Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Garza da noite
  • Nombre en Gallego Martinet de nit
  • Nombre en Gallego Amiltxori arrunta
  • Nombre en Gallego Night heron
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Martinete común

(Nycticorax nycticorax)

El esquivo martinete es una garza de hábitos nocturnos, que inicia su actividad cuando el resto de los componentes de las ruidosas garceras en las que cría se retiran a descansar. Es entonces cuando esta ave de bello plumaje se dirige hacia sus cazaderos habituales, donde captura peces, anfibios y grandes invertebrados acuáticos. Muy ligado a la existencia de riberas bien conservadas y de humedales con abundante vegetación palustre, el martinete parece mostrar algunos síntomas de recuperación tras años de declive.

Descripción

Clasificación

Orden Ciconiiformes; familia Ardeidae

Longitud

58-65 cm

Envergadura

90-100 cm

Identificación

Es una garza de mediano tamaño, rechoncha, de pico robusto y vistoso plumaje, que se caracteriza por sus hábitos decididamente crepusculares y nocturnos. Los individuos adultos —que no presentan dimorfismo sexual en lo que al plumaje se refiere— exhiben un color blanco o blanco grisáceo en el cuello, que se torna azabache —con matices irisados— en el capirote, el dorso y parte de las alas. Uno de los rasgos distintivos de las aves reproductoras es la posesión de dos o tres plumas cefálicas blancas de hasta 24 centímetros de longitud, además de la mayor intensidad de las irisaciones del plumaje (dibujo 1). El iris es de un llamativo rojo coral, el pico negro y las patas amarillas. En vuelo —que ejecuta de modo pausado y elegante— tiene un aspecto muy rechoncho, con las alas relativamente cortas y redondeadas. El joven, por su parte, luce un plumaje bastante más modesto que los adultos, pues en él dominan los tonos pardos y grisáceos, con un buen número de motas blancas concentradas, sobre todo, en las alas y el dorso (dibujo 2). Las partes inferiores resultan algo más pálidas y se muestran intensamente estriadas longitudinalmente. El ojo es amarillo sucio, al igual que las patas y el pico. Existen diferentes plumajes de transición hasta llegar a alcanzar la librea de adulto.

Canto

Se trata de una especie bastante ruidosa, que en vuelo profiere un uaarj o un uorc semejantes a un graznido ronco, como los que emiten los cuervos, lo que da origen a su nombre científico (Nycticorax, es decir, cuervo nocturno).

Dónde vive

En el mundo

Se reparte como reproductor —aunque, en general, de forma fragmentada— por buena parte de las regiones templadas y tropicales de casi todo el planeta, con la excepción de Australia. Se han descrito varias subespecies.

En España

La distribución de esta pequeña garza en nuestro territorio aparece asociada a los tramos medios y bajos de los grandes ríos y sus principales afluentes, así como a los humedales de la fachada mediterránea, incluidas las islas Baleares. Falta, sin embargo, en extensas regiones, como la totalidad de la cornisa cantábrica, Galicia, el área pirenaica, el este de Castilla y León y de Castilla-La Mancha, el sur de Aragón y buena parte del 3 sureste peninsular; tampoco está citado como reproductor en Canarias, Ceuta y Melilla. En invierno aparece en escaso número en el bajo Guadalquivir, así como en las cuencas del Tajo, Guadiana, Júcar y Ebro, fundamentalmente, y también en las islas Baleares. La subespecie que ocupa nuestro territorio, nycticorax, se distribuye por Eurasia y África.

Desplazamientos

Se trata de una especie mayoritariamente estival en la Península, cuyos efectivos permanecen entre nosotros de marzo a octubre, para emprender entonces un viaje migratorio que los llevará hasta sus zonas de invernada en África tropical. Nuestro territorio, incluyendo Baleares y Canarias, acoge aves en dispersión y recibe también un importante paso migratorio de individuos centroeuropeos, algunos de los cuales se suman al escaso contingente invernal. En julio y agosto los juveniles se dispersan en todas direcciones, para unirse posteriormente al flujo migratorio hacia el sur.

Poblaciónón

La población europea se estima en 63.000-87.000 parejas reproductoras, lo que parece confirmar una tendencia al alza, aunque fluctuante, tras el declive experimentado a finales del siglo pasado. El contingente español de la especie, por su parte, es de 2.170-4.430 parejas y parece estar sujeto a notables fluctuaciones interanuales, probablemente ligadas a las variaciones de los niveles hídricos en los humedales. Establecer para nuestra población de martinetes una tendencia concreta resulta difícil con los datos que se manejan, aunque los números apuntan hacia una cierta estabilidad e, incluso, hacia un ligero aumento de los efectivos. De la población invernante se tienen datos —aunque algo antiguos—procedentes del bajo Guadalquivir, donde se censaron 1.426 aves en siete dormideros a comienzos de los años noventa.

Cómo vive

Hábitat

Los ambientes elegidos por el martinete son bastante variados, aunque muestra una especial preferencia por las aguas dulces de ríos y lagos, -circunstancia que no le impide adaptarse a ciertas condiciones de salobridad, como sucede en nuestro país con las colonias instaladas en humedales costeros. Por lo demás, puede aparecer en riberas de agua dulce, humedales interiores, embalses, arrozales o incluso graveras abandonadas, acequias y canales, a condición de que cuenten con abundante cobertura vegetal, tanto palustre como arbórea. A lo largo del paso migratorio ocupa esos mismos hábitats y también vegas y zonas costeras, pudiendo alejarse considerablemente del agua.

Alimentación

La dieta de esta garza es muy variada y se adapta a las peculiaridades de cada lugar, aunque, en general, está basada en diversos vertebrados e invertebrados acuáticos, desde pequeños insectos hasta peces del tamaño de una anguila, además de larvas de invertebrados, renacuajos, anfibios adultos, culebras, cangrejos americanos —una presa particularmente importante en algunos humedales ibéricos—, ratas de agua y multitud de peces. Su técnica de caza preferida es el acecho desde la orilla del agua o desde una rama baja, donde aguarda inmóvil a que alguna presa se ponga a su alcance, momento en el que la atrapa con un rápido movimiento del cuello.

Desplazamientos

Se trata de una especie mayoritariamente estival en la Península, cuyos efectivos permanecen entre nosotros de marzo a octubre, para emprender entonces un viaje migratorio que los llevará hasta sus zonas de invernada en África tropical. Nuestro territorio, incluyendo Baleares y Canarias, acoge aves en dispersión y recibe también un importante paso migratorio de individuos centroeuropeos, algunos de los cuales se suman al escaso contingente invernal. En julio y agosto los juveniles se dispersan en todas direcciones, para unirse posteriormente al flujo migratorio hacia el sur.

Reproducción

Es una especie colonial a la hora de reproducirse, que frecuentemente se mezcla con otras garzas (garcetas, garcillas bueyeras y garzas reales u otras zancudas como el morito común) en ruidosas colonias de cría. Los nidos se sitúan en árboles (existen citas de plataformas a 50 4 metros de altura) o arbustos, aunque también pueden instalarse —bien es cierto que de forma mucho menos frecuente— entre la vegetación palustre. Consisten en toscas plataformas de tallos y ramas, que miden unos 30-45 centímetros de diámetro por 20-30 centímetros de altura. La plataforma es construida por la hembra con material aportado por el macho y resulta generalmente mayor que los nidos de garceta común o garcilla cangrejera.
La puesta tiene lugar desde mayo a principios de julio y consta de tres a cinco huevos (aunque varía entre uno y ocho) de color azul verdoso pálido. La incubación se prolonga 21 o 22 días y es llevada a cabo por ambos sexos, con mayor dedicación por parte de la hembra. Los pollos son atendidos por los dos padres y dan muestras de gran precocidad, pues son capaces de abandonar momentáneamente el nido con solo 10 días de vida, mientras que a los 20 días merodean continuamente por las ramas de alrededor. Los jóvenes martinetes manifiestan un enorme apetito y, transcurridos unos 40-50 días, se desarrollan completamente.

Amenazas y Conservación

Debido a su dependencia de los niveles hídricos, los planes hidrológicos a gran escala pueden suponer un importante factor limitante para el mantenimiento de las poblaciones. También la construcción de embalses y la destrucción de humedales, así como la alteración o desaparición de los
sotos ribereños, afectan muy negativamente a esta ardeida. Las molestias en las colonias de nidificación pueden suponer su abandono, por lo que resulta imprescindible proceder a su protección legal. El martinete común aparece incluido en la categoría “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Aves Relacionadas

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA