Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Carrán de bico curto
  • Nombre en Gallego Curroc
  • Nombre en Gallego Txenada mokobeltza
  • Nombre en Gallego Gull-billed tern
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Pagaza piconegra

(Gelochelidon nilotica)

Esta especie estival en la Península Ibérica, de hábitos más propios de un ave esteparia que de un charrán, es la única de su familia que presenta un pico corto y robusto como el de una gaviota. Este pico responde a su adaptación a una dieta basada en insectos, diferente a la de otras especies de charranes. Este régimen alimentario le permite asentarse en ciertos hábitats interiores, tanto en el periodo reproductor como durante las
migraciones, que no son ocupados por otros charranes.

Descripción

Clasificación

Orden Charadriiformes; familia Sternidae

Longitud

33-43 cm

Envergadura

85-103 cm

Identificación

Este charrán de tamaño entre mediano y grande, de aspecto general pálido, a primera vista es muy similar al charrán patinegro, del que se distingue por tener el pico corto —de longitud igual a la mitad de la cabeza—, grueso y completamente negro. Las alas son largas y más anchas en la base, así como más redondeadas y menos nguladas. La cola, corta y ligeramente ahorquillada, es de color gris claro, al igual que el obispillo. Cuando está posado presenta, en todas las edades, la cabeza muy redondeada, con el pico corto y las patas bastante largas. En vuelo es elegante y de trayectoria más lineal que otros charranes, con batidos poco profundos, lentos y regulares. Su presencia en el interior, donde el charrán patinegro no se observa nunca, también lo distingue de este. Asimismo, desarrolla una conducta diferente para obtener el alimento, ya que no realiza picados o zambullidas, sino que caza insectos al vuelo o se abate para capturar presas en la superficie del agua o de la vegetación. En época de cría, los adultos lucen un capirote negro brillante, sin cresta, que se extiende bastante por la nuca hacia el dorso (dibujo 1) y que, durante el invierno, se reduce a una pequeña máscara oscura detrás del ojo que no sigue por la nuca (dibujo 2). Los jóvenes presentan un aspecto más pálido, con un tono canela en cabeza, dorso y alas, sin apenas marcas distintivas.

Canto

Es una especie muy ruidosa en las colonias. En vuelo, su reclamo habitual es un guruick profundo, nasal y resonante, mientras que como alarma emite un rápido güic-güic-güic.

Dónde vive

En el mundo

Se reproduce en Centroamérica y Sudamérica, Australia, suroeste de Asia, Oriente Medio, África y Eurasia. Sin embargo, aunque es prácticamente cosmopolita, su distribución está muy localizada. Se han descrito seis subespecies, indistinguibles en el campo. En Europa ocupa distintas zonas —sus colonias se extienden hasta Turquía y el mar Caspio
en su extremo oriental—, casi siempre por debajo de los 50 grados de latitud norte. Estas poblaciones invernan en el área subsahariana.

En España

Se reproduce en numerosos humedales de la Península, aunque se restringe a la mitad meridional y a zonas de la cuenca mediterránea. Las áreas tradicionales de cría se localizan, principalmente, en la cuenca del Guadiana y las marismas del Guadalquivir y, de forma menos abundante, en la cuenca del Tajo y el delta del Ebro. Algunas colonias se encuentran en enclaves de aguas salobres, como es el caso de la laguna de Fuente de Piedra (Málaga), la laguna de Gallocanta (Zaragoza y Teruel) y las salinas de Santa Pola (Alicante). La subespecie nilotica es la que ocupa nuestro territorio.

Desplazamientos

Esta especie, típicamente migradora y estival, llega a nuestras latitudes a principios de abril, y parte de nuevo, una vez finalizada la reproducción, en el mes de agosto. Las poblaciones del norte de Europa cruzan la Península Ibérica durante las migraciones hacia sus cuarteles de invernada en las costas occidentales de África y la región del río Níger, por lo que se la puede observar en paso prenupcial desde marzo y en paso posnupcial hasta septiembre e incluso octubre. Generalmente, se desplaza por el interior, aunque también puede observarse en las costas, siempre en grupos pequeños. Los movimientos migratorios otoñales van precedidos de una dispersión tras la reproducción, durante los meses de junio y julio. Existen citas ocasionales de individuos invernantes.

Poblaciónón

Aunque la especie no se encuentra amenazada globalmente, la población mundial ha sufrido una fuerte regresión en las últimas décadas y actualmente se estima en unas 55.000 parejas, la mayoría en Australia y el suroeste de Asia. En Europa, los efectivos reproductores se calculan en 6.800-16.000 parejas, localizadas principalmente en Rusia y Turquía, mientras que la población peninsular puede cifrarse en torno a las 3.000- 3.500 parejas (la tercera en importancia en el continente), lo que supone el
80%-85% de la población de la ruta migratoria de Europa occidental. La subespecie más amenazada es la paleártica nilotica, que parece haber abandonado un 75% de las localidades donde nidificaba a principios de siglo. En la actualidad, esta subespecie presenta un fuerte retroceso en el norte (Dinamarca, Países Bajos, Alemania) y el este (Turquía, Grecia) del continente, donde existían importantes poblaciones y prácticamente ha desaparecido. Por otro lado, en los países del Mediterráneo occidental (España, Francia, Italia) las poblaciones se mantienen estables en su conjunto.

Cómo vive

Hábitat

Nidifica fundamentalmente en playazos arenosos, islotes de lagunas y embalses, marismas salobres, lagunas salinas, zonas fangosas con vegetación rala, deltas de ríos, etc., siempre sobre islas naturales o artificiales y, ocasionalmente, en sus orillas. Las zonas de alimentación abarcan un amplio rango de hábitats, ya que se trata de una especie que se alimenta en terrenos más secos que otros congéneres, si bien es habitual observarla en aguas dulces y marismas. Fuera de la época de cría, aparece también en marismas, lagunas esteparias, eriales próximos a masas de agua e, incluso, costas marinas, pero muestra siempre mayor tendencia a ocupar aguas continentales.

Alimentación

Es un ave oportunista. Mucho más insectívora que otros charranes, su alimento básico está compuesto esencialmente por coleópteros (escarabajos) y ortópteros (saltamontes). Otros invertebrados, como libélulas, mariposas nocturnas, gusanos, arañas y lombrices, también forman parte de su dieta. Además, es capaz de aprovechar abundancias locales de recursos, como crustáceos, peces, anfibios, reptiles, pequeños mamíferos e, incluso, pollos de otras aves. Se alimenta principalmente en zonas cultivadas, tanto intensivas como extensivas, así como en pastizales naturales o tierras inundadas.

Desplazamientos

Esta especie, típicamente migradora y estival, llega a nuestras latitudes a principios de abril, y parte de nuevo, una vez finalizada la reproducción, en el mes de agosto. Las poblaciones del norte de Europa cruzan la Península Ibérica durante las migraciones hacia sus cuarteles de invernada en las costas occidentales de África y la región del río Níger, por lo que se la puede observar en paso prenupcial desde marzo y en paso posnupcial hasta septiembre e incluso octubre. Generalmente, se desplaza por el interior, aunque también puede observarse en las costas, siempre en grupos pequeños. Los movimientos migratorios otoñales van precedidos de una dispersión tras la reproducción, durante los meses de junio y julio. Existen citas ocasionales de individuos invernantes.

Reproducción

Esta especie se reproduce en colonias —habitualmente muy densas—, que pueden ser tanto monoespecíficas como mixtas, en cuyo caso nidifica junto a otros láridos (charrancito y gaviotas reidora y picofina) o limícolas (cigüeñuela, avoceta y canastera). Para instalarse prefiere islas con una cobertura vegetal inferior al 20%. Las colonias más tempranas comienzan a criar a finales de abril, aunque pueden prolongar sus puestas de reposición hasta el mes de junio o julio. La puesta media de la especie
consta de dos huevos, incubados por ambos progenitores, pero varía interanualmente, ya que hay años en los que predominan las puestas de tres huevos. El éxito reproductor varía considerablemente entre colonias, con oscilaciones que pueden ir de menos del 20% de parejas con éxito en la cría a otras colonias en las que este supera el 80%. El periodo de incubación es de 22 o 23 días, transcurridos los cuales nacen los pollos, que serán cebados por ambos padres. Los jóvenes, que abandonan el nido a los tres o cuatro días de vida para buscar refugio en la vegetación cercana, tardan 28-35 días en volar.

Amenazas y Conservación

Una de las amenazas que pesan sobre la especie es consecuencia de su propia conducta durante la reproducción, ya que, por un lado, las colonias son grandes y concentran la población reproductora en muy pocas zonas y, por otro, las isletas donde nidifica están sujetas a cambios del nivel del agua, naturales o antrópicos, que pueden inundar los nidos o dejar la zona en seco y accesible a los predadores —fundamentalmente, zorros, ratas y otros mamíferos— desde la orilla. En otras ocasiones, son los predadores aéreos, como halcones peregrinos, lechuzas o gaviotas, los que amenazan a las colonias de cría. Además, la desecación de humedales y la regulación de cauces fluviales han causado la pérdida de una buena parte de sus áreas tradicionales de cría, sobre todo en el norte y este de Europa, lo que ha causado el descenso de las poblaciones en casi todo el Paleártico. La
intensificación agrícola, el uso masivo de insecticidas y la pérdida de eriales y baldíos (con su fauna de insectos) han supuesto la desaparición de una parte importante del alimento que las pagazas obtenían en los cultivos y campos adyacentes a las zonas de cría. El mantenimiento y la restauración de áreas emergidas en humedales o la
construcción de isletas artificiales parecen haber supuesto una importante ayuda para esta especie allí donde se han llevado a cabo. La pagaza piconegra se incluye en el Libro Rojo de las aves de España en la categoría de “Vulnerable” y aparece como “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Aves Relacionadas

Por Aspecto Físico

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA