Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Furabuchos balear
  • Nombre en Gallego Baldriga balear
  • Nombre en Gallego Gabai balear
  • Nombre en Gallego Balearic shearwater
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Pardela balear

(Puffinus mauretanicus)

Considerada hasta hace poco una subespecie de la pardela mediterránea, la pardela balear es la única ave marina endémica de España. Como su nombre indica, cría en las islas Baleares, pero en sus desplazamientos puede llegar hasta el Atlántico y el Cantábrico, ya sea al golfo de Vizcaya o más al norte, o bien hasta el noroeste de África. Se trata de una especie muy amenazada, con una población en torno a las 3.000 parejas reproductoras.

Descripción

Clasificación

Orden Procellariiformes; familia Procellariidae

Longitud

34-38 cm

Envergadura

83-93 cm

Identificación

Pardela de tamaño mediano, cabeza pequeña, pico fino y grisáceo (dibujo 2), alas relativamente cortas y cola no muy larga, por lo que las patas suelen sobresalir ligeramente tras ella. Tiene las partes superiores de color pardo chocolate (dibujo 1). Vista por abajo presenta el vientre y el interior de las alas de color crema, mientras que el borde externo de las alas, la zona de las axilas, la garganta y la parte final del vientre son de tonos pardos (dibujo 3); existe cierta variación individual, observándose ejemplares con el vientre de tonos más blancos (dibujo 4) o más grises que el patrón normal. No hay diferencias apreciables entre sexos ni edades. Su vuelo suele constar de largas secuencias de rápidos aleteos, intercaladas con pocas secuencias de cortos planeos; normalmente no remonta mucho sobre el nivel del mar, rara vez por encima de los 10 metros de altura.

Canto

Se trata de un ave silenciosa en mar abierto, pero ruidosa en las colonias de cría, donde emite reclamos lastimeros.

Dónde vive

En el mundo

Endémica de las islas Baleares, solo cría en este archipiélago. Fuera del periodo reproductor puede observarse en aguas del Mediterráneo occidental y del Atlántico este, llegando hasta el golfo de Vizcaya, por lo que es posible verla en invernada en aguas francesas, inglesas e incluso cerca del mar del Norte. También puede invernar en aguas del noroeste de África. No presenta subespecies.

En España

Como reproductora, su presencia se limita al archipiélago balear, sobre todo a la isla de Formentera. Fuera de la época de cría puede verse a lo largo de las costas ibéricas en sus desplazamientos hacia las zonas de invernada.

Desplazamientos

El periodo reproductor dura de febrero a junio. Después, la población se dispersa hacia mediados del verano por aguas del Mediterráneo occidental, para cruzar posteriormente el estrecho de Gibraltar en dirección al golfo de Vizcaya, en cuyas aguas se concentra desde finales del verano hasta el otoño para realizar la muda. Algunos individuos pueden llegar más al norte de las islas Británicas. Por el sur,
algunos ejemplares inmaduros podrían invernar frente a la costa atlántica marroquí. Por último, una pequeña parte de la población parece no abandonar el Mediterráneo durante el otoño. Tras el periodo de muda, la pardela empieza a regresar al Mediterráneo para pasar el invierno frente a las costas peninsulares mediterráneas.
Parece que tiene poca fidelidad a los lugares de invernada, y su concentración en determinadas zonas está más relacionada con la disponibilidad de alimento.

Poblaciónón

Las últimas estimas (datos del año 2005) cifran la población en torno a unas 2.400 parejas reproductoras, repartidas en colonias situadas en todas las islas del archipiélago balear, pero principalmente en Formentera. Sin embargo, censos efectuados fuera del periodo de cría dan cantidades mucho mayores (la población total, incluyendo aves no reproductoras, supera los 8.000 individuos), por lo que parece existir un alto porcentaje de ejemplares que no se reproducen, entre los que se encontrarían tanto juveniles como adultos que no crían en determinados años.

Cómo vive

Hábitat

Esta especie, estrictamente marina fuera del periodo reproductor, suele permanecer siempre en aguas próximas a la costa.

Alimentación

Se alimenta en grupo, tanto de peces como de calamares que apresa bajo la superficie o buceando. Durante los periodos de cría y demuda cobra importancia la alimentación a base de descartes pesqueros;pero durante la invernada, frente a aguas levantinas, suele consumirúnicamente presas vivas que captura ella misma. Parece que se asocia a
menudo con cetáceos y atunes, pues estos pueden conducir bancos de pequeños peces hacia la superficie.

Desplazamientos

El periodo reproductor dura de febrero a junio. Después, la población se dispersa hacia mediados del verano por aguas del Mediterráneo occidental, para cruzar posteriormente el estrecho de Gibraltar en dirección al golfo de Vizcaya, en cuyas aguas se concentra desde finales del verano hasta el otoño para realizar la muda. Algunos individuos pueden llegar más al norte de las islas Británicas. Por el sur,
algunos ejemplares inmaduros podrían invernar frente a la costa atlántica marroquí. Por último, una pequeña parte de la población parece no abandonar el Mediterráneo durante el otoño. Tras el periodo de muda, la pardela empieza a regresar al Mediterráneo para pasar el invierno frente a las costas peninsulares mediterráneas.
Parece que tiene poca fidelidad a los lugares de invernada, y su concentración en determinadas zonas está más relacionada con la disponibilidad de alimento.

Reproducción

Especie temprana, llega a las colonias de cría en febrero o incluso antes, y realiza la puesta a finales de febrero. Nidifica en acantilados costeros, en cuevas o en pequeñas galerías (dibujo 5). El nido consiste en un sencillo aporte de materia vegetal. Como la mayoría de las aves marinas, solo efectúa una puesta y de un único huevo, de color blanco, que será incubado durante unos 50 días. La eclosión se produce a mediados de
mayo y aproximadamente a los 65 días los pollos, a los que han atendido ambos padres, abandonan el nido ya emplumados.

Amenazas y Conservación

Al ser una especie longeva y con un bajo número de pollos por año, resulta muy sensible a la mortalidad originada por causas no naturales, igual que sucede con el resto de aves marinas. Uno de los principales factores causantes de su regresión es la predación por gatos y ratas introducidos en las islas por el hombre. Otras causas de su declive están relacionadas con la actividad pesquera, tanto por la muerte de pardelas producida en los palangres de pesca, como por la sobrecaptura de algunas de sus especies presa (por ejemplo, el boquerón). Por otro lado, los paros biológicos en la actividad pesquera durante el periodo de cría podrían provocar una bajada en la productividad de las colonias debida a la ausencia de descartes. La pérdida y la degradación del hábitat de cría, tanto por la urbanización del litoral como por la llegada de depredadores introducidos, impiden la recolonización de muchos lugares potencialmente aptos para la instalación de colonias. Por último, la posibilidad siempre existente de vertidos de hidrocarburos supone una amenaza constante para todas las aves marinas. A pesar de la falta de datos sobre la dinámica demográfica, los modelos realizados estiman un riesgo de extinción superior al 50% en los próximos 40-50 años. Por ello, la pardela balear se incluye en el Libro Rojo de las
aves de España (2004) como “En peligro crítico” y aparece como “En peligro de extinción” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA