que le permitan prospectar sus enormes territorios de alimentación.

Alimentación

El quebrantahuesos es un ave extraordinariamente especializada, que se constituye como el último eslabón en el aprovechamiento de las carroñas, ya que se nutre básicamente de huesos de grandes ungulados (dibujo 4), que ingiere después de fracturarlos sobre las rocas en determinados lugares de su territorio, denominados rompederos (dibujo 5). No obstante, también puede aprovechar tendones, pellejos y otras partes de los cadáveres, así como pequeñas carroñas que detecta durante su incansable patrullar. Ocasionalmente, estas grandes rapaces pueden dar muerte a pequeños vertebrados o parasitar a otras aves, como águilas reales, alimoches, cuervos o buitres leonados, a las que obliga a entregarle el alimento que transportan.

Desplazamientos

Esta rapaz se comporta como residente en la Península, aunque realiza movimientos de diferente entidad. Los individuos juveniles y los adultos no reproductores suelen vagar por las regiones ocupadas por la población reproductora, aunque ocasionalmente acometen desplazamientos de mayor radio para, finalmente, retornar a las inmediaciones del lugar en el que nacieron, donde intentarán emparejarse. Al parecer, existe un patrón circular de movimientos de aves no reproductoras en el Pirineo, según el cual se produce un tránsito de aves hacia la vertiente sur en invierno y con destino a la fachada norte de la cordillera en verano.

Reproducción

Como sucede con todas las grandes rapaces, y en particular con los buitres, el ciclo reproductor del quebrantahuesos resulta especialmente largo, pues se inicia entrado el otoño —cuando comienza el periodo de actividad sexual— y concluye con la emancipación del pollo 4 aproximadamente en la misma época. No obstante, el ciclo reproductor se inicia más o menos tempranamente dependiendo de la altitud, de manera que las parejas del alto Pirineo comienzan la cría antes que las establecidas en las sierras prepirenaicas, lo que tiene por objeto que la emancipación del joven acontezca en un momento más favorable. El cortejo consiste en una serie de vuelos sincrónicos de la pareja por el territorio, con picados y entrechocado de garras, a la vez que entonan largos y agudos silbidos. En esa época, los adultos se dedican también a la reparación de alguno de los nidos que regentan —unos enormes acúmulos de palos que pueden alcanzar 1 metro de alto y hasta 2,5 metros de diámetro—, instalados habitualmente en cuevas o grandes repisas orientadas de modo que las condiciones atmosféricas resulten menos inclementes, entre los 600 y los 2.000 metros de altitud. La puesta consta de dos huevos blancuzcos y manchados de pardo, que son depositados con un intervalo de hasta nueve días, lo que ocasiona un gran desfase en el nacimiento y el desarrollo de los pollos, que suele desencadenar la muerte del más pequeño como consecuencia de la competencia con su hermano. Las puestas suelen tener lugar entre la segunda quincena de diciembre y la primera de febrero y es la hembra la responsable de la incubación —con alguna ayuda ocasional por parte de su compañero—, que dura 55-60 días. Durante los primeros días de existencia de los pollos, ambos miembros de la pareja les dispensan todo tipo de atenciones. La hembra suele permanecer constantemente en el nido alimentando con pequeñas presas, piltrafas de carne extraídas de los huesos y tendones a sus descendientes,
mientras el macho se ocupa de abastecer al nido; más tarde, cuando la dependencia de los pollos es menor, también ella se emplea en la obtención de alimento. Los jóvenes quebrantahuesos completan su desarrollo cuando cuentan con 17-19 semanas de vida, momento en el que inician sus primeros vuelos; esto no significa que puedan abandonar el territorio paterno, pues su largo periodo de dependencia juvenil se prolonga,
normalmente, hasta el mes de noviembre, pocos días antes de que los adultos inicien de nuevo el largo ciclo reproductor. En general, la productividad de esta especie es muy baja, ya que fracasa aproximadamente la mitad de las parejas que inician la reproducción y el resto produce normalmente un solo pollo al año. A pesar de tratarse de una especie monógama, en los Pirineos existe un buen número de territorios regentados por tríos poliándricos, lo que podría indicar un cierto estado de saturación poblacional en la cordillera.

Amenazas y Conservación

El quebrantahuesos ha sido duramente perseguido a lo largo de décadas, acusado —de forma totalmente infundada— de atacar al ganado e incluso a las personas. Actualmente, el principal problema que afecta a la especie es el repunte del uso del veneno, una actividad absolutamente ilegal e injustificable, que supone más del 30% de las bajas sufridas por la rapaz; además, la caza ilegal, los accidentes con tendidos eléctricos, la
contaminación con sustancias químicas, la desaparición de las prácticas ganaderas tradicionales, la disminución de los recursos alimenticios, las
molestias en las áreas de cría y la competencia por los lugares de nidificación con el buitre leonado, se confirman como algunas de las principales amenazas que hipotecan el futuro de esta escasa rapaz. Se están llevando a cabo diferentes actuaciones en favor de la especie, entre las cuales se pueden citar: el desarrollo de planes y estrategias de conservación y recuperación —tanto en las tres comunidades que cuentan con parejas reproductoras, como a nivel nacional—, la ejecución de proyectos LIFE y de programas de alimentación suplementaria, el 5 seguimiento de poblaciones (es notable el seguimiento exhaustivo de la reproducción y el marcaje y radioseguimiento de ejemplares), la regulación de la caza en época de reproducción (Aragón), la puesta en marcha de un programa de cría en cautividad en la sierra de Cazorla —que ya ha permitido la liberación de los primeros ejemplares nacidos en cautiverio—, y la existencia de un grupo de trabajo nacional. Se incluye en el Libro Rojo de las aves de España como “En peligro” y aparece en la categoría de “En peligro de extinción” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Aves Relacionadas

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA